12 de mayo de 2015

Buscando a Panoramix


En la aldea gala de Asterix, aquél lugar recóndito que al cabo de los años mantiene su aguerrida y exclusiva resistencia a las tropas romanas, uno de los habitantes más significados era Panoramix, aquél anciano de barba blanca y mirada pícara que ejercía las funciones de druida, aunque a la hora de la verdad, además de efectivo elaborador de la célebre poción mágica, se intuía también el papel de consejero, maestro de maestros, asesor experimentado, ... La imagen me parece adecuada: la inteligencia y la habilidad se perfeccionan cuando a ellas se suman la sabiduría y la experiencia que ofrecen las canas y el paso de los años. ¿Qué hubiera sido de Alejandro Magno sin Aristóteles, de Julián Marías sin Ortega y Gasset, ... del rey Arturo sin el mago Merlín?.

En los tiempos que corren parece que cumplir años es una desgracia, que hay que aparcar al personal cada vez más pronto, que pasados los 50 hse debe empezar a pensar en las circunstancias de la jubilación; y se nos llenan las atalayas de jovenzanos y jovenzanas con aspecto de saberlo todo, de estar "sobradamente preparados", de pensar que el resto del mundo tenemos la enorme suerte de seguir vivos en tiempos tan importantes cen los que por fin han llegado a la línea de salida quienes nos van a solucionar todos nuestros problemas, a librarnos de tanta cadena, los poseedores de la piedra filosofal, los Mesías del nuevo siglo.

A pesar de todo, pienso que no es bueno silenciar la voz a quienes ya han vivido mucho, prescindir de la experiencia y la madurez de los viejos, olvidarse de quien nos puede ayudar a dar el punto adecuado a las nuevas ideas, a los adelantos tecnológicos, a los tiempos modernos, ... En ocasiones parece que los jubilados sólo sirven para comprar el pan y acompañar los nietos al colegio ... y no nos damos cuenta de que tal vez nos pueden ayudar, entre otras cosas, a asimilar ese sentido común que en ocasiones escasea. 

6 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Desde luego, despreciar la sabiduría de los ancianos es un desperdicio. Un beso.

Marta Máster dijo...

Hola. estoy totalmente de acuerdo con tu planteamiento. La gente mayor siempre es más sabia que los jóvenes por todo lo que ya han vivido y experimentado. Esta sociedad debería honrar más a los ancianos. Seguimos en contacto

Anónimo dijo...

No está la sociedad precisamente enfocada a valorar la vejez, se asimila bastante a la muerte y por lo que se de ella está siendo sistemáticamente ignorada.
Ni la palabra viejo se puede usar.
Te haces viejo, parece que te vas a morir y la mejor idea que se les ocurre (a unos y a otros) es llevarte/irte a un lugar con otros muchos viejos para no tener que ver en que termina la vida.
No soy de esas, yo trabajaré hasta que el cuerpo aguante seré feliz y seré vieja, ese es mi plan.

Modestino dijo...

Sí señor, hasta que el cuerpo aguante¡¡¡¡

tomae dijo...

Pues ya que citas a Panoramix (El druída) Obelix siempre se lamenta haberse caído en esa termita de poción mágica ...y aunque tiene una fuerza descomunal (llamemos fuerza a lo que sea) siempre lamenta no poder sorber de esa poción cuando llegan los romanos ...(llamemos romanos a lo que sea o venga)

Saludos!!!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.