21 de abril de 2013

Un recuerdo a Antolín García


La figura de Antolín García fue una de las más famosas de aquella vieja tele de los años 60 y 70, aquéllos tiempos iniciales de la televisión, cuando solamente había una cadena y todo se realizaba de forma bastante "artesana" aunque entonces nos parecía poco menos que un milagro. Aunque este hombre nacido en Barcelona en 1928 llegó a presentar programas concurso como "La unión hace la fuerza" o de marcado carácter social, como "Teleclub", donde terminó siendo más popular fue en sus intervenciones en programas deportivos. Antolín García era un auténtico experto en Atletismo, y puede decirse que fue cocinero antes que fraile, pues llegó a convertirse en campeón universitario de España de Atletismo; son inolvidables las retransmisiones de las diferentes reuniones atléticas en las que hacían lo que podían los atletas españoles de la época como Luis María Garriga, Ignacio Sola, Mariano Haro, Luis Felipe Areta, Javier Álvarez Salgado o José Luis Sánchez Paraíso. García llegó a su máximo nivel con la retransmisión de las pruebas de los Juegos Olímpicos de Moscú-1980 y Los Ángeles 1984. También intervino en retransmisiones de ciclismo. Era un hombre de una serenidad y una corrección exquisitas, un caballero amable y educado, bregado en mil batallas y capaz de cubrir cualquier hueco que surgiera y exigiera improvisación. Se inició en la radio, y en 1970 recibió el Premio Antena de Oro, por su labor radiofónica.

Lo que posiblemente conozca menos gente es que Antolín fue un consumado especialista en el doblaje de películas; tenía una voz profunda y pausada y si acudimos a las fuentes oportunas podemos comprobar que prestó su voz a actores tan importantes como Glenn Ford -"Los cuatro jinetes del apocalipsis", "Duelo a muerte en Rio Rojo", "Hombres violentos", "Los desbravadores" y "Chantaje a una mujer"-, Peter O'Toole -"Lawrence de Arabia", "La noche de los generales", "Cómo robar un millón y...", "Lord Jim"- y Cary Grant -"Bésalas por mí", " Tú y yo", "Vivir para gozar"-; también se incluye su condición de voz habitual de David Niven, aunque no he encontrado films concretos. Antolín García falleció en Madrid, donde vivió casi siempre, el 23 de agosto de 1990. veintidós años después es lógico que bastantes no lo llegaran a conocer, e incluso que alguno más no le recuerde, pero fu sin duda un excelente profesional y un rostro amable, por eso pienso que se merece un recuerdo.

4 comentarios:

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Hola amigo mío! ya sabes cuanto me gustan estas entradas que me hacen viajar a mi infancia! ¡muchas gracias!
Seré muy radical: los pseudo profesionales de hoy, no les llegan a los de antaño, a la suela del zapato!
¡A ver si alguien me lo rebate!
Un besote
Asun

Modestino dijo...

Hay de todo, lo que pasa es que los de antes ganaban, por regla general, la batalla de la sencillez.

Brunetti dijo...

La verdad es que había olvidado a este buen hombre. Gracias por traerlo a la memoria.

Su voz era inconfundible, tan profunda y a la vez tan sonora. No me extraña que fuera actor de doblaje.

También era inconfundible su bigotillo, tan característico de otras épocas....

En la actualidad, la mayoría de los locutores tienen voz de pito y solo saben chillar. Sobre todo, los deportivos.

Salud y suerte, amigo!

Modestino dijo...

Ese bigotillo se repetía muchísimo por entonces.