10 de junio de 2013

Adios a Elías Querejeta

El pasado domingo, 9 de junio, falleció en Madrid el productor de cine Elías Querejeta; tenía 78 y ha sido sin duda uno de los cineastas de mayor relevancia del panorama cinematográfico español de los últimos 40 años, apareciendo su nombre relacionado con las películas más significativas del último tercio del siglo pasado. No obstante, no podemos olvidar que antes de dedicarse al cine Querejeta fue futbolista, profesión en la que si bien se mostró irregular y tuvo una dedicación efímera -se retiró con 23 años- también llegó al máximo, pues jugó en 1ª división como delantero con la Real Sociedad, equipo con el que disputó 41 partidos a lo largo de seis temporadas, en los que marcó seis goles, siendo el más importante el que le metió al Real Madrid de Alfredo di Estéfano en el viejo "Atocha" y que le dio la victoria a los donostiarras. En el mundo del cine una de las grandes virtudes del productor fallecido fue el saber engrandecer el trabajo de una serie de directores a los que catapultó al éxito: Carlos Saura, Jaime Chávarri, Emilio Martínez Lázaro, Fernando León, Julio Medem, Manuel Gutiérrez Aragón, Víctor Erice y de su hija Gracia Querejeta. El trabajo de Querejeta comenzó en 1963, año en el que creó su propia productora y a partir del cual se inició una carrera brillantísima y, sobre todo, una gran capacidad de trabajo que le llevó a participar en más de cincuenta películas y a tener un protagonismo principal y decisivo en la renovación del cine español de la época.

Cabe destacar en primer lugar el magnífico tándem que formó con Carlos Saura, con quien hizo un cine de crítica social en el que destacaba la calidad y la enorme habilidad de director y productor para burlar la censura en una época, años 60, en la que ésta conservaba una fuerza y un poder notables. Puestos a destacar cabría citar "La caza" (1965), el film que supuso el espaldarazo definitivo a la carrera de Saura, una película durísima con la guerra civil y la brutalidad humana de trasfondo que tiene como protagonistas una partida de caza que componen actores de la categoría de Ismael Merlo, Alfredo Mayo y José María Prada y con la que obtuvo el premio al Mejor Director en el Festival Internacional de Cine de Berlín; de su colaboración con Saura también deben destacarse "Peppermint frappé" (1967), premiada con el Oso de Plata en el mismo festival, una inquietante película con guión de Rafael Azcona y en la que repite Alfredo Mayo junto a Geraldine Chaplin y José Luis López Vázquez. A finales de los 60 realiza tres películas las tres con un tema en común, los problemas de pareja: "Stress es tres, tres" (1968), "La madriguera" (1969) y "El jardín de las delicias" (1970). A partir de ahí la colaboración Saura-Querejeta parece pretender realizar una disección de la familia en la España del tardofranquismo, y realizan tres films de gran peso: "Ana y los lobos" (1972), donde Geraldine Chaplin borda el papel de institutriz con dos compañeros formidables: Fernando Fernán Gómez y Rafaela Aparicio, "La prima Angélica" (1973) y "Cría cuervos" (1975), las dos últimas con premio en Cannes incluído. Sus últimos trabajos con Saura son "Elisa vida mía" (1977), para muchos su trabajo más ambicioso, con reparto encabezado con la inamovible Geraldine Chaplin y Fernando Rey, "Mamá cumple cien años" (1979) y "Deprisa, deprisa" (1980).

Con Victor Erice realizó, entre otras, dos películas que ya son indiscutibles en la historia de nuestro cine: "El espíritu de la colmena" (1973), un soprendente drama ambientado en la Castilla de la más inmediata posguerra en el que trabajan Fernando Fernán Gómez, Teresa Gimpera y Ana Torrent, film triunfador en el Festival de San Sebastián y "El sur" (1983), otro drama con trasfondo de la guerra civil en el que intervienen Omero Antonutti, Iciar Bollaín y Rafaela Aparicio. También vemos su impronta en otros directores, como Manuel Gutiérrez Aragón, "Habla mudita" (1973), con José Luis López Vázquez, Kiti Manver y "Feroz" (1984), con Fernán Gómez a la cabeza, Moncho Armendariz, "Tasio" (1983), cuya cabeza de cartel fue Patxi Bisquert y "27 horas" (1986), Maribel Verdú y Antonio Banderas en el reparto y Ricardo Franco, "Pascual Duarte" (1976), la versión cinematográfica de la ópera prima de Camilo José Cela que bordó José Luis Gómez. De la época más reciente de Querejeta son inolvidables tres películas que produjo y supusieron la consagración como director de Fernando León de Aranoa: "Familia" (1996), interpretada por Juan Luis Galiardo, Agatha Lys y Amparo Muñoz y que no sabríamos si definir como un drama con toques de comedia o una comedia con ribetes de drama, "Barrio" (1998), un drama social con un reparto que me suena a chino y "Los lunes al sol" (2002), auténtica película redonda que protagonizan Javier Bardem y Luis Tosar y donde sale el viejo estadio de "Pasarón". No puedo olvidarme de "Historias del Kronen" (1995), dirigida por Moncho Armendáriz sobre un guión del escritor José Ángel Mañas, una genuina historia de jóvenes infractores que interpretaron quienes entonces eran jóvenes promesas como Juan Diego Botto, Jordi Mollá y Eduardo Noriega.

