17 de marzo de 2013

Mango es algo más que una franquicia



En la España de los 60, o cuando menos en el ambiente en el que me crié, el postre habitual de los españolitos era la fruta; con el tiempo descubrí que se trataba de un auténtico privilegio y que en el resto de países europeos, casi todos ellos a priori más desarrollados que nosotros, se trataba del plato que cerraba las comidas de los días especiales. Eso sí, en la mesa solamente aparecían lo que se consideraban frutas "ordinarias", fundamentalmente la pera, la manzana, la uva, el melocotón y las naranjas, sin olvidar esos plátanos que tanto gustaban por ser dulzones y pelarse fácilmente, los melones y las sandías o las temporadas especiales en las que aparecían como a modo de estrellas frutícolas invitadas las cerezas, las fresas y los albaricoques. En alguna ocasión asomaba en el recipiente algún higo y en cuanto a las piñas es posible que hasta pensara que crecían en el árbol ya en almíbar. Lo de las frutas tropicales tenía un regusto a serie americana de televisión o a película de Walt Disney.

Ya avanzado el siglo XXI las posibilidades se han multiplicado y en cada esquina puede descubrirse la existencia de auténticos templos de las frutas y hortalizas, establecimientos donde puedes encontrar múltiples variedades de las frutas citadas y de unas cuantas más, incluso algunos de calidad especial y precios que los convierten en una especie de "Loewe" del ramo. Hace ya un tiempo se consolidaron los kiwis, a los que atribuyen cualidades excelentes para la salud, a los que cabe añadir caquis, maracuyá, chirimoyas, papaya, aguacates, guayabas, nísperos, nectarinas, ... aunque una vez catadas bastantes de ellas mis preferencias se han inclinado definitivamente por el mango.

Si a cualquier adolescente que se precie con un mínimo de preocupación por la ropa y el "modelete" le preguntas por el término, te dirá que "Mango" es una franquicia de ropa de éxito en toda la península, pero de la misma manera que Cervantes fue antes un escritor que un premio literario y Prim un general y presidente de gobierno español mucho más que la plaza principal de la ciudad de Reus, el mango es fundamentalmente una fruta de la Zona Intertropical de pulpa carnosa y dulce. Se trata de una fruta cuyo tamaño suele ser notable, su dulzura también y, por encima de todo, parecen ser de un enorme beneficio para la salud, y no hay más que ver lo que nos dice la "wiki" al respecto: "Por su riqueza en ácidos (málico, palmítico, p-cumárico y mirístico), vitamina C y, especialmente, por su alto contenido en vitamina A, el mango constituye una buena fruta antioxidante, capaz de neutralizar los radicales libres y dotar al organismo de un poder defensivo en contra de la degradación de las células. Los mangos ejercen una función anticancerígena muy efectiva otorgada tanto por estas vitaminas como por su riqueza en flavonoides, entre los que destaca la quercetina y el camferol." Cuando tienes la fruta, monda y lironda, delante del plato, eres consciente de todo lo bueno y abundante que hay detrás de la pieza.

Recuerdo hace unos veranos en Zaragoza, un día de agosto con un calor enorme; eran alrededor de las 3 de la tarde y el sol caía sin piedad alguna sobre el asfalto y los pocos incautos que lo pateábamos. Al llegar a la Gran Vía tuve la feliz idea de ejercitar un avituallamiento en los legendarios "Helados Italianos" ubicados desde hace decenios cerca de la esquina con Laguna de Rins. Allí recurrí al cucurucho, pues entiendo es lo más tradicional amen de que prefiero el "lametón" a la cucharilla y el barquillo al vasito de plástico, y me quedó el dilema de decidirme por un sabor u otro entre la amplia oferta de un mostrador que entra por los ojos; la dependienta debió ver mi indecisión y no dudó en recomendarme la opción del helado de mango, asegurándome que se trataba del tipo de helado que combatía más eficazmente el calor y sus consecuencias: le hice caso y puedo asegurar que tenía toda la razón ... tal vez era cosa subjetiva, pero desde entonces tengo bien claro que cuando "Manolo" aprieta hay que recurrir al helado de mango.

10 comentarios:

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Hola, feliz domingo amigo! fíjate que en mi catetez no he probado nunca el mango ni al natural ni elaborado como helado...no sé si me atreveré.
Y es que mi problema es que no me gusta nada la fruta, si acaso el melocotón con vino que me daba mi abuelita, soy un caso...el dulce me puede...
Bueno, un post interesante como todos los tuyos ¡y yo que pensaba que ibas a hablar de la tienda, tramposillo!
Hasta mañana, un besote
Asun

Modestino dijo...

El melocotón con vino es postre típicamente aragonés, tan aragonés como las migas, el ternasco y el pollo a la chilindron.

Campanilla dijo...

Pues la verdad es que el mango sí lo he comido y me encanta, pero el helado de mango no. Así que me has dado una buena idea, en esos Italianos de toda la vida (además de los que estaban al lado del Heraldo), es donde me lo voy a pedir por primera vez. Pero yo en vasito, que cabe massssss¡. Saludos.

Modestino dijo...

Hay cucuruchos muy grandes eh?; además el barquillo se come y el vasito no :). Un saludo!.

susana dijo...

Um. Qué bueno. Un beso.

Anónimo dijo...

Mi esposo que se crió en un país tropical me cuenta que es habitual en los jardines de las casas tener un "palo" (árbol) de mango; da fruta tooodo el año y que a él le encanta (creo que es la fruta es lo que más añora de su país).
Me cuenta que hay una variedad de mango gigante al que se llama manga, pesa sobre 1 Kg es mucho menos fibrosa que el mango y tiene un sabor más dulce por lo que de las variedades del mango ésta es la que más le gusta.
Al leerle la entrada ha suspirado por las "mangas"...

Modestino dijo...

Los mangos que tomo últimamente son enormes ... a ver si son mangas!

sunsi dijo...

Recuerdo cuando comer Kiwi era un exotismo. Y un postre de fresas con nata, un lujo. Yo, como Asun, no he probado nunca el mango. Lo tengo pendiente y me acordaré de tu post;-)

Feliz lunes, Modestino.

Modestino dijo...

Feliez lunes, Sunsi. Yo creo que el mango supera al kiwi.

Vicente Martinez dijo...

El texto "Por su riqueza en ácidos (málico, palmítico, p-cumárico y mirístico), vitamina C y, especialmente, por su alto contenido en vitamina A, el mango constituye una buena fruta antioxidante, capaz de neutralizar los radicales libres y dotar al organismo de un poder defensivo en contra de la degradación de las células. Los mangos ejercen una función anticancerígena muy efectiva otorgada tanto por estas vitaminas como por su riqueza en flavonoides, entre los que destaca la quercetina y el camferol."

no es de la wikipedia, tal como lo hemos constatado en la misma, sino de nuestro original

http://botanical-online.com/mangospropiedadesalimentarias.htm