8 de enero de 2016

Bienvenido a la vida


La frase me la decía alguien anoche vía washapp ... no importan las circunstancias, el motivo, ... la cuestión es que me gustó ... y me incentivó. Y es que a veces, e imagino que no soy el único a quien le pasa, me pierdo en preocupaciones, miedos y prejuicios que me impiden disfrutar plenamente de tantas cosas buenas, ralentizan y hasta paralizan mis iniciativas y mis capacidades y terminan encerrándome en una burbuja a la que le falta algo de realidad y provoca que me pierda  momentos buenos ... y a lo mejor también algunos malos, posiblemente igual de convenientes.

Hay que aceptar esas invitaciones, convertir en "mantra" el deseo de vivir de frente y al día, ahuyentar miedos e inhibiciones. Lo digo en momentos en los que se otean tiempos difíciles, convulsos, ... con un futuro por delante imprevisible y que se intuye  oscuro. Asumo la bienvenida, no va a ser fácil, pero la vida nos espera, está ahí.

Por supuesto, queda el amparo de Dios y la compañía, más o menos cercana, de quienes queremos ya y de los que querremos en cuanto nos crucemos con ellos.

6 comentarios:

jose luis samper dijo...

Totalmente de acuerdo ¡VIVA LA VIDA! porque estamos vivos, que muchos más accedan a nuestra condición de vivos.

Susana M dijo...

A veces olvidamos lo más importante. Un beso.

Brunetti dijo...

Le dice uno a otro:
-Oye, Pepe, un día nos vamos a morir.
Y le contesta el otro:
-Cierto, Pepe, pero los demás días, no.
De eso de trata, más o menos.
Salud y suerte para todos.

Anónimo dijo...

A veces nos perdemos nuestra propia vida por estar preocupados por cosas que no son nuestra propia vida

paterfamilias dijo...

Eso es. Y lo que nos cuesta a veces darnos cuenta de algo tan elemental

Me anima tu entrada

Anónimo dijo...

Preciosas, sus palabras. Y acertadas, como siempre. Gracias.