25 de julio de 2012

Adios a tres pioneros de la tele (II)


Hacía varios días que los teletipos habían extendido la noticia de la grave dolencia de José Luis Uribarri, incluso hubo quien anunció su muerte, aunque posteriormente se aclaró que el veterano locutor había sufrido un accidente cerebral y su situación era irreversible. El lunes día 23 se confirmó el fallecimiento de Uribarri, que había nacido en Ávila y el próximo 9 de agosto hubiera cumplido 76 años. Fue José Luis Uribarri, ante todo, un hombre de la televisión, donde ejerció diversos roles y y tuvo mayor o menor presencia según las épocas, si bien no nos equivocaremos si le calificamos como uno de los veteranos del medio, un personaje verdaderamente incombustible y, en definitiva, un auténtico clásico de la Televisión española.

Si acudimos a las biografías que proliferan estos días por la prensa y la red, descubrimos que estudió el bachillerato en los Maristas de Palencia y que empezó a cursar la carrera de Derecho, aunque terminaría colgando los estudios para iniciar su carrera en la radio, primero en Radio Juventud y posteriormente en Radio Intercontinental. No obstante, fue en la Televisión donde el locutor castellano empezó a ser famoso; aunque los anales hablan de su presencia en "Cesta y Puntos", el mítico concurso juvenil de las tardes de los sábados que en mi época presentaba Daniel Vindel, mi primer recuerdo de José Luis Uribarri penetrando a través de la pequeña pantalla en la sala de estar de mi casa fue en los Telediarios de mediados de los años 60, donde era uno de los locutores habituales junto a David Cubedo, la "voz del régimen" y el prematuramente fallecido Jesús Álvarez. Me acuerdo perfectamente de un Uribarri estilizado, con una enorme mata de pelo y una voz clara, pausada y profunda, por mucho que su trayectoria nos lleve a pensar más en actuaciones musicales y festivales que en noticias sobre la guerra de Vietnam, la muerte de Konrad Adenauer o el último pantano inaugurado por el Caudillo.

Otra faceta que hizo popular a Uribarri fue el Festival de Eurovisión; fue -con diferencia- quien en más ocasiones retransmitió el certamen, pues lo hizo 19 veces, lo que sospecho no es sólo un record nacional sino mundial. Aunque ahora "Eurovisión" es más bien un festival secundario, polémico y considerado de escasa elegancia, en su época tenía una repercusión enorme, y los que peinamos canas recordamos como si fuera hoy las presencias de grandes de la música española como Raphael y Julio Iglesias, los triunfos de Sandie Shaw, Massiel, Viky Leandros y, por supuesto, Abba, el empate de cuatro países en el certamen que en 1969 se celebró en el Teatro Real de Madrid, el éxito sin premio de Mocedades con "Eres tú" o esas jóvenes cantantes que vencieron contra todo pronóstico como la irlandesa Dana, con su dulce "All kinds of everything" en 1970, o la francesa Severine que al año siguiente dio el triunfo por primera y única vez a Mónaco con "Un banc, un arbre, une rue". El presentador fallecido nos animaba la velada con comentarios atinados, datos biográficos, ánimos patrióticos y pronósticos que no siempre eran acertados. Al principio y al final del concurso, conectaban con Madrid, donde José Luis Uribarri aparecía en compañía de los miembros del jurado español, que solían ser famosos de la época y al terminar el festival valoraban lo ocurrido: generalmente había grandes alabanzas a la vencedora y palabras de consuelo hacia el o la intérprete española de turno, que frecuentemente había ocupado una posición más bien discreta.

