1 de febrero de 2013

Trucos para ser feliz

La felicidad es una vieja aspiración del hombre: ¿quién no quiere ser feliz?; el problema está en que no todos lo consiguen y, cuando con mayor o menor intensidad se alcanza, la felicidad no es siempre completa. Podríamos entrar en grandes profundidades a la hora de filosofar sobre la verdadera felicidad, y hablar de cuestiones tan importantes y serias como el deseo de encontrar la verdad, la entrega generosa a los demás, el descubrimiento del valor y el sentido del dolor, la enfermedad y la muerte, la búsqueda de Dios o la conciencia de lo mucho que éste nos quiere. Pero no es ésto lo que pretendo; a estas alturas de la vida no tengo ninguna duda de que solamente la buena relación con el Creador nos puede hacer felices, con esa felicidad intensa y sin matices que es la auténtica, ausente de los espejuelos y fuegos de artificio que a veces la convierten en tan aparente como falsa. Pero junto a consideraciones de calado -¡qué poco me gusta este término!, pero ahora no se me ocurre otro- uno va aprendiendo determinados trucos a los que puede recurrir para llegar a esa paz interior que otorga la capacidad de sentirse feliz; son como una especie de secretos cuya fuente no se si encontrarla en una especie de recurso de autodefensa o en la simple experiencia de la vida.

Pienso en primer lugar que ser feliz tiene mucho que ver con aprender a vivir cara a los demás; no hay nada que enrancie más que la indiferencia; no seremos felices si no nos importa lo que le pasa al vecino, si pasamos de largo ante los problemas ajenos, si vivimos asumiendo lemas tan escuchados como ese de que "el que venga atrás que arree". No está de más pararnos alguna vez a preguntarnos cómo andamos de sensibilidad ante la enfermedad de familiares, amigos y conocidos, ante los dramas y desgracias de los desconocidos, el hambre en el tercer mundo, el paro en el nuestro o el maltrato a las mujeres y a los niños, ... entre otras muchas cosas. Son de admirar aquellas personas que, impulsados por razones diversas, dedican parte o toda su vida a intentar paliar los sufrimientos del prójimo; me temo que la sociedad en que vivimos nos ha vuelto tan excesivamente individualistas que hemos acabado haciendo algo de "callo" en neustra alma y quizá necesitemos que nos inyecten fuego en el corazón. Paradójicamente, también es posible que nuestra felicidad interior, nuestra satisfacción vital se incremente conforme nos preocupe más la de los otros. Conozco gente que dedica parte de sus ratos libres a ayudar en centros de discapacitados mentales, a entretener a ancianos ingresados en residencias o a ayudar a dar de comer o facilitar ropa a personas necesitadas, cosas que generalmente realizan, por cierto, sin tocar la campana, sin ponerse medallas y sin buscar dar lecciones a nadie.

Para ser feliz hay que tener también alguna vía de escape, alguna afición, costumbre o recurso que nos sirva para airearnos, desahogarnos y encontrar aire fresco. Y cuando hablo de aire fresco no me refiero exclusivamente a la montaña, que uno conoce personajes que piensan que el del Pirineo es el único camino de la alegría: es muy bonito -sobre todo el aragonés-, pero en ocasiones uno cree hallarse ante gente con plus de orejeras. De vez en cuando necesitamos nuestro rincón privado, el lugar donde reposar tensiones, casi un escondrijo; y no existen recetas únicas, que hay quienes se creen en posesión de la solución de todos los problemas y no se dan cuenta que no todos somos iguales ... afortunadamente. Jugar al mus o al guiñote, dormir un rato en un sillón orejero, callejear, escaparse a ver una puesta de sol, observar los movimientos de los animales, hablar sobre arte, historia o novela negra, compartir un cubata, un whisqui o un gin-tonic en un ambiente cálido, ... No hace falta irse de viaje a Punta Cana, ni hacer un safari ni conquistar el Himalaya en pleno para disfrutar de la vida, tampoco una semana de esquí en las Montañas Rocosas del Canadá, ... ni siquiera "atiborrarse" de electrodomésticos en Andorra. Y esto tiene mucha relación, pienso, con una actividad tan sencilla como aprender a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, descubrir el encanto de esos momentos que unas veces son habituales y otras surgen inesperadamente. La familia, la amistad, el trabajo, las aficiones, ... nos aportan ocasiones para comprobar que la felicidad, frecuentemente, está mucho más a mano de lo que parece.

