12 de junio de 2013

Obama también espía



"Los escándalos de espionaje emborronan la imagen de Obama."

"La revelación del espionaje mantenido por la Administración del presidente de EE.UU., Barack Obama, es un nuevo capítulo en los escándalos sobre seguridad y privacidad que han asaltado a la Casa Blanca y que desvían la atención del público en un momento especialmente delicado para el mandatario. "

Al presidente de los Estados Unidos Barack Obama parece que se le está atragantando su segundo mandato en la Casa Blanca. En sus primeros años al frente del país más poderoso del mundo -con permiso de los chinos, por supuesto- parece que todo eran, en términos de la Cataluña más festiva, "flors y violas", pero ahora se intuye que las cañas se van volviendo lanzas y cuando todavía le quedan más de tres años ubicado en el mítico despacho oval, algunas de sus formas de gobernar comiezan a ser cuestionadas por casi todos. Hasta ahora algunos comentaristas de esos que aparentan creerse el oráculo de Delfos y esa opinión pública tan extendida y que vete a saber quien fomenta y manipula nos solían presentar a los presidentes republicanos con cuernos y rabo y así con personajes como Richard Nixon, Ronald Reagan o George Bush jr se tendía a ser inmisericorde y a atribuirles la mayoría de los males, mientras Jimmy Carter o Bill Clinton eran unos individuos encantadores, por mucho que al primero se le desmadejara la política internacional y el segundo tuviera las debilidades que tuvo con alguna que otra becaria ambiciosa.

Ahora resulta que en todas partes cuecen habas y este simpático "moreno", que ahora me entero que es más joven que yo y nació en Honolulu, también hace trampas. He de reconocer que el problema del espionaje que ahora copa páginas impresas y digitales de los periódicos, cámaras de las televisiones y noticiarios radiofónicos apenas lo conozco y tan sólo me he informado con titulares, pero me gustaría saber si con Obama, que parecía el prototipo poco menos que de un nuevo orden, se va a ser tan duro y exigente como se fue en su día con Richard Nixon, al que el Watergate le supuso, probablemente con plena justificación, la pérdida del cargo y una ignominia histórica.

Tengo la impresión de que quien asume cargos tan importantes y trascendentes se encuentra con frecuencia con papeletas muy difíciles de ventilar, con sapos ingratos que tragar cada mañana en el desayuno y con formas de hacer y usos a los que tal vez sea muy difícil regatear, ... vamos que no todos tienen madera de héroe para decir que no. En Estados Unidos siempre tendrán la sombra de la Estatua de la Libertad, y ante la tentación de pensar que unos y otros son un desastre cabe pensar que buscaran alternativas que respeten ese marco de democracia y libertad. Porque en nuestro país, donde los políticos de uno y otro signo andan de capa caída y han perdido el cariño ciudadano, parece que algunos conviven con la tentación de desenterrar fantasmas trasnochados y parecen añorar a Lenin, el Che y hasta Robespierre, y no es plan ... me parece.

6 comentarios:

susana dijo...

Aquí a la mínima nos vamos al extremo, pero los americanos son más moderados en general. Entre republicanos y demócratas hay menos diferencias que aquí entre izquierda y derecha, aunque se quiera decir lo contrario. Un beso.

veronicia dijo...

Un país que ha utilizado y utiliza el subterfugio de Guantanamo para torturar prisioneros secuestrados en el extranjero o en el que te pueden detener bajo la "Ley Patritota" ley que viola flagrantemente la propiedad privada y la intimidad personal, (derechos se destruyen en muchos casos sin necesidad de autorización judicial, tan solo gubernativa) no me parece ejemplar.
Tienen un servicio de inteligencia mil veces reflejado en las películas; en fin que nos toman por tontos

Modestino dijo...

Si, Susana, alli nunca influyo Stalin ;)... y no tienen nacionalismos.

Modestino dijo...

Veronicia, a pesar de todo yo veo mas libertad por alli. De cualquier modo se ve que Obama sigue con Guantanamo.

Zambullida dijo...

Me hace gracia lo del simpático "moreno". Lo del espionaje es menos simpático pero no deja de ser curioso que se lo achaquen a Obama, un premio Nobel de la Paz. Es de risa.

Modestino dijo...

Es una forma de hablar ... por no llamarle negrito zumbon ...;)