3 de abril de 2014

El talante Yogui


A la hora de hablar de personajes que protagonizaron mi infancia se me ocurren muchos: Walt Disney, Marcelino y Lapetra -luego Arrúa, Diarte y García Castany-, John Wayne,  los actores habituales del espacio "Novela" -Pablo Sanz, Fernando Delgado, Jesús Puente, María José Goyanes, Ana María Vidal, Mercedes Prendes, Pellicena, ...-, Joaquín Prat y Laura Valenzuela, los hermanos Kénnedy, los astronautas norteamericanos, Pelé, Santana, Julio Iglesias, Angel Nieto, Franco, y de Gaulle, ... todos tenían frecuente presencia en telediarios, películas, competiciones deportivas, concursos televisivos, ... aunque si me pongo a pensar con quien me quedo, casi optaría por el oso Yogui.

El oso Yogui era una creación de Hanna & Barbera y aparecía cada lunes en El Show de Huckleberry Hound conjuntamente con los episodios del perro  Huckleberry Hound, los ratones Pixie, Dixie y el gato Jinks, aunque la popularidad de Yogui acabó convirtiéndole en protagonista de su propio show. Yogi era campechano, simpático, cordial y, por encima de todo, tozudo y seguro de sí mismo ... si no fuera porque vivía en el parque de Jellystone uno pensaría que era baturro. Y es que Yogui trasmitía optimismo, aunque teóricamente era una especie de "malo de la película", pues violaba continuamente la ley tratando de sustraer la comida de los visitantes del parque, apoderándose de esos pasteles que los dibujantes presentaban tan simples como tentadores, ... Yogui caía bien, te identificabas con él, confiábas en que no fuera sorprendido y capturado por el guarda. Sí, definitivamente me quedo con el oso Yogui, si volviera a ser niño volvería a ser fan de este oso pardo que parece humano. Sí, me quedo con el "talante Yogui", es bueno ir por la vida sonriendo, improvisando y hasta valiéndose de cierta picaresca.

Sí, ya se que Yogui es personaje de ficción ... pero acaso no lo son, o lo parecen, tantos otros de carne y hueso?.

10 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Yogui era golfo pero de buen corazón.:) Un beso.

Modestino dijo...

Hay mucho golfo con buen corazón .... tal vez podríamos matizar la diferencia entre golfo, sinvergüenza y desalmado .... ;)

Tommy dijo...

Hombre, por lo menos Yogi caía simpático, que es lo que nunca me llegó a caer el gallo Claudio, un personaje que hoy definíríamos, diciéndolo finalmente, de antisocial para arriba. Y qué decir del Correcaminos. ¿Alguien podía empatizar con ese bicho antipático en lugar de hacerlo con el Coyote?

De todas formas, desde que llegaron los Simpson, y después de ellos los chicos de South Park, probablemente mi serie favorita de dibus (aunque, por favor, que nadie permita que la vean los niños), los entrañables personajes de Hanna/Barbera y de la Warner resultarán superñoños.

Modestino dijo...

Pues yo me quedo con los de antes, amigo Tommy ... aunque los de la Warner me gustaban menos, tampoco me caía bien el Correcaminos, ni el Pato Lucas ...

sunsi dijo...

Yo también me quedo con los de antes... y algunos de la etapa de mis hijos mayores como Los pitufos, Los fruitis... Sigo intentando entender quién pudo engendrar a los chicos de South Park. Los Simpson tienen muchos adeptos, pero a mí no me gustan.

No sé si sabes que te han dado un premio, Modestino. Échale un ojo al blog de Paterfamilias y te vas a quedar de piedra;-)

Un saludo, jurisconsulto.

Modestino dijo...

Ahí va ... ahora entro. Sí, a mí los Simpson me parecen nocivos, pero es que debo ser muy carrozón ;);)

paterfamilias dijo...

Bueno, bueno, bueno ... vamos a recordar viejos tiempos. El oso Yogui no me caía mal, aunque se me hacía un poco pesado. No sé por qué (sería yo un niño raro ... o una Súper Mamá en ciernes)

Eso sí, coincido con Tommy en que el más insoportable era Correcaminos. Unas ganas tenía yo de ver el episodio en el que Coyote se lo cargaba por fin.

Brunetti dijo...

¿Qué premio es ese que te han dado, Modestino?

Doy por hecho que es merecido, pero me gustaría conocer algún detalle más.

Salud!

Modestino dijo...

Pobre Coyote, pater, ... en la vida también hay coyotes ... y correcaminos.

Modestino dijo...

Simpáticas cosas de blogeros, amigo Celes.