17 de mayo de 2013

La decisión de Angelina

La actriz Angelina Jolie se sometió a doble mastectomía

"La actriz estadounidense Angelina Jolie ha anunciado que se ha sometido a una doble mastectomía con el fin de reducir las posibilidades de desarrollar un cáncer, debido a sus antecedentes familiares. La actriz ha dado a conocer su decisión en una carta publicada en el diario The New York Times, donde ha explicado que es portadora del gen BRCA1, que aumenta dramáticamente el riesgo de desarrollar cáncer de mamas y de ovarios en las mujeres que lo poseen.
 
Solo 24 horas después de haber hecho público que se había sometido a una doble mastectomía, Angelina Jolie está considerando extirparse los ovarios, según informa la revista People."

La decisión de la joven actriz, hija del oscarizado John Voight y esposa de Brad Pitt, ha dado lugar a muchas portadas de diarios impresos y digitales y ha suscitado cierta polémica, lógica si tenemos en cuenta la magnitud y las consecuencias de una operación de este tipo. La motivación de semejante opción ha quedado clara y el deseo de no sufrir la tremenda e irreversible enfermedad que acabó con la vida de su madre mueven tanto a la comprensión como al respeto.

Ahora bien, no puedo evitar intuir que tras la operación de la protagonista de "Tomb Raider" se oculta esa filosofía de la vida que se ha impuesto en todo occidente por la que la muerte ha dejado de ser el final lógico y seguro de la vida para convertirse en un capítulo horrendo de la misma y, sobre todo, en un episodio que no debe de nombrarse, sobre el que hay que pasar de puntillas. En el fondo, la operación de Angelina Jolie da la impresión de que tiene su causa en una especie de deseo de perpetuarse, en un rechazo a una realidad incontestable: en este mundo estamos de paso, la vida terrena es temporal y provisional -la única incógnita es su duración- y la muerte es algo inevitable, que no podemos parar.

Quede claro que no voy por la vida ni de estoico, ni de héroe ni de resignado, no tengo ganas de morirme, comprendo y comparto el esfuerzo por prolongar nuestra vida el mayor tiempo posible y agradezco a tantos grandes hombres que han puesto su granito de arena para que cada vez tengamos una vida más cualificada y más larga. Pero me parece que una de las muchas cosas que podemos aprender de los ciudadanos de zonas menos desarrolladas del mundo es a asumir la muerte con naturalidad y sin dramas. Hay ocasiones en que da la impresión de que nos rebelamos ante algo que es natural, que nos invade un temor insano que nos mueve a decisiones que pueden ser excesivas.

No me atrevo a demonizar la decisión de la actriz estadounidense, me parecería injusto. Estoy seguro que lo ha hecho tras meditarlo y valorar las consecuencias, argumentos como el de dar una madre a sus hijos durante más tiempo son bonitos y de calado. En cualquier caso, como en tantas otras noticias que lees y escuchas, echo de menos ciertos valores, a lo mejor habría que volver a tener en cuenta el valor del sacrificio, del dolor y la enfermedad y el sentido de la muerte como cambio y no final de la vida, vamos a vivir con esperanza.

12 comentarios:

paterfamilias dijo...

Joé!!, perdón ... Entrada para pensar .. ¡y mucho!

susana dijo...

Esta mujer está mal de la cabeza. Cosa que es bien sabida pero nadie se atreve a decir a causa de su fama y su dinero. Como el cáncer es una enfermedad que puede afectar a cualquier órgano del cuerpo, supongo que debería continuar con los pulmones, los riñones y el cerebro. Sin embargo, eso no evita que pueda darle un infarto. Vamos, que todo esto es un absurdo. Un beso.

Modestino dijo...

Si, pater, el tema da para mucho.

Modestino dijo...

No sé si está mal de la cabeza, Susana, a mi en principio me parece que es una señal de poco equilibrio, pero opiniones las habrá para todos los gustos

Anónimo dijo...