Y un último truco: ser flexible; espero no rozar la herejía ni el anatema si afirmo que de dogmas, los justos. Vivir en sociedad exige asumir que no todos andamos con idénticas convicciones, y sin renunciar a ellas -faltaría más- nos vendrá bien ejercer lo que algunos cursis llaman transversalidad. Seguro que nos ahorramos muchos berrinches si asumimos las ideas y las formas de los demás, si tenemos esa capacidad de comprender y ni le damos importancia a detalles que a lo mejor no la tienen en la dimensión que pensamos, ni pretendemos imponer criterios u opiniones, ni caminamos como si nos llevaran en una metafórica silla gestatoria, mirando por encima a todo y a todos, sin ver el suelo, algo tan útil para evitar lo que los aragoneses llamamos "tozolones". Y que nadie piense que hago un elogio del relativismo, porque creo que existe la verdad, lo que pasa es que ésta se ciñe a lo esencial y no cabe extenderla más de sus límites, y me parece que no es malo sino relativizar, si desdramatizar. Los años nos deberían ayudar a, paralelamente a la inevitable pérdida de flexibilidad física, crecer en la de la mente.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada uno la felicidad la tiene en cosas distintas,porque somos distintos.Lo importane es que nadie nos impida buscarla ,o disfrutarla,que a veces ocurre con demasiada frecuencia.
Como bien dices cada uno tiene distintas aficiones,a mi me pones a jugar al mus y me matas directamante.Ahora me llevas un fin de semana a Roma o Suiza ,por ejemplo y me haces super feliz.

Modestino dijo...

Yo no se jugar al mus, aunque es algo que siempre me ha apetecido. Por el contrario el dominó me supera, solamente se mover las fichas y cuando he jugado lo he hecho con gente que domina el tema y se lo toma muy en serio: como la cosa va por parejas se cabrean contigo si ven que no controlas y no tienes la malicia propia de los expertos.

Driver dijo...

EL RODWAILER NOCTAMBULO.

Aunque llevo una vida perra, no la cambio por nada.

Cuando nací era una bola de pelo. Los ojos y el hocico eran tres gotas húmedas. Lo demás, pelo.

Mi destino siempre estuvo unido al de los humanos. Unos tipos interesantes.
Cuando se levantan por la mañana se dan besitos y desayunan encaramados a unos extraños objetos que llaman sillas.

Luego dicen que se van a trabajar, y en vez de correr libres por la pradera, se introducen en una especie de lata con ruedas que llaman coches. No saben lo que se pierden. La pradera es más chachi. Chachi piruli, que dicen ellos.

Siempre está muy ocupados, y en vez de ladrar, hablan por unos aparatos llenos de botoncitos, sin ver la cara de su interlocutor. No lo entiendo.

Cuando llegan por la noche, dicen que están muy cansados. Incomprensible. Ni han perseguido gatos, ni han enterrado huesos, ni se han mordido a dentelladas entre ellos. ¿Sabrán lo que es estar cansados?. Angelitos.

Y lo más curioso es que se pasan las horas muertas mirando un mueble lleno de colorines y de voces. Aprietan más botones. Los colorines y las voces cambian. Pero su cara de aburrimiento no. ¿Por qué lo harán?

También está lo de hacer pipí. Se encierran en una habitación con la puerta cerrada, y allí lo hacen. ¿Cómo marcan su territorio?. No les entiendo.

Los domingos se reúnen en un gran edificio y rezan juntos. Leen libros sagrados y se concentran hacia dentro para hablar con el JEFE. Eso es lo único que me parece normal. Lo hacen poco. Una o dos veces por semana. Pensaba que eran más listos.


Mi destino está unido al de ellos. Vivo en su casa. Me alimentan. Dejan que sus hijos jueguen conmigo y hasta me ponen nombre.

