14 de marzo de 2013

El primer Papa americano



Una vez más los pronosticadores no han dado ni una; ni los "chicos" de la prensa, ni los seguidores de San Malaquías ni tanto "experto vaticanista" salido de debajo de las piedras incluyeron al argentino Bergoglio en las listas de "papables". Eso sí, nada más conocerse la renuncia de Benedicto XVI recuerdo perfectamente haber leído en algún rincón de internet la noticia de que el Cardenal Jorge Mario Bergoglio iba a ser el sucesor de aquél; en aquel momento pensé "¡vaya profeta"!" ... pero me tengo que quitar el sombrero y me gustaría identificar el origen de esa noticia, por ahora no lo he conseguido averiguar, aunque desde luego se trataba de una fuente bien informada. El nuevo Papa ha elegido, por vez primera en la historia, el nombre de Francisco y los medios se han apresurado a contarnos retazos de su trayectoria; de lo leído me quedo con su sencillez, su austeridad y su valentía para ponerse a la cabeza de las manifestaciones organizadas en su país en defensa de la familia y del matrimonio tradicional. Eso sí, ya han comenzado unos a ponerle etiquetas, otros a acusarle de antiguos y etéreos colaboracionismos y los "comecuras" de siempre a faltarle al respeto y dedicarse a la calumnia.

Me ha encantado la sencillez de Francisco I, ese detalle de pedir oraciones al pueblo, rezar con todos el Padrenuestro, Avemaría y Gloria, esa llamativa ausencia de boato en su vestimenta -sin manto ribeteado de armiño y con sencilla cruz de plata- y el hecho de haber elegido un nombre nuevo y lleno de significado, hay quien dice que por San Francisco Javier, aunque yo pienso que más bien cabe pensar en San Francisco de Asis ... toda una declaración de intenciones. La figura del nuevo Pontífice refuerza la realidad de la universalidad y la pluralidad de la Iglesia, al proceder de un país de allende los mares y por esa apariencia de entrada tan distinta a su antecesor. Todo un detalle la referencia a Benedicto XVI y entrañable su invitación final a "rezar unos por otros": todo un lema para funcionar por la vida. También he de decir que la imagen de una Plaza de San Pedro a rebosar a pesar de las inclemencias del tiempo contrastaba con la de un nuevo Papa al que se veía sólo en el balcón vaticano, caso abrumado, aunque la soltura, sencillez y proximidad que mostró sirvieran para atenuar esa impresión. No cabe duda de que se le viene encima una tarea enorme y complicada.

Muchos piensan que han de cambiar unas cuantas cosas en la Iglesia, y posiblemente algo de razón llevarán; estoy seguro de que Francisco I sabrá lo que debe mantenerse y lo que ha de evolucionar, pondrá los medios para ello y contará con las personas adecuadas. Yo pienso que nada mejor que continuar la obra de sus antecesores y ser coherente con su propia historia, por lo que cuentan, un hombre honesto, espiritual y entregado a las almas. Como decía ele ditorial de un medio digital de hoy, al nuevo papa le toca ser instrumento de evangelización, ser el principal propagador de ese transcendental mensaje de fe, esperanza y caridad que hace dos mil años vino a variar el curso de la humanidad.

¡Que Dios le proteja y le ayude!.

13 comentarios:

Driver dijo...

Si eres capaz de hacer rezar a toda la Plaza de San Pedro, con un par de frases; expresarte de forma sencilla y clara, llegando a la audiencia; y dar la sensación de presencia carismática..., entonces nos da esperanzas.
Nos pide que recemos por el Pastor.
Y así se hace cercano.

Recemos pues por el Pastor.
Y andemos juntos el camino.

susana dijo...

Parece que la elección ha sido todo un acierto. un beso.

Modestino dijo...

La impresión de cercanía y bondad de ayer no pudo ser mejor amigo Driver.

Modestino dijo...

Conforme voy conociendo detalles me gusta más este hombre, Susana. Genial la entrevista reciente en la que habla de la vanidad y el arribismo como defectos de la Iglesia y hace la genial metáfora del pavo real: no es lo mismo verlo por delante que por detrás.

sunsi dijo...

Me ha costado despegarme de la tele desde el inicio del cónclave. Efectivamente, Modestino... los "quinielistas" no han dado ni una. Me ha gustado mucho lo poco se ha visto y que tú has mencionado. Bondad, cercanía y sencillez. Todavía estoy procesando. Gracias por el post.

Brunetti dijo...

Desde que anoche vi la figura de este buen hombre en el balcón de San Pedro, hay una idea (absurda, sin duda) que no se me va de la cabeza: jamás volverá a entrar en su pisito de Buenos aires.

Soy consciente de que, para cualquier católico que se precie, esa idea carece de sentido alguno y es una soberana estupidez.

Y sin embargo.

Ese hombre salió hace una semana de su pisito y seguro que ni se imaginaba que jamás volvería a poner los pies allí, donde están sus cosas, sus pocas ropas, sus muchos libros, sus objetos fetiches (sic), sus recuerdos, su aroma, su rincón favorito...

En su caso, mal que quisiera, no podrá decir aquello de "Dadme unos días, que necesito ir a casa para echarle un último vistazo y recoger y poner en orden mis cosas".

Desde ayer y hasta que muera, lo llevarán en volandas. Por más poder (espiritual, se entiende, aunque también del otro) que tenga, ya no volverá a ser jamás dueño de su vida.

Desde ese punto de vista, cualquiera de nosotros tiene infinitamente más libertad que él. Con razón les ha dicho a los demás cardenales: "Que Dios os perdone lo que habéis hecho conmigo" (nombrándole Papa).

A mí me produciría una tristeza infinita saber que, aunque viva treinta años más, nunca volveré a mi casita.

Ya ves qué estupidez se me ocurrió pensar ayer.

Suerte y larga vida al Papa Francisco.

P.D. Supongo que aquí le llamarán "Papa Francesc".

Modestino dijo...

Yo Sunsi espero espiritualidad y algún signo de flexibilidad en lo que sea flexibilizable.

Modestino dijo...

Gajes del oficio, amigo Brunetti.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Querido Modestino: ¡el Espíritu Santo no ha fallado! Leo en la prensa actitudes de este Papa que me tienen atónita pero para bien, ¡para muy bien!
Un abrazo
A

Modestino dijo...

¿Cómo va a fallar el Espíritu Santo?, lo que pasa es que unos cuantos "expertos" han hecho el ridículo ... y lo seguirán haciendo.

paterfamilias dijo...

Muy buena pinta tiene.

Estamos todos muy contentos. Y los "adivinadores", pues eso, otra más ... y van ya ...

Modestino dijo...

Es que no aprendemos ... La homilía de ayer, inmejorable.

Reina Reyes dijo...

Hay que considerar resultados y no etiquetas. El tiempo dirá...