Elías Querejeta también fue guionista y experto en cortometrajes; estoy seguro de que me dejo en el tintero muchos de sus trabajos importantes, pero dejo que Tommy nos sorprenda, que espero que lo haga. Descanse en paz este gran trabajador del séptimo arte.

6 comentarios:

Tommy dijo...

A la lista de "chicos Querejeta" que se mencionan en el post habría que añadir en justicia a quien creo que cierra la lista cronológicamente hablando, aunque no es chico sino chica y se llama Gracia Querejeta. Su último film, actualmente en cartel, ya no pudo ser producido por su padre, al parecer por motivos de salud.

En el interesante documental "El productor" de Fernando Méndez-Leite, en donde se repasa la trayectoria profesional de Querejeta, se recuerda inevitablemente el incidente surgido durante el rodaje de "El Sur", que fue interrumpido por el productor, al parecer por motivos presupuestarios, obligando a Víctor Erice a terminar hacia la mitad la historia que pretendía contar, de modo que quedó un film que termina cuando la protagonista decide viajar al sur pero sin que se sepa lo que le pasa en el sur. Aún así es una de las más grandes pelis hispanas, aunque hay que suponer que en su concepcíón original habría sido la obra maestra absoluta de nuestro cine. En el documental se aprecia de qué modo tan distinto es recordada esta historia por productor y director. Y si el primero sostiene que no llegaron a perder la amistad por eso, lo cierto es que jamás volvieron a trabajar juntos.

Y para terminar un apunte de revista del cuore. Algunos recordarán que Querejeta mantuvo un romance con la infortunada Amparo Muñoz, a quien ofreció sus mejores papeles en el cine. Emparejarse con una Miss Universo (cuyo atractivo además ganó con el tiempo) sólo parece comparable a meterle un gol al Realíssssssimo de la época. Hombre de hazañas, y ni siquiera era de Bilbao.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Querido Modestino:
Tommy ha dicho muy bien las dos cosas que yo pensaba destacar:
Su salto a la fama por el romance que mantuvo con la desdichada Miss y el legado a su hija Gracia, así que sólo me resta felicitarte por estos magníficos obituarios que publicas...¡Cada vez que alguien se muere ¡zas! de cabeza a casa del Modestino:-)))!
Un besote
Asun

Modestino dijo...

No sabia Tommy que Querejeta es una de las cabezas cortadas que exhibia en su salon la ex Miss Mundo.

Modestino dijo...

Huy Asun, ha habido defunciones que he preferido pasar por alto, se que habra quien no me perdone haber dedicado un post a Fraga y no hacerlo a Carrillo ...;).

Brunetti dijo...

He leído, en relación al gol que le marcó Querejeta al otrora glorioso Real Madrid en Atocha, que al terminar el partido, el mismísimo don Alfredo Di Stéfano se le acercó y le espetó algo así como "Che, vaya golaso marcaste, pibe".

Por cierto, que la Saeta Rubia también se merecería un buen post; y no lo digo por haber sido quien fue, sino por esa vida tan azarosa que le envuelve últimamente.

Por lo que parece, jugar o haber jugado en el Real Madrid lleva ínsito que estés siempre en la palestra. O en la picota.

Salud!

Modestino dijo...

Por supuesto que Don Alfredo mereceria un post, aunque en mi cabeza estan dos nombres menos brillantes pero a quienes vi jugar muchisimo mas: Goyo Benito y Manolo Velazquez, quienes hace poco mas de un mes me entere que tenian Alzheimer ... y es que no somos nada.