8 de noviembre de 2016

Hoy saldremos de dudas


Si alguien me preguntaran a quien votaría, en caso de poder hacerlo, en las elecciones presidenciales americanas que hoy se celebran , tengo bien clara mi respuesta: a nadie. La presencia de un personaje como Donald Trump en un lado del "ring" me parece preocupante y la simple posibilidad de su elección me produce la misma inquietud que a tantos y tantas que andan por ahí advirtiendo de todo tipo de peligros y calamidades. Pero tales presagios pienso que no influirían lo suficiente como para votar a una señora a quien con llamativa frecuencia he escuchado y leído  manifestaciones y propuestas que van radicalmente en contra de mis convicciones más profundas. Entiendo que los años y las experiencias  me han ayudado a adquirir la "trasversalidad" mínima para aceptar el gobierno de quien mantiene opiniones diferentes a las mías, es más cada vez tengo más arraigada la opinión acerca de la bondad de la discrepancia.  Eso sí, entiendo que hay  límites y sin duda uno de ellos es la agresividad que he observado en Mrs. Clinton respecto de algunas cuestiones que para mí tienen importancia: acepto la discrepancia pero me rebela el "frentismo".

Estamos sin duda ante un día importante, y lo que ocurra a partir de la próxima madrugada seguro que va a ser trascendente para los Estados Unidos y para el resto del planeta. Ahora bien, cuando conozca el resultado me parece que mis sentimientos no van a ir más allá de la preocupación si gana uno y la tristeza si vence el otro. De cualquier manera, seguro que el sol seguirá saliendo cada mañana, la vida continuará con su rutina -sin excluir algún sobresalto- y nadie nos aseguró cuando llegamos a este mundo que los tiempos iban a ser fáciles, asequibles a nuestras fuerzas. ¡Que Dios reparta suerte! ... ¡y que salga el sol por Antequera!.

4 comentarios:

Susana M dijo...

Yo tampoco quiero que gane ninguno. Un beso.

Anónimo dijo...

¡Cáspitas! Obama te lee... ;) Solo que en vez de Antequera ha dicho Wisconsin o, Alabama o algo de eso.

Qué Dios nos coja confesados... Entre ésto y la tormenta solar que, dicen, se avecina... empiezo a ver cada vez más cerca a San Pedro. Ya nos queda menos.

Anónimo dijo...

No me ha sorprendido nada que haya ganado D.T. La idea que tenemos de ésta persona la hemos fomado a traves de las opiniones interesadas (poca informacion y mucha opinion).
Me parece a mi que todos esos millones de personas que le han votado piensan que es el mejor presidente que pueden tener, al menos entre las dos opciones. Asi que a mi me parece que debemos respetar la decisión de quienes le han llevado a la presidencia, al final son ellos los que más lo van a sufrir.
3,1416

Anónimo dijo...

La idea que tenemos de esta persona la hemos formado a través de SUS opiniones. Se califica a sí mismo cada vez que abre la boca.

Desde la sana discrepancia y aceptando, cómo no, la decisión de sus votantes quienes, a mi juicio, están sobrados de información y saben perfectamente a quién y lo que votan. Otra cosa es la opinión que esos votantes me inspiran y, por su puesto que el resto del mundo también tiene derecho a opinar.