9 de agosto de 2012

¡Sic transit gloria mundi!

El pasado lunes se disputó la final olímpica femenina de los 3000 metros obstáculos; entre las quince corredoras que se disputaban la medalla de oro se encontraba Marta Domínguez, posiblemente la atleta española más carismática de la historia, la más laureada y, en definitiva, la mejor. Marta, que como hace 40 años su paisano Mariano Haro, no puede evitar una imagen de sobriedad castellana, fue protagonista de un affaire al verse implicada en una acusación de doping, algo que terminó con la exculpación de la atleta palentina, lo que debería ser suficiente para que nadie la observara con dudas, desconfianzas ni suspicacias, pero ya se sabe que pocas cosas funcionan mejor que eso de sembrar la duda. No se seguido el asunto, pero parece ser que en estos juegos Marta Domínguez ha estado distante con la prensa y no ha ofrecido entrevistas, retirándose tras sus participaciones deportivas al vestuario sin realizar manifestación alguna. Cuando menos en España, presentar cualquier tipo de reticencias a los periodistas es un riesgo enorme, porque éstos suelen ser -muy hispánica la cosa- de los que ni perdonan ni olvidan. Ni tengo ni datos ni conozco antecedentes, pero no me cabe duda de que algo le pasa a Marta, una mujer abierta y simpática a la que estos días la hemos visto seria y con los ojos tristes, y si nuestra atleta anda baja de tono, deberíamos ser, cuando menos, algo más humanos y comprensivos.

Cuando Marta salió al Estadio con el resto de las atletas los locutores comenzaron a hablar de esperanzas de medalla, del pundonor y el compromiso deportivo de Marta, de sus brillantes antecedentes, ... pero algo ya olía a chamusquina; cuando las cámaras fueron enfocando a las distintas participantes me llamó la atención la notable diferencia de los rostros de las rusas, etíopes, keniatas, relajadas y con ojos que reflejaban ilusiones con la mirada tensa y semiperdida de nuestra compatriota, y desde que comenzó la carrera quedó claro que no era el día de Marta y que no tenía posibilidad alguna de incrementar el ridículo palmarés de medallas del deporte español en Londres-2012. La palentina terminó en el puesto 12, desfondada y descabalgada del grupo de cabeza más de media carrera, momento en el que el locutor inició la cantinela del pundonor y el mal día, aunque ya se intuía que habían desaparecido las palabras bonitas y el entusiasmo. Y cuando al periodista se le comunicó que Marta se retiraba a vestuarios sin hacer declaraciones le faltó tiempo para lanzarla una puya y ponerla en entredicho.

Hay que admitir que ha de estarse a las duras y a las maduras, y que Marta Domínguez debería haber atendido a la prensa y ofrecido su versión sobre su floja carrera, ignoro las circunstancias actuales de la relación de la atleta con los medios de comunicación y no se si, como intuyo, la cosa viene de lejos, pero me duele comprobar con que facilidad bajamos del pedestal a nuestros ídolos en este país. Al día siguiente de sus frustradas aspiraciones de medalla la prensa fue inmisericorde con ella: no les faltó acidez para resaltar todos sus fallos y para sacar punta y osadas conclusiones acerca de su silencio. ¡Qué fácil es hacer leña del árbol caído!, ¡qué poco humanos y sensibles que somos en ciertas ocasiones!.



6 comentarios:

susana dijo...

Tienes razón. La prensa española tiene la costumbre de subir a la gente en un pedestal y luego dejarla caer. Son muy crueles. Yo creo que esta chica, ya que ha sido exculpada, debería ser tratada ahora con la mayor consideración. No me extraña que esté mal. Un beso.

Modestino dijo...

En este país somos así, y me temo que en Aragón con cuota notable.

paterfamilias dijo...

Es tal como dices. Pero yo voy más allá: si no rindes pleitesía a la prensa, lo tienes claro

Modestino dijo...

Un tema a tratar en profundidad, con frecuencia son muy agresivos y te la guardan.

tomae dijo...

El otro día oía hablar a Reyes Estévez -especialista de los 1.500- sobre el "poder" de los presidentes federativos y comparaba a a JM Odriozola con el mísmisimo Villar (el del fútbol) comentando sobre los "tejemenejes" para salir seleccionado... no solo hay que contentar a la prensa, sino que también a los que te seleccionan. Supongo que profundizar en el mundo deportivo más allá de las "marcas" destapar la caja de los truenos ¿o era la de Pandora?

Nota para Brunetti. El sábado la boda fue bien, mi hermana y su prometido consintieron...hubo lágrimas de emoción y gotas de sudor (bastantes) ¡menudo calorcito!

Modestino dijo...

Precisamente el otro día me planteaba dedicar un post a Villar ... ¡vaya personaje!.