Pero yo soy un auténtico perro Rodwailer, con una reputación que mantener, unas tradiciones que conservar. Un destino en mi vida perruna. Obro en consecuencia.



Cuando todos los humanos duermen, yo me dedico a hacer lo que más me gusta.

Salgo al jardín, tomo carrerilla, salto la valla de colores. De una tacada. ¡Plas!.

Y corro. Corro libre.

El JEFE me regaló la vida. Y con ella una serie de accesorios.
Me regaló la fortaleza. Con ella desarrollo la potencia y el dominio sobre las piruetas.

Me dio también la alegría. Esto me ayuda a poner caras graciosas y a correr destornillándome de las circunstancias.

El sentido del humor nunca está de más. Cuando vienen mal dadas, lo saco y arreglo el día. Gracias JEFE.

También soy tozudo y emprendedor. Esto viene bien cuando las tareas son arduas.

En mi cadena de ADN, está grabado mi sentido de la familia. Cada vez que tengo una camada, la protejo y alimento con un empeño febril. Pero no me cuesta trabajo. Ningún trabajo.

Soy un rodwailer noctámbulo, y me gusta correr de noche.

Veo tranquilamente, a paso perruno, todo lo que el Creador nos ha regalado.

La Luna. El reflejo de las luciérnagas en la laguna. El canto del búho.
El recorrido de las nubes cuando el viento las arrastra.

Lo que más me gusta observar son las estrellas.

Son muchas. Bellas y lejanas. Inalcanzables y poderosas.

Hacen vibrar las cuerdas de mi corazón perruno.

Cada vez que corro por las noches, cada vez que miro las estrellas que nos han regalado, cada día que le doy gracias al Creador… Es un día más que soy feliz.

Luego, por la mañana, los humanos miran el brillo de mis ojos y se preguntan el porqué de mi alegría.

Yo trato de enseñarlos algo de lo que siento. Pero son un poco cerraditos.
Estos humanos se están perdiendo lo mejor de la fiesta.

No saben rezar todos los días.

Deberían de empezar a correr por las noches. Perseguir estrellas.


Aunque llevo una vida perra, no la cambio por nada.

Por nada.

Atentamente. Driver.

tomae dijo...

Yo un día leí "por ahí" que preguntar a alguien ¿eres feliz? era la pregunta más obscena que se podía hacer ...

...lo leí así

Modestino dijo...

Sobre todo si se lo preguntas en una sauna ... :):):)

casilda madrigal dijo...

en un momento de mi vida en que si alguién me pregunta si soy feliz contestaría con un rotundo no, tomo nota de tu post.
un abrazo

sunsi dijo...

Y ,generalmente, la flexibilidad se exije a los demás. He escuchado arengas muy dogmáticas sobre cómo ser flexible. Es curioso:)

Un saludo.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Esta entrada es para reflexionar ¡me ha cautivado! Gracias, amigo, un besazo
Asun

Driver dijo...

Tras cincuenta y dos años reflexionando sobre la felicidad, participando de forma activa en foros, conferencias, encuentros y desencuentros, he de manifestar de form pública y notoria, LA VERDAD.

Esa verdad cruel, agridulce, lacónica, escueta y vergonzante, que tantos quebraderos de cabeza me ha proporcionado:

" Yo, para ser feliz, quiero un camión".

Modestino dijo...

Buena declaración de principios, Driver. Tomo nota.

Modestino dijo...

Suerte, Casilda: toda la del mundo!.

Modestino dijo...

Eso de "flexibilidad dogmática" suena a paradoja, ... o a visión farisea de la vida. Un saludo, Sunsi!.

Modestino dijo...

Un placer que te agrade! :)

Modestino dijo...

Él camión lo quieres con hormigonera, volquete o cajas de cerveza?

veronicia dijo...

