8 de septiembre de 2014

El humo que nos tragamos



No cabe duda de que hay que estar informado; no podemos vivir al margen ni de la sociedad concreta en que vivimos, ni del país al que pertenecemos ni de ese mundo que siendo tan extenso nos pertenece un poco a todos y cada uno de nosotros. Por eso mismo, nos viene bien leer la prensa, escuchar la radio, saber lo que pasa ... el problema es conseguir llegar al núcleo de la buena información, algo que cada vez me parece más complicado, más difícil.

Dicen que estamos en la era de la información, que con los nuevos medios tecnológicos y la fuerza de las redes sociales estamos informados casi al minuto; pero yo me pregunto ¿estamos bien informados", ... sinceramente, creo que no. En cuestión de información hemos pasado de la rapidez a la indigestión y  la misma noticia, el mismo problema, las mismas crisis, son tratadas de manera distinta según los medios y según las plumas. Y no hablemos de la información que sale de las redes sociales, donde tantos tienden a poner lo que les interesa, con independencia de su mayor o menor veracidad, lo que interpretan o lo que oyen en su entorno sin filtros ni observación de matices.

De esta manera me temo que hemos llegado a una situación en la que la información está o dirigida o condicionada, tiene bastante de subjetivo -sino de sesgado- y se nos está vendiendo humo. Vamos que no se si añorar los tiempos del telex y de los noticiarios de la radio a horas fijas y limitadas.



6 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Desde luego, estamos peor informados que nunca, porque además las agencias dominan la información. Un beso.

Anónimo dijo...

Por eso es tan importante la educación,
sobretodo la pública,
para que todas las personas tengan suficientes conocimientos y puedan detectar la manipulación.

Modestino dijo...

Siempre que no se les manipule desde la educación ... si dejamos la educación en poder exclusivo del Estado, me temo que existirá esa manipulación.

tomae dijo...

La red sigue siendo una buena herramienta para la información tipo dato; en cuanto la certeza de muchos contenidos estoy de acuerdo contigo, aún así también la red también es una herramienta para se huele a "chamusquina".

De todas formas el olfato a chamusquina, ese, no lo da internet. Tiene más bien que ver con codos o con sangre y letra.

Saludos.

tomae dijo...

...y por supuesto un buen Maestro.

Modestino dijo...

En la red se tiende a hablar de asuntos sin tener todos los datos, a elucubrar y a sacar los perjuicios de cada uno. Y de la red, a la calle.