26 de julio de 2012

Adios a tres pioneros de la tele (III)

El lunes 23 también falleció el actor Paco Morán; contaba 81 años y llevaba dos enfermo, debiéndose su muerte a un enfisema pulmonar. Paco Morán había nacido en tierra de califas, pues vino al mundo en la localidad cordobesa de Almodóvar del Río, aunque hacía muchos años que estaba afincado en Barcelona, tanto que La Vanguardia lo ha despedido titulando su obituario: "Paco Morán, cordobés de corazón catalán", habiendo sido galardonado por el Gobierno de Cataluña con la Cruz de Sant Jordi. No obstante, los inicios profesionales del actor tuvieron lugar en Madrid, donde entró a formar parte del cuadro de actores de Radio Nacional de España y Televisión Española. Hasta bien entrados los años 60 Morán fue un actor esencialmente televisivo, llegando a intervenir a lo largo de su dilatada carrera en más de 2500 programas. Recuerdo perfectamente a Paco Morán trabajando en esas comedias breves que echaban los domingos por la tarde entre la "Tarde de fiesta" de Angel Viñas, Fran Johan, Gustavo Re y las marionetas de Hertha Frankel y el tradicional partido de las ocho. El actor cordobés trabajaba con una soltura y dominio de la escena total, teniendo una importante "vis cómica" que le serviría años después para triunfar por todo lo alto en el teatro.

El actor fallecido puede presentar una lista interminable de actuaciones televisivas en esos dos programas dramáticos que fueron punteros en la televisión de entonces: "Estudio-1" y "Novela"; en el primero de ellos su gran consagración se produjo con su interpretación de "Otelo", sin olvidar sus papeles en "Oriente 66", "El caso de la señora estupenda", "El nido ajeno", "Son las doce, Doctor Schweitzer", "Ifigenia", "Don Juan Tenorio" ..., mientras que en "Novela" se le recuerdan cerca de 40 trabajos, entre otros "El príncipe y el mendigo", "El grillo del hogar" y "El estudiante de Salamanca". Tampoco cabe olvidar sus trabajos en "Historias para no dormir" ("El regreso"), "Teatro de siempre" ("Ricardo III" Y "Ajax"), "La pequeña comedia" o "Personajes al trasluz". Paco Mor´´an era capaz de bordar de la misma manera un comedia que un drama de Shakespeare.

No obstante Morán tenía una vocación esencialmente teatral, y en cuento pudo se dedicó en cuerpo y alma a la escena. El éxito que terminó de consagrarlo en el mundo de las tablas le llegó en 1968 con "El apagón", de Peter Shaffer, donde se consolidó como primera figura de la escena en el Teatro Eslava teniendo como compañeros de reparto a Juanjo Menéndez, Marisa Paredes y Nuria Carresi, entre otros. "El apagón" es la típica comedia de enredos, un vodevil a la vieja usanza en el que el protagonista, Brindsley, es un joven escultor prometido con Carol. La noche en que se ambienta la trama es especial para él pues vendrá a su estudio un reputado coleccionista de arte interesado en su obra y además conocerá al padre de su novia. Para impresionarlos a ambos la feliz pareja ha tomado prestados los muebles y las obras de arte de un vecino que está de viaje, con la intención de devolverlas una vez finalizada la velada. Por desgracia un inesperado apagón lo trastocará todo. Esta obra supuso un antes y un después en la carrera de Paco Morán.

En los 70 el actor se traslada a Barcelona, y como queda dicho allí se convirtió en uno de los actores más queridos por el pueblo barcelonés. En la ciudad condal Paco Morán cosechó un éxito sin precedentes al representar en el Teatro Borrás junto al actor catalán Joan Pera la comedia de Neil Simon "La extraña pareja" sin parar desde 1994 a 1999; la comedia había sido llevada al cine en 1968 por Gene Saks que contó entonces con un genial dúo interpretativo: Walter Matthau y Jack Lemmon, lo mejor que se puede decir de Morán y Pera es que estuvieron a la altura de los oscarizados actores. En "La extraña pareja" se contaba la vida de dos divorciados absolutamente diferentes que se ven obligados a convivir juntos.Otras obras de teatro en las que destacó fueron "Cada oveja con su pareja" (1973), "Punto y coma" (1987), de Santiago Moncada o "La jaula de las locas" (2002), de Jean Poiret. Morán trabajó en el cine en cerca de 40 películas, entre ellas "Los cuervos" (1961), "Chantaje a un asesino" (1965), Tabú (1966) y "Escrito en las estrellas" (1991). En 1993 protagonizó en TVE Catalunya la serie "Prêt a porter", en la que interpretaba a un sastre.

Descanse en paz.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora loa actores y actrices ,son todos iguales,monos/as,delgados/as,sosos/as,jovenes.Y a ninguno lo veo interpretando a los clasicos.