Yo que por mi carácter paso de la felicidad a la tristeza y el vacío más absoluto se que:
Nada que pueda comprar me hará feliz.
Ningún lugar al que pueda ir encontraré la felicidad si no la llevo conmigo.
Es más probable que me sienta feliz si ayudo a alguien o si alguien me ayuda que cualquier objeto que pueda tener.
Me es necesario saber que mi familia y mis amigos están bien para estar feliz (no puedo estar feliz si mis seres queridos sufren)
Las alegrías compartidas son más y las penas compartidas son menos.
Nada que coma me dará la felicidad pero pasar hambre me pone de mal genio( y me importa mas la compañía que el menú)
Por si le sirve a alguien...
Ayer fui tan feliz que lloraba y reía a la vez, y no podía hablar y era porque mi hermana aprobó D. Civil...

t dijo...

se ha de ser todo un experto en meteorología o espeleología para saber de dónde viene ese "aire fresco"

Modestino dijo...

Él aire fresco puede venir, por ejemplo, de quien se dirige a los demás sin buscar su interés.

Modestino dijo...

Veronicia, hay alegrías que dan gusto.

Driver dijo...

Yo diría, que el tema no es una cuestión meteorológica, tal y como apunta t, sino más bien una cuestión de aeronavegabilidad.
Por lo cual, adjunto mis apuntes sobre la materia, pues se que sabréis sacarle jugo.

MANUAL DE AERONAVEGABILIDAD.

1 Vivimos en el primer mundo.
Ventajas: las necesidades básicas están cubiertas.
Inconvenientes: el tipo de vida produce ansiedad y estrés.

2 La vida se vive una vez; hay que tratar de no sufrir más de lo necesario.

3 El hombre es el único animal que puede esculpir su propio cerebro, a través de la razón y el equilibrio.

4 La felicidad no depende de aspectos exteriores a uno mismo, sino que nace del interior.
Está relacionada con las vivencias del día a día y con percibir lo exterior a uno como una circunstancia, nunca como un ataque.

5 Las circunstancias exteriores son cambiantes y comunes a la mayor parte de la población.

6 El funcionamiento interno (la forma de sentir lo que nos sucede), sólo depende de nosotros mismos.

7 Si "tomamos perspectiva" al analizar lo que sentimos como un problema, sufrimos menos, y estamos en situación de resolverlo con el mínimo esfuerzo.

8 Armas par no sufrir:

8.1 Acostumbrarse a escuchar, a negociar, a analizar y sintetizar para tomar decisiones lo más acertadas posibles. Una vez tomada la decisión y puesta en práctica, no volver a lamentarse por no haber tomado otro camino. Nunca.

Para atrás ni para tomar impulso.

8.2 Llevar una vida sana en cuanto a descanso diario, alimentación y descanso periodico.

8.3 No podemos ser responsables de todo lo que ocurre alrededor.

8.4 Abordar los problemas lo más rápido posible, y no dejar "que se quemen".

8.5 Esforzarse diariamente en llevar una vida sana en los aspectos mentales.

8.6 Disfrutar de las pequeñas cosas. Mejor pequeñas cosas diarias que grandes soluciones globales, las cuales nos venden los productores de ocio y los "buscachollos".

8.7 Divertirse es relajarse para ganar salud.
8.8 Bajar el listón, no es malo.
8.9 Con los tiempos se puede jugar para crear ritmos. Esto nos ayuda a llevar una vida ordenada.
8.10 Pensar, de vez en cuando, que una persona equilibrada emotivamente tiene asumido su pasado, vive armoniosamente su presente y tiene proyectos para su futuro.
8.11 Hay veces, que por circunstancias, hay que adoptar un papel determinado. La vida tiene mucho de teatro.
Si es la solución menos mala, no le des vueltas. Haz el papel, explicándotelo previamente y explicándoselo al otro.
Se trata de una circunstancia más.

8.12 Lo que no tiene solución, no tiene solución.
No significa más que no tiene solución.
No te castigues.
8.13 Tómate tu tiempo para analizar y sintetizar, para después decidir.
Ni mucho ni poco tiempo.
Si encuentras en esta actividad tu ritmo, podrás abordar las situaciones de emergencia sin sentirlas como un fuego que te quema.
8.14 Si en un determinado momento te superan la lista de actividades, date un respiro y ordénate. Corre e ir acelerado constantemente, no es rentable.
8.15 Hay que querese a uno mismo para querer a los demás. Quererse a uno mismo no es egoismo, es la cimentación de la salud mental.
8.16 No te castigues por lo que haya salido mal; esfuérzate por aprender de loe errores. Luchar es tener la conciencia tranquila respecto al esfuerzo que le has metido a las cosas.

