5 de marzo de 2013

Adios al "Estudiante"


El domingo los teletipos nos sorprendían con la noticia de la inesperada muerte de Pepe Sancho, el actor valenciano que se hiciera famoso como compañero de fatigas de "Curro Jiménez" en la década de los 70; aunque hacía tiempo que el actor, de 68 años, sufría cáncer nadie esperaba un desenlace tan rápido, y de hecho tenía previsto estrenar una nueva obra de teatro, "La amante inglesa" de Marguerite Duras. Pepe Sancho era un individuo de carácter, simpático y primario, con una vida sentimental agitada: tras romances con la presentadora Isabel Tenaille y la azafata de "Un. dos, tres, ..." Pilar Pérez contrajo matrimonio con la "folclórica" María Jiménez, una unión que duró 22 años y que no estuvo exenta de momentos convulsos y polémicas diversas. En la actualidad estaba casado con la periodista Reyes Monforte, autora de libros de éxito como "Un burka por amor". Pepe Sancho es uno de los pocos "famosos" de los que puedo presumir haber saludado; me encontraba celebrando los 40 años de un compañero y amigo en el restaurante "Más Roselló" de Tarragona y el actor estaba cenando con un grupo de personajes que participaban en un torneo de golf que se celebraba en la cercana localidad de El Catllar, Pepe Sancho se enteró del aniversario que festejábamos y se acercó a saludar: me llamó la atención lo menudo y delgadito que era, así como su moreno reluciente.

La fama de Pepe Sancho tiene su causa, sin ninguna duda, en sus trabajos en televisión; como queda dicho fue "Curro Jiménez", la magnífica serie de TVE que contó con los mejores realizadores de la época: Pilar Miró, Mario Camus, rafael Moreno Marchent, Francisco Rovira Beleta, ... la que le dio el espaldarazo definitivo; allí se hizo inmortal como "El estudiante", alguien que luchaba por el bien desde la ilegalidad junto a Curro Jiménez -Sancho Gracia-, "El algarrobo" -Alvaro de Luna- y "El fraile" -Paco Algora-. La serie se convirtió en mítica y Pepe Sancho en un actor de moda. Pero no fue ésta la única presencia brillante del actor en la pequeña pantalla, pues contribuyó de manera importante al éxito de otras series, como la célebre "Cuentamé", donde encarnaba a Don Pablo, el empresario franquista y tramposo que llevaba a los Alcántara por la calle de la amargura, o su breve y brillante trabajo como el Teniente General Milans del Bosch en "23-F: el día más difícil del rey", o su excepcional interpretación en el papel del constructor Rubén Bertomeu en "Crematorio", la serie del Canal Plus basada en la novela de Rafael Chirbes, sin olvidar que también hizo de Cardenal Tarancón en "Tarancón, el quinto mandamiento". Los respectivos directores siempre contaron con él para papeles protagonistas y de calado, pues su presencia era garantía de profesionalidad, fuerza y eficacia. No obstante el comienzo del trabajo de Pepe Sancho en televisión se remonta a tiempos anteriores, a los viejos programas teatrales de los que tanto he hablado aquí: "Novela", "Estudio 1", "Pequeño teatro", ...

En el cine la filmografía del actor fallecido es extensa: posiblemnete su mayor éxito lo obtuvo con "Carne trémula" (1997), de Pedro Almodóvar, con la que obtuvo el "Goya" al mejor actor de reparto, aunque cabe citar otras películas interesantes como "El dorado" (1988) y "Ay Carmela" (1990), de Carlos Saura, "La Lola se va a los puertos" (1993), de Josefina Molina, junto a Rocío Jurado y Paco Rabal, "Todos a la cárcel" (1993), de Luis García Berlanga, "Libertarias" (1996), de Vicente Aranda, "Flores de otro mundo" (1999), de Iciar Bollaín, "París Tombuctú" (1999), de nuevo con Berlanga, "Hable con ella" (2002), de Almodóvar, "El desenlace" (2005), de Juan Pinzás, "Siempre Habana" (2006), de Angel Peláez y "En fuera de juego" (2011), de David Marqués. Sin olvidar su presencia en películas de esas que ya tienen telarañas como "Jugando a morir" (1966), de José Hernández Gan, para exclusivo -y escaso- lucimiento de Blas Romero "El Platanito", "Amor a todo gas" (1969), de Ramón Torrado y protagonizada por Peret o esas vetustas versiones de éxitos de Vizcaíno Casas como "La boda del señor cura" (1979) y "Al tercer año resucitó" (1980), ambas de Rafael Gil.

En el teatro Sancho demostró con claridad sus capacidades; fue capaz de interpretar a autores tan diversos como Alejandro Casona -"Los árboles mueren de pié" y "La barca sin pescador" (1964)-, Jaime Salom -"La casa de las chivas" (1966)-, Jacinto Benavente -"Los intereses creados" (1973)-, Buero Vallejo -"El tragaluz" (1985)-, Valle Inclán -"La rosa de papel" y "La enamorada del rey"(1985)-, Jardiel Poncela -"Tres corazones con freno y marcha atrás" (1985)-, Miguel Mihura -"Tres sombreros de copa" (1985)-, Zorrilla -"Don Juan Tenorio" (1992)-, Marguerite Yourcenar -"Memorias de Adriano" (1996)-, Euripides -"Medea" (2001)-, Lope de Vega -"El alcalde de Zalamea" (2003) o Sófocles -"Antígona" (2003)-. No obstante, el propio Pepe Sancho siempre dijo que el papel que más le hizo trabajar fue el de Enrique IV en la obra de Pirandello: "Jamás un personaje me ha exigido tanto", confesaba el actor en 2002, acompañado del director José Tamayo.