Modestino dijo...

Yo he de confesar que no estoy al día de los actores y actrices actuales, pero me imagino que siempre podremos encontrar quien interprete a los clásicos, aunque haya que buscarlos con lupa.

dolega dijo...

Este verano está siendo nefasto para los grandes de la televisión y teatro de este pais. Pero es que cvlaro, por edad están en primera línea.
Saludos

Modestino dijo...

Quienes estaban en la plenitud de la vida en nuestra infancia y juventud ahora andan en las postrimerías ...

susana dijo...

Lástima que ya no tengamos grandes actores como esos. Un beso.

Tommy dijo...

Su pareja -teatral- por antonomasia fue Joan Pera (muy conocido por los cinéfilos por ser la voz de Woody Allen desde 1987), pero antes había tenido otra pareja barcelonesa importante -siempre artística- que fue Fernando Guillén, con quien representó "Violines y trompetas" con el mismo éxito que tuvieron en Madrid Juanjo Menéndez y Jesús Puente. Entre sus funciones como protagonista "en solitario" quiero destacar "Muerte accidental de un anarquista" de Dario Fo, que representó -cómo no- en el Borrás de Barcelona y en la que hacía un trabajo sencillamente magistral, de esos que no se olvidan.

Por cierto, he sabido que ha fallecido en la misma clínica donde yo nací. Cosas de la vida.

Anónimo dijo...

Osea Tommy que eres Barcelones,quien lo iba a suponer

Modestino dijo...

La condición de barcelonés de Tommy pienso que exige casi un tratado, no? ...

Tommy dijo...

Sí, por lo menos daría para un post. Lo dejaremos para cuando tenga mi propio blog, que sinceramente es algo que nunca se me ha pasado por la cabeza.

Ah, felicidades a todas las Anas. Bueno, y a todos los Joaquines.

Modestino dijo...

Pues con un blog darías para mucho, aunque ya sin él eres cultural y humanamente "resultón" ;)

Tommy dijo...

Caray, resultón. Cuando pienso que así fue como, hace muchos años, se definió el ex-cantante Junior cuando le preguntaron si se consideraba guapo...

Modestino dijo...

Junior a estas alturas del partido ya "resulta" bastante poco.

Tommy dijo...

Peor fue lo de Alain Delon, que también le preguntaron si se creía un hombre guapo y contestó, muy serio él, que "oui".

Modestino dijo...

Alain Delon... cualquiera le tose.

Brunetti (emocionado) dijo...

Tuve la suerte de conocer personalmente a Paco Morán.

Corría el año 1982 ó 1983 y fui con dos compañeros de la Facultad al teatro ¿Victoria?, ¿Paralelo?, de Barcelona, a verle en una obra que interpretaba a dúo con Fernando Guillén (que, por cierto, no sé si está vivo o muerto; estos detalles se me escapan cada vez con mayor frecuencia).

Quizá se tratara de "Violines y trompetas", a la que se ha referido el gran Tommy. El caso es que a los tres nos dolía el estómago de tanto reír.

Recuerdo que Fernando Guillén, en diversos momentos de la obra, se tenía que "escaquear" del escenario debido a la risa que le provocaban las "morcillas" u ocurrencias fuera de texto que Paco soltaba a cada instante, pasándose el guion por el forro.

Al acabar la función, nos entretuvimos unos minutos en el hall del teatro, mirando las carteleras y fumando (qué tiempos aquellos), cuando vimos aparecer a los dos protagonistas y dirigirse al bar, donde se pidieron sendos whisquis.

Allá que nos acercamos nosotros, a pedirles un autógrafo (la desvergüenza de la juventud), y departimos con ellos unos minutos que recordé durante muchos años.

Paco vestía jersey de cuello de pico y pañuelo al cuello, tal como creo que aparece en la foto que has colgado. Estaba muy receptivo (él era homosexual y nosotros jóvenes y, posiblemente, bien parecidos -Alain Delon habría dicho que "guapos"-). En cambio, Fernando Guillén, heterosexual él, se mostró algo esquivo y distante; lógico, por otra parte, puesto que no había ninguna chica en el grupo).

Ya termino este monólogo.

Paco Morán era de Almodóvar del Río, un precioso pueblo cercano a Córdoba, junto al Gualquivir.

¿Sabes cómo se les llama a los nacidos en Almodóvar? Cien euros si lo adivinas.

Cucos. Cuco, si es macho; y cuca, si es hembra.

Si sé esa nimiedad es porque el delantero centro del Córdoba, Pepe Díaz, es de allí y le llaman "El Cuco". Al final, será verdad que el deporte es cultura.

¡Salud!

P.D. Por cierto, estoy hasta el cuco de trabajar. Y total, ¿para qué?.

Modestino dijo...

Fernando Guillén sigue vivo y coleando, aunque ya debe de tener sus años.