7 de febrero de 2013

Aquellas tortas con apellido


Con el azúcar disparado, los desayunos han perdido casi todo su encanto; hace tiempo que me he resignado a la sacarina, el jamón de york y las galletas Fontaneda -nunca más de dos- y en mi vida ha desaparecido el incentivo de los cakes, las madalenas, los brioches y las tortas "mulliditas", ... a no ser que viole las reglas impuestas por mi endocrino, quien monta justificadamente en cólera si los resultados del "vampiro" reflejan que no me he portado bien. Hay que asumirlo como una de tantas limitaciones que las goteras del cuerpo provocan con el paso de los años. Y es que desde mi más tierna infancia he tenido notable debilidad por todo tipo de bollería. Y en mi Zaragoza natal -que no olvide nadie mis orígenes- tenían gran predicamento las Tortas de Muel, un producto de la época con forma redondeada y un aspecto exterior como de moño, de hecho en algún sitio he leído que las llaman "tortas de moño".

Se trataba de unos dulces bien sencillos, sin ninguna "virguería" y con la simple combinación de la harina, el azucar y el tostado del horno. Eran de esas en las que la miga es abundante y como reconcentrada, tanto que al mojarlas en el café con leche uno tiene la impresión de que el pedazo introducido va a chupar todo el contenido de la taza. Se podían untar con mantequilla y mermelada, incluso con "Nocilla", siendo igualmente aptas para combinarlas con el chocolate "hecho", con o sin nata al estilo vienés. La verdad es que no parece que las tortas de Muel hayan llegado a nuestros días con plenitud de fama y prestigio, pues me ha costado mucho encontrar algo sobre ellas en internet, pero dejo constancia de que al menos en su momento cumplían muy bien a la hora de satisfacer los caprichos de mis desayunos en mi época estudiantil. Existen otras tortas con denominación de origen, como las de Ayerbe, Calatayud, Olite, ... pero tiempo habrá de extenderse por la geografía "torteril española".

13 comentarios:

veronicia dijo...

Nunca he tomado tortas de ese estilo; de la bollería lo que más me gustan son los cruasán.

susana dijo...

Qué buena pinta. Un beso.

Driver (cansado de dietas) dijo...

En el ágape programado para el 23F
¿Podemos saltarnos las dietas?
Lo digo porque son muchos kilómetros, y me gusta conducir con ilusión.
Más que nada.

Modestino dijo...

El croissant, amiga Veronicia, merecería un post específico, y no vale cualquiera ... que hoy llaman croissant a cualquier cosa.

Modestino dijo...

El 23-F habrá barra libre, Driver ... faltaría más, no vas a venir de Madrid para tomarte unas acelguitas y una pera, aunque la pera limonera lleidatana es de lo mejor.
Y un saludo para Susana!.

Brunetti dijo...

Sí, sí, pero donde esté una buena Trenza de Almudévar de La Tolosana.....

Modestino dijo...

Y las trenzas no son más que la punta del iceberg de Tolosana.

Driver(inusualmente breve) dijo...

En dos palabras:
Perspectivas tranquilizadoras.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Ay Modestino, a mi me pasa lo mismo! Todo lo bueno, prohibido...solo de ver la foto se me hace la boca agua....
Gracias, ¡sé bueno! y hasta pronto
Asun

Modestino dijo...

Me temo que cada vez soy menos bueno ... no te lo ponen fácil.:)

Carmen J. dijo...

Pues acabo de ir a por una galleta príncipe y me la acabo de comer. Allá la lorza y su vida propia.

Modestino dijo...

Mi problema con las galletas "Príncipe" es que si voy a por una termino tomándome cuatro. ;)

tomae dijo...

...hasta suena feo eso de "acelga"