15 de enero de 2014

¿Vivimos en una sociedad maleducada?



Hace un par de meses coincidí desayunando con un viejo colega de profesión; tiene 77 años y ya lleva siete jubilado, es hombre inteligente, inquieto, con unas formas más bien ácidas y una orientación ideológica claramente decantada hacia la izquierda. No nos veíamos desde su adiós a la carrera y hablamos de cuestiones interesantes y de actualidad. En un momento determinado, y no recuerdo bien a cuento de que, afirmó que "vivíamos en una sociedad maleducada". Me llamó la atención el comentario, en primer lugar porque es una idea que frecuentemente pasa por mi cabeza, pero fundamentalmente porque venía de alguien experto, con muchas horas de vuelo y nada sospechoso de rígido ni de carcamal.

Como decía mi abuela, "siempre ha habido hospicios" e imagino que en todas y cada una de las épocas que han precedido a la nuestra muchas personas, sobre todo una vez que empiezan a peinar canas, han tenido pensamientos similares y no vamos a caer en la tentación, probablemente errónea, de considerar que vivimos en el peor mundo posible. Eso sí, con demasiada frecuencia uno escucha noticias o vive en directo experiencias concretas que le mueven a pensar que a mi viejo colega no le falta razón. El individualismo de la gente, ese funcionar como si el resto del mundo no existiera, algunos modos de divertirse, la consideración de coger una "kurda" como costumbre usual y hasta lógica de los fines de semana, la agresividad en foros y redes sociales, la notoria disminución en el empleo de términos como "gracias" y "perdón" o la exigencia de derechos sin guardar forma alguna ni admitir la existencia de deberes correlativos son, entre muchas otras, manifestaciones de que algo de urbanidad y educación nos falta, por no incluir situaciones tan actuales como el afán de reivindicar quemando contenedores o destrozando bancos y establecimientos, así como su exaltación y alabanza en los correspondientes lugares de internet.

A mí, personalmente, se me han quitado las ganas de intervenir en algún que otro foro en el que hacía de vez en cuando algún comentario; en alguna ocasión también "se me ha ido la olla" discutiendo de fútbol, política o nacionalismos, pero creo que o he pedido disculpas o en cualquier caso lo he hecho sin pisotear al otro, sin exhibir superioridades morales de ningún tipo y sin entrar en epítetos sobre la madre del rival o en enviar al otro a tomar por el "riau". En fin, que me parece que nos vendría bien que de vez en cuando nos sacaran algo de brillo, que cuando menos nos pasaran el cepillo por encima.

8 comentarios:

susana dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices, aunque también es verdad que ya los antiguos griegos se quejaban de lo mismo. Un beso.

Modestino dijo...

Pero tu crees que los antiguos griegos utilizaban por ejemplo la expresión "está que te cagas"? ... ;) ...

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Hola amigo Modestino! Tu casa tan acogedora como siempre, muchas gracias...pues sí, a mí lo que me molestan enormemente son las blasfemias especialmente en boca de niños y jóvenes, hasta me apena oírles.
Afectuosamente
Asun

sunsi dijo...

Creo que sí, Modestino. Quizá el empecinamiento por que queden bien sentadas nuestras opiniones y la protección del cara a cara que supone internet ha agudizado la mala educación. Y en los niños, como comenta Asun, es ya desconocimiento puro. "Por favor", "gracias" y "perdón"... como si no existiese en su vocabulario. Teniendo en cuenta que eso se enseña, está claro de quién es la culpa.

Un saludo, jurisconsulto.

Modestino dijo...

Asun: antes se blasfemaba con cierta inconsciencia, ahora me temo que bastantes lo hacen con toda su mala uva.

Modestino dijo...

Sunsi, pues sí, las cosas se aprenden en casa. Y por mucho que digan, más vale haberse educado en el humanismo cristiano ....

Anónimo dijo...

Leo la entrada reflexiono sobre para que sirve la educación, y concluyo que no existe la mala educacion; la adaptacion del individuo y la transmisión de valores se produce. Puede que no nos reconozcamos en pero transmitimos lo que somos.


PURO VINTAGE dijo...

Lamentablemente si! Me ha gustado el post, muy reflexivo...

Yo pasaba por tu blog para invitarte a participar a ti y a tus seguidores de ZARAGOZA del SORTEO por un cambio de look en el pelo. Tenéis toda la info info en el blog y el facebook de Puro Vintage, no os lo perdáis!!

http://puro-vintage.blogspot.com.es/

Un besote y sigue así,
Nati de Puro Vintage ;)