15 de abril de 2014

Polvorín en Ucrania


He de confesar que no soy capaz de valorar la situación de Ucrania; no ando excesivamente informado de antecedentes, de historia local y del orden sucesivo de acontecimientos que ha derivado en una situación próxima a la guerra civil, pero lo que si tengo claro es que el asunto es preocupante y mucho. La actitud y las formas que se le adivinan a Vladimir Putin, los enfrentamientos internos entre ucranianos de uno u otro color, las cuestiones estratégicas y los intereses económicos ofrecen en su conjunto un decorado que vete a saber si no puede ser hasta equiparable a lo ocurrido en Europa tras el asesinato en Sarajevo del Archiduque Francisco Fernando de Austria o después de la invasión de Polonia por parte de las tropas alemanas del III Reich. A lo mejor exagero, pero no puedo evitar escuchar unos tambores de guerra que da la impresión dejamos sonar cada vez con más frecuencia y menos responsabilidad.

Me preocupa la indiferencia, la frialdad de quienes se acostumbran a escuchar este tipo de noticias sin pararse a pensar a donde nos pueden llevar los acontecimientos, los efectos que la crisis puede tener en el resto de Europa y del mundo y, muy especialmente, el sufrimiento que a estas horas ya se ha cebado en personas y familias. Y me preocupa la falta de talla, de altura política que intuyo en los líderes mundiales más relevantes; con todo el respeto al poderoso gigante norteamericano, cada vez veo más a Barack Obama como un personaje mediocre, como un político creado artificialmente al que le falta criterio, audacia y amplitud de miras.

No se cómo va a terminar el lío ucraniano, pero me temo que la cosa ya va mal y no ha hecho más que comenzar.

4 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Creo que el problema de Ucrania es que está lleno de rusos y además son nostálgicos de la Unión Soviética. En cuanto a Putin, la democracia en Rusia es muy cuestionable y la comunidad internacional ha estado haciendo la vista gorda demasiado tiempo. Un beso.

Modestino dijo...

La vista gorda, la cabeza debajo del ala, mirar a otra parte, ... etc, etc, ...

Tintin dijo...

No pretendo legitimar a Putin pero creo que habido un error de origen muy importante.El antiguo presidente de Ucrania Víctor Yanukóvich fue elegido democráticamente y cuando se planteó firmar grandes contratos de suministros o con Rusia o con la Unión Europea, se produjeron grandes tensiones políticas, pero también económicas.La Unión Europea con intereses políticos pero también económicos junto con Estados Unidos ,apoyó decididamente a la oposición de Yanukóvich.De este modo poco a poco fue alimentando un movimiento de oposición en Maidan que al final hizo lo siguiente :oponerse violentamente por la fuerza a lo que decía un presidente elegido democráticamente.Esta oposición violenta generó a su vez una respuesta violenta del presidente y a partir de ahí las cosas se dispararon.
Putin vio su oportunidad perfecta. Qué mejor excusa que decir que un presidente democrático había sido derribado violentamente para poner en marcha y encender todos los ánimos de las poblaciones fronterizas a Ucrania y muy pro rusas.
Ucrania es un territorio muy especial que sufrió como nadie las masacres de la Segunda Guerra Mundial- barranco de Babi Yar,150.000 asesinados por los nazis y también por colaboradores ucranianos - donde se congregan también nacionalismos muy extremos.

En fin como muy bien has dicho Modestino todo el tema huele a Sarajevo , a Primera Guerra o a cosas no muy positivas.
En cualquier caso creo que la Unión Europea no sale muy bien parada, desde luego no tiene una política exterior con el mundo muy clara.Todo ello sin mencionar la situación de Libia y Siria,etc

Modestino dijo...

Los líderes no están a la altura ... ni de lejos.