Yo me pongo en su lugar y si mis marcadores genéticos indicara que tengo un 85% de riesgo de tener cancer de mama entre los 18 y 85 años haría exactamente lo mismo. Y con mas motivo si fuera madre de familia numerosa.

Hay un test que mide la predisposición genética a sufrir enfermedades cardiovasculares; esto sirve para tomar medidas.

susana dijo...

Yo tengo un ochenta por lo menos de posibilidades de cáncer de piel y no por ello salgo a la calle con armadura...

Modestino dijo...

Para mi está claro que todos tenemos derecho a tomar nuestras precauciones lo que pasa es que puede discutirse lo lejos que haya podido llegar alguien. Pero son decisiones personalesy no todos reaccionamos igual.

Anónimo dijo...

Susana ; y si tuvieras la oportunidad de bajar tus probabilidades al 5% no lo harías?


Éric Cantona dijo...

Pues a mí lo que me parece es que hace falta información en este tema. Por ejemplo, en España desde hace tiempo esta intervención la cubre la seguridad social y las comunidades autónomas han ido poniendo en marcha en hospitales, unidades de consejo genético para localizar tumores familiares. Hasta un diez por ciento de los cánceres son hereditarios, transmitiéndose de padres a hijos las mutaciones genéticas que predisponen a padecer diversos tipos de tumores. Gracias a la identificación de estas mutaciones se puede prevenir la futura aparición de tumores en personas que tienen cierta predisposición. Con respecto a este caso, el cáncer de mama y ovario hereditario son algunos de los tipos de cáncer que afectan a más personas. Contar con dos familiares directos (madres, hermanas, hijas) afectadas, es considerado factor de riesgo de sufrir cáncer hereditario familiar.

En España, los pacientes se remiten a las unidades de consejo genético, donde se encuentran los especialistas encargados de analizar a fondo los antecedentes y asegurarse de que el origen de la enfermedad está en alteraciones genéticas hereditarias. Las más conocidas son las mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2. En el primero de ellos, la alteración que tenía Angelina, el riesgo de desarrollar un cáncer de pecho a los 18 años y hasta los 90 años es del 85%. La detección se realiza a partir de un simple análisis de sangre, siempre que la paciente acceda a ello. Una vez confirmada la sospecha del origen familiar de la enfermedad, se traslada a los familiares la opción de someterse a estudios similares por si han heredado el riesgo. Es entonces, cuando se ofrecen las alternativas preventivas. En este caso, Angelina ha tomado la más radical; en este caso a ella le extrajeron la glándula mamaria y se la reemplazaron por una prótesis, es decir, estéticamente el resultado es parecido al de una operación de implantes.

Al final las posibilidades se reducen a un 5%, que en mi opinión está bastante bien. Como se puede ver, ni Angelina Jolie está loca ni intenta prolongar su vida con excentricidades. Únicamente, como bien dices Modestino, si la duración de la vida es una incógnita, que tiene de malo aumentar tus posibilidades de estar más con los tuyos?

Sinceramente, pienso que solo se puede estar en desacuerdo con esta operación desde el desconocimiento del tema.

Modestino dijo...

Veo que sabes mucho, Eric, no, no creo que Angelina este loca, pero mi reflexión va más por esa especie de desesperación qué les entra a veces a las personas ante el dolor, la enfermedad y la muerte No tiene porque ser el caso de la actriz, evidentemente.

Anónimo dijo...

No se que pecado, delito a cometido con su decisión.
Morirse no creo que tenga nadie prisa , cuando es lo único seguro que tenemos .
El concepto de sufrimiento y desesperacion es algo muy personal

Modestino dijo...

Desde mi punto de vista, ni delito ni pecado, a mí simplemente me hace pensar una decisión así y aunque comprendo a la actriz -y vete a saber si yo en su caso haría algo parecido, y si de no hacerlo a lo mejor sería por falta de valor- he querido poner de manifiesto que el dolor y la muerte son temas que a veces soslayamos: hay que evitar el primero y tratar de alargar el momento de la segunda, pero ésta al final es irreversible.