21 de septiembre de 2014

El toro de la Vega


En la última semana hemos tenido polémica con motivo de la celebración del "Toro de la Vega", un evento taurino celebrado en la localidad vallisoletana de Tordesillas y que consiste en la caza y persecución de un toro por multitud de lanceros a pie y a caballo por calles y campos de la villa hasta conseguir matarlo y, en el caso de no lograrlo, proceder al indulto del animal. Un importante sector de ciudadanos consideran que se trata de una costumbre ancestral y salvaje en la que se somete al toro a continuos e innecesarios sufrimientos y postulan la supresión de tal evento. Esta reivindicación parece razonable y es posible que a estas alturas de la historia costumbres como ésta no sean más que vestigios de brutalidades ancestrales que sería bueno erradicar y quizá sustituir por otras más pacíficas y menos polémicas.

No obstante, no puedo evitar que me venga a la cabeza el exceso de pasión que se emplea en ocasiones para criticar determinados modos y usos y la poca fortaleza con la que se defienden otras cuestiones que vete a saber si son más sustanciales. Vamos, que choca, al menos a mí, que sea menos polémico y conflictivo postularse por los derechos del toro que por los del concebido y no nacido.

10 comentarios:

tomae dijo...

Cierto Modestino, además al concebido no nacido lo tratan con más dureza que al toro de la Vega. Para que luego diga alguien que si el niño no sufre, porque no es un ser ...

sunsi dijo...

Quienes combaten las fiestas de este tipo son progresistas, ecologistas, y todos los "istas" con connotaciones positivas. Quienes luchan por los derechos del no nacido son retrógadros, casposos, sexistas... No sé quién mueve los hilos de una sociedad en la que la vida del ser humano importa relativamente.
Un saludo y gracias, Modestino.

Susana Moreno dijo...

Estoy de acuerdo contigo. No me gusta lo de toro pero tampoco lo del aborto, que viene a ser lo mismo aunque no lo veamos.

Modestino dijo...

Lo mismo ... un toro no deja de ser un animal, no es persona.

Anónimo dijo...

Lo que me hace hervir la sangre es la capacidad de convocatoria que tiene la lucha por la vida de un toro (en 10 años 10 toros y en 100 la cuenta es sencilla) y la poca que tienes las personas vivas cuando tenemos una sagria imparable de inmigrantes muertos en nuestras costas o los que mueren por el evola o a manos de ISIS.
A ver cuando Jorge Javier empieza Salvame con discursos tan encendidos en favor de estos últimos y conmovido lo llama el Secretario del PSOE.

Anónimo dijo...

El maltrato a un animal es casi tan aberrante como el mal trato a un niño.
Seguro que los que son capaces de abatir a un animal indefenso, no tienen ningún problema a la hora de abofetear a su mujer e hijos.

El aborto es doloroso para cualquier mujer, es igual si es de un barrio pobre o de las que su posición económica les permite ir a Londres con la escusa de hacer "shopping".
Saludos.

Modestino dijo...

No dudo que hay y ha habido quien marcha cómodamente a abortar a Londres, pero no me sirve como argumento a favor del aborto, sí como argumento en contra de las desigualdades sociales, que por desgracia sigue habiendo.

Entre un animal y una persona siempre habrá una diferencia esencial: el alma racional y la voluntad libre.

Desgraciadamente hay muchos que son capaces de maltratar a mujer e hijos, ... y es posible que una crueldad acerque a la otra.

Paz dijo...

A mí no me gustan los espectáculos taurinos, pero les concedo un papel cuando menos 'antropológico' por lo que tiene de elemento que cohesiona un pueblo, que arranca de cuando no estábamos tan hiperconectados como ahora. Yo lo considero como un rito de paso, como una manera de reivindicarse adulto...

En cualquier caso, considero otros usos bastante más vergonzosos.

Sobre el aborto, no sé por qué es tan difícil de defender lo obvio, que desde el momento de la concepción existe un nuevo ser humano. Eso lo sentí yo en mis entrañas en la primera ecografía de Elmayor. era una lenteja latiendo y sabía que era mi hijo.

Lamentablemente el asunto del aborto está mal enfocado. No es un 'problema' que hay que eliminar.
Se trata de dos cosas:
- RESPONSABILIDAD: evitar los embarazos no deseados, poner medidas ANTES, para no tener que encontrarse en una situación así NUNCA.
Es como la píldora del día después. Una vez vi a una pareja jovencita que iba a una farmacia de guardia a por ella, y por lo visto no era la primera vez. me dieron ganas de decirle a la chica que dejara a ese novio que no ponía medidas o que las tomara ella pero a priori.
No debería ser más fácil tomarse un cóctel hormonal que usar algún tipo de anticonceptivo. Y no debería ser más fácil, y barato, abortar que tomar medidas ANTES.
De hecho, el enfoque 'borra' toda la responsabilidad del padre, que parece que las mujeres se embarazan solas.
- SOLIDARIDAD: si el embarazo ya ha producido, poner todas las facilidades del mundo para que el niño y la madre tengan todos los apoyos, para poder seguir adelante.

Modestino dijo...

Paz, habría que profundizar mucho ... me temo que andamos con los valores alterados.

Francisco Collado dijo...

http://politicamenteincorrectofcollado.blogspot.com.es/2014/09/el-toro-de-la-vega.html