29 de abril de 2013

Un anuncio de detergente


Para quienes nacimos a finales de los 50, la tele fue permanente compañera de viaje, y tuvimos una innata tendencia a tragarnos todo lo que, en horario infantil por supuesto, nos echaban en la caja tonta, anuncios incluidos, cosa que no deja de tener sus ventajas respecto a la actualidad, en la que muchos niños también se tragan todo, programas basura incluidos. Y entre los anuncios tenían su jerarquía los de detergentes, así sabíamos que "ESE lava blanco, blanquísimo y limpio, limpísimo" o que era preciso tener "la blancura de OMO", de la misma manera que la marcha nupcial de Mendhelsson la aprendimos al ritmo de "lave su ropa con PERSIL" o que "AJAX es el más poderoso", sin olvidar otras marcas como "ARIEL"; "Biotex" y alguna más. Por aquélla época corría también en las tiendas "del ramo" un detergente que elaboraba una empresa valenciana denominado "Tú-tú", nombre que tenía su causa en el sonido de los barcos al salir del puerto, por lo que en el envoltorio del mismo aparecía dibujado un pequeño barco en tal situación.

En los tiempos más primitivos de nuestra televisión, la empresa en cuestión tuvo el acierto de elegir para su campaña publicitaria a Manolo Morán, un genial actor cómico madrileño, prematuramente fallecido, que cuenta entre sus películas más significativas títulos como "Balarrasa", "Bienvenido Mr. Marshall", "Recluta con niño"; "Manolo, guardia urbano", "Currito de la Cruz" y "Como dos gotas de agua". Morán era un personaje genial, con aires de castizo madrileño y de una gracia y una soltura providencial. El otro día encontré este anuncio por las profundidades de "YouTube" y me pareció verdaderamente delicioso. Nótese el ambiente completamente rural, al más puro estilo del "Bienvenido Mr. Marshall" de Berlanga, la camisa del vendedor, los comentarios -"unos sabios que no han dudado en sacrificar sus años mozos en beneficio de la humanidad", la cara del niño, las miradas de los paisanos, la "chula" que aparece y desaparece, con el consiguiente desplante de Morán, el burro al que enfocan cuando aquél alude al "noble e inteligentísimo pueblo", el pañuelo en el bolsillo superior de la chaqueta, el billete de 5 pesetas,... Toda una exhibición de casticismo y de tópicos de la época.



Nota: al principio aparecen unos cuantos anuncios de OMO.

8 comentarios:

alcorze dijo...

No puedo ver el video desde este equipo pero lo veré esta noche. Yo nací en el setenta pero recuerdo un chiste (verde)con esos detergentes.

Era un chico que se iba a la mili a Africa y le escribía a la novia. Lavatelo con OMO que cuando vuelva te lo como.

Y en otra carta la novia le respondía. Me lo lavé con Tu-Tu y se lo comió otro antes que tú. ;)

Modestino dijo...

;)

tomae dijo...

...desde hace mucho "la blancura" ha sido el atributo a destacar de muchos detergentes, si te he de confesar siempre que veía esos anuncios no entendía lo de la blancura como el mayor atributo ...pues repasaba mi vestuario personal y pocas piezas me salían de ese "color".

De todas formas y no creo que sea por cuestión de vestuario, no creo que ese valor esté tanto en alza como antes (en los detergentes claro)

Un saludo Modestino!!!

Modestino dijo...

Bueno, para algunos deberia destacarse que el jabon lave "blaugrana", jejeje.

susana dijo...

Esos anuncios tenían un encanto especial. Un beso.

Modestino dijo...

El encanto de la sencillez, entre otros.

Tommy dijo...

No sé si recordaréis en "Mujeres al borde de un ataque de nervios" cuando Carmen Maura hace el anuncio publicitario de la madre del asesino que lava las prendas ensangrentadas de su hijo con un detergente que se llama Ecce Omo. Ay, aquél Almodóvar.

Modestino dijo...

Almodóvar dicen que es un genio ... a mí me parece un poco pufo, no se ...