Driver dijo...

8.17 Algunos problemas tienden a solucionarse solos, dbido a que el mundo de la energía tiende al final al equilibrio. Juega con el tiempo.
8.18 Tu mejor amigo eres tú. No esperes a que nadie te solucione tus problemas, y no sufras por eso, pues es parte de la naturaleza humana. Puedes pedir consejo a alguien de confianza de tu entorno, pero no olvides que la decisión y la responsabilidad son tuyas.
8.19 Por lo tanto, los "desengaños" familiares, de amigos y de trabajo, son simples circunstancias en las que tú esperabas recibir más de lo que realmente se podía esperar.
Las circunstancias no deben ser dramáticas.
La vida es un teatro agridulce, no una tragedia clásica.
...
8.20 Si te gusta lo que te gusta, no dejes de practicarlo.
8.21 Utiliza la verdad, es un arma muy poderosa porque juega en contra del miedo.
8.22 No hay nada ahí fuera que te pueda hacer daño, si tú no quieres.
8.23 Todo lo que te puede hacer daño en el día a día, está de puertas para dentro.
8.24 La cortesía y la educación (aquí Manolo mira fíjamente a los ojos de su nieto), no son símbolos de debilidad; simplemente son una forma de ser educado.
Pero lo principal es ser educado con uno mismo.
8.25 Desarrolla tus cualidades sin miedo. Si eres pasional encuentra tu ámbito de pasión. Si eres introvertido o extrovertido encuentra tu ámbito de actuación.
Cada actitud tiene un ámbito. Si no te equivocas de ámbito, puedes y debes desarrollar tus cualidades.
8.26 No busques soluciones "escapistas" a tus conflictos. Si el "escapismo" no es constructivo, simplemente es una evasión.
Y evadiéndote no solucionarás nada.
...

8.27 La pieza clave del equilibrio es el manejo de las alertas que se producen en tí, ante una situación que se vive con ansiedad, estrés o miedo.
Si algo te produce ansiedad estrés o miedo, no dejes que te contagie más que el tiempo justo para abordarlo de forma sana.
Vive la ansiedad como lo que es, pero dándole la vuelta.
Me explico. La ansiedad es un estado de alarma (una luz que se enciende).
El cuerpo la produce para avisar.
La gracia consiste en utilizarla en positivo.
"La luz se ha encendido. La máquina funciona. Abordo la situación y apago la luz cuando salga del cuarto".
...
" Nunca dejes la luz encendida.
Gasta mucho. "

8.28 Si ser feliz sólo depende de tí, y tú eres la persona que más tiempo pasa contigo, no te castigues.
Solo conseguirás aburrirte a tí mismo.

8.29 Quiérete todos los días.
...

Sin miedo. Chico.

Driver dijo...

Y ya lo último.
La Meteorología es la ciencia que observa una realidad física, y aspira con más optimismo que resultados, a preveer las futuras condiciones.

En cambio, la aeronavegabilidad es la ciencia de la cual extraemos conclusiones que nos permiten desplazarnos por nosotros mismos.

Soy un fiel partidario de tomar la iniciativa siempre; quien da el primer paso, obtiene de arranque una ventaja considerable.

t dijo...

Pues a mi siempre me han interesado tus respuestas Modestino ;)

Modestino dijo...

Creo que me expliqué mal: quiero decir que hay personas que se dirigen a tí sin esperar nada a cambio: desinteresadamente, esas son las buenas.

susana dijo...

Qué buenas recetas has dado. Me temo que cada vez se ve más gente infeliz por la calle porque han perdido el norte, han olvidado lo que de verdad importa. Un beso.

tintin dijo...

Gracias por tus consejos

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA


Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente.


Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años