El programa musical "Aplauso" constituyó la otra gran aportación de Uribarri a TVE, lo dirigió entre 1978 y 1983, y que se convirtió en un auténtico referente de la música de actualidad en la época. El programa apostó por difundir la música más comercial de la época, la que se imponía en las listas de Super-ventas. El espacio adoptaba el formato de una revista. Los presentadores manejaban una revista de papel, cada una de cuyas páginas representaba una de las actuaciones que se sucedían en el programa, que tenía una duración aproximada de una hora: Así, el espacio se abría con la portada, páginas centrales, póster central y cerraba con la contraportada. Por ejemplo, la página de humor contó con lo más variado y granado de la época -y de otras épocas-: Andrés Pajares, Fernando Esteso, Bigote Arrocet, Martes y trece, Arenas y Cal, Miguel Gila, Lussón y Codeso, los Hermanos Calatrava, Zori y Santos o las Hermanas Hurtado.

Cuando uno fallece todo suelen ser flores, aunque tengo la impresión de que las otorgadas a José Luis Uribarri son realmente justas; supo estar por encima de modas y tendencias y aguantó con dignidad en una época que ya no era la suya. El otro día, cuando aún se debatía entre la vidab y la muerte leí un artículo de agencia de ese monumental periodista que es Luis del Val que refleja muy bien la calidad humana de Uribarri. Ayer, cuando TVE-1 le dedicaba un homenaje, escuché unas conmovedoras declaraciones del locutor en las que admitía sus fracasos morales y sentimentales, algo que atribuía a una excesiva dediccación al trabajo y el consiguiente descuido de la vida familiar, reconociendo humildemente que ahora cargaba con la pena de sus omisiones, algo poco habitual en el mundo de los famosos y que dice mucho de su bonhomía. Descanse en paz.

11 comentarios:

susana dijo...

Tienes una memoria prodigiosa o te informas muy bien. Yo apenas me acordaba de lo de Eurovisión. Descanse en paz. Un beso.

Modestino dijo...

He de reconocer que para estas "superficialidades" tengo bastante memoria ;), aunque complemento mis datos y recuerdos informándome en la red.

Anónimo dijo...

Que recuerdos de Aplauso,no salia a la calle hasta que no acababa el programa,era lo mas moderno de entonces...
Pero ahora tampoco hay un programa que lo sustituya.

Modestino dijo...

Quizá es que ahora todo es más sofisticado.

Tommy dijo...

Probablemente fue el mejor presentador de los Telediarios del "Régimen". Una dicción perfecta, una cercanía al espectador mayor incluso que la de Jesús Alvarez (para los blogueros más jóvenes, hablamos del padre del Jesús Alvarez que hace los deportes en TVE) y una voz más agradable que la de Florencio Solchaga (que, dicho sea de paso, es un señor que siempre me ha caído muy bien).

Y qué decir del poder que llegó a tener sobre el panorama musical de la época con "Aplauso", que fue casi el mismo que tuvo Iñigo con sus "Directísimos" y "Estudios Abiertos". El que no salía en estos programas era como si no existiera.

Ostras, qué buena memoria tengo. Y qué mayor me estoy haciendo.

Modestino dijo...

Florencio Solchaga dejo la tele para montar un restaurante de primer nivel en la Plaza Alonso Martínez de Madrid.
Comí en una ocasión hace más de 20 años, cuando tocaba modestamente poder en la capi mensualmente, y el establecimiento jugaba en Liga de Campeones.

De su época son también Francisco Almendros y el recientemente fallecido Pedro Macía.

Tommy dijo...

¿No era Manuel Almendros?

Modestino dijo...

Sí, era Manuel Almendros ...

http://2.bp.blogspot.com/-IjIIb4x3hq8/TtIchfLcXkI/AAAAAAAAFok/X8Kh7NH0qgQ/s1600/P1090083.JPG

dolega dijo...

Yo nunca más he vuelto a ver Eurovisión. Pera mí es su voz sin duda.
Saludos

Modestino dijo...

A veces hay uniones indisolubles, y la de Uribarri con Eurovisión era una.

Alberto dijo...

"Aplauso" era más moderno que el más moderno de los programas actuales de cualquiera de las televisiones. Sólo por ese programa Uribarri se merece un monumento en Prado del Ray.