Pepe Sancho fue un personaje controvertido, todavía le podemos recordar enfrentándose con vehemencia -y algo más- a los periodistas cuando le asaltaron en los juzgados a raíz de uno de los procedimientos en que se vio envuelto con su ex mujer María Jiménez, sus papeles solían ser de hombre agresivo y más bien "perdonavidas", pero puedo asegurar que a mí me pareció simpatiquísimo, con don de gentes y, por encima de todo, fue un actor como la copa de un pino, un grande. descanse en paz.

14 comentarios:

sunsi dijo...

Su talento está más que demostrado, Modestino. Pero lo que no acabo de entender es la decisión de no querer compartir los últimos momentos con su hijo. Supongo que se debe a una razón de peso.

Qué racha...

Un saludo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Modestino dijo...

Sobre la decisión que citas, Sunsi, la verdad es que no sabía nada. Ah, y el comentario borrado era un spam ininteligible.

Tommy dijo...

Al parecer, Sunsi, María Jiménez "convenció" al chaval para que declarase a su favor en un proceso judicial en que la parte contraria era Pepe Sancho, y desde entonces la relación entre padre e hijo se deterioró notablemente. De todos modos, Sancho debía tener un carácter muy particular. En sus entrevistas de los últimos años, incluso cuando no se hablaba más que de cine, no dejaba títere con cabeza, sobre todo directores y productores.

P.D. Modestino, aún no hemos hablado del conflicto entre el cinéfilo y el inhumano, ya me entiendes.

Modestino dijo...

Es un conflicto qué me tiene desencajado: una pena.

tomae dijo...

¿alguien sabe que estudiaba el "Estudiante"? ...siempre me lo pregunté mientras veía esa magnífica serie de Curro Jimenez ...creo que yo estaba en 5 de EGB ...

Driver dijo...

De todos es bien sabido que el Estudiante cursaba segundo de argucias en la Universidad de Salamanca; allí destacó en la disciplina del naipe, las artes del trueque, las misivas amorosas y los duelos de primer y segundo orden.
Aunque donde alcanzó fama merecida fue en "el arte del piro", denominado asímismo como acción o efecto de "pirarse", dado que cuando los argumentos no eran lo suficientemente sólidos para entablar litigio intelectivo, lo finiquitaba con un "póngase tierras por medio", que tan pingües beneficios a corto plazo glosan las biografías de pillos, malandrines y follones.
Osea, como ahora.

Brunetti dijo...

Rafael Chirbes, escritor valenciano no excesivamente conocido, escribió hace unos años una novela magnífica titulada "Crematorio", que versaba sobre las diversas vivencias de un riquísimo empresario de la construcción levantino, en aquellos años en que cualquiera se podía hacer rico en un periquete (mayormente, delinquiendo en cualquiera de sus variadas formas, claro).

Después, he sabido que sobre dicha novela, un canal de TV hizo una miniserie que tuvo gran éxito.

Me hubiese gustado verla, pero no pude porque la hacían en uno de esos canales de pago que tanto proliferan.

El caso es que el papel de protagonista (el empresario rico) lo interpretó José Sancho. Sólo conseguí ver alguna que otra escena a través de internet, pero me bastó para darme cuenta de que bordaba el papel y que no se me ocurre nadie (aunque esto sin duda es una exageración por mi parte) que pudiera haber representado mejor al personaje que con tanta precisión y maestría había dibujado Chirbes en su novela.

Salud!


Modestino dijo...

"Crematorio" -la novela- tiene una pinta estupenda, aunque me echa para atrás eso de que no tenga puntos y aparte: una de esas originalidades con que nos salen a veces los escritores.

En cuanto a lo que estudiaba el estudiante ... nociones generales del Robin Hood "spanish".

susana dijo...

Me encantó su papel en Cuéntame. Ya me extrañaba que lo hubiera dejado. Descanse en paz. Un beso.

sunsi dijo...

Gracias por la aclaración, Tommy.
Bona nit!!!

veronicia dijo...

Brunetti yo vi Crematorio y ahora que lo mencionas no me extraña nada que fuera un libro escrito por un valenciano.
La recomiendo, y si la consigo te la hago llegar:)
Es una serie de gran calidad y la interpretación de Pepe Sancho es impecable.

veronicia dijo...

Brunetti yo vi Crematorio y ahora que lo mencionas no me extraña nada que fuera un libro escrito por un valenciano.
La recomiendo, y si la consigo te la hago llegar:)
Es una serie de gran calidad y la interpretación de Pepe Sancho es impecable.

Tommy dijo...

Vero, reconoce que la serie "Crematorio" está muy bien... para ser española, pero que, en contra de lo que publicitaba el canal de pago al que aludía Brunetti, sigue estando muy lejos de las extraordinarias series que están haciendo ahora los norteamericanos y los ingleses. Hablando de ingleses, imagino que estarás siguiendo la segunda temporada de "Black mirror". Siempre te agradeceré que me descubrieras esta serie.