1 de marzo de 2012

El regreso de las grullas



Cuando las grullas regresan hacia el norte quiere decir que se acerca la primavera; la naturaleza es mucho más sabia que los hombres y cada año podemos comprobar como se cumplen rigurosamente los mismos fenómenos que nos anuncian tiempos, acontecimientos y fenómenos variados: una muestra más del orden que Dios puso en el mundo y que solamente alteran y destrozan los hombres.

Al acercarse el invierno las grullas encuentran su lugar de descanso en Gallocanta, esa maravilla de la naturaleza cercana a Teruel, donde incluso los torpes en estas cosas de la naturaleza como el que suscribe descubren que existen lugares próximos al paraíso, y no solamente por el paisaje, sino por la paz, la luminosidad y el ambiente de sosiego. Llega un momento en el que las grullas deciden que es hora de volver al norte, de emprender un montón de kilómetros para recuperar su lugar habitual de residencia. Para ellas, felizmente ignorantes de las disquisiciones de los hombres, ésto no es más que su rutina periódica, y durante siglos han seguido haciendo lo mismo, siguiendo los instintos naturales y las costumbres ancestrales que les llevan a hacer en cada momento lo conveniente, una muestra más de cómo los animales nos dan ejemplo casi en cada paso que dan.

Aragón es una tierra privilegiada, en cuanto lugar de paso de muchas aves migratorias desde Europa y hacia ella a través de los Pirineos; así, además de la laguna de Gallocanta y los humedales del valle del Jiloca, también se puede ver pasar a las grullas en los pequeños embalses de la Hoya de Huesca, sobre todo el de La Sotonera, los humedales de Cinco Villas y la laguna de Sariñena, e incluso suelen observarse algunos bandos descansando días o semanas en pequeñas lagunas esteparias de Belchite, Bajo Aragón, Monegros, Campo de Borja y en arrozales o balsas del Cinca. Así, se convierten en animales gratos, que traen buenas noticias por estas fechas, como la llegada del buen tiempo.

El paso de las grullas no es nada discreto, y a pesar de volar muy alto - se asegura que lo hacen a unos 2.000 metros, aunque algunas pueden hacerlo hasta a 10.000-, su atronador cacareo se oye en tierra como una cacofonía que anuncia la llegada real de la nueva estación, un anuncio mucho más auténtico y desinteresado que el que pueda hacer, pongamos por ejemplo, El Corte Inglés. En estos días me he estado informando, a través de internet y de personas que siguen el tema, de este fenómeno y, como tantas veces, he lamentado haberme perdido durante más de medio siglo un acontecimiento así, simplemente por ser tan de piso y tan de asfalto.




12 comentarios:

Driver dijo...

Leí que las aves migratorias se orientan por las líneas magnéticas de la Tierra.
Unas líneas invisibles a los ojos humanos, más próximas al devenir de la Naturaleza que al todo poderoso G.P.S.
Curiosa miopía humana, capaz de lanzar artefactos que aterrizan en Marte e incapaz de regresar al terruño si no es con un navegador conectado a un sistema de satélites artificiales.
Tal vez las grullas y demás aves migratorias sean los mejores ingenieros aeronáticos que existan.

Modestino dijo...

Son seres perfectos, sin duda.

paterfamilias dijo...

Estuve en una ocasión en la laguna de Sariñena y me pareció una maravilla. Lástima no haberla visto en esta época de migración.

Modestino dijo...

Sariñena no es precisamente la octava maravilla del mundo, tal vez la laguna es lo único que aporte belleza escénica.

Anónimo dijo...

Se van las grullas pero ya estan las golondrinas a punto para volver a sus nidos.
Solo falta que la madre Naturaleza no se despiste y haga llover pronto sino las pobres no van a tener que comer.

Modestino dijo...

Efectivamente, el de la sequía es un tema que me había planteado tratar: lo de este año es tremendo.

susana dijo...

Qué bonitas fotos. Gracias por mostrarnos esta maravilla de la naturaleza. Un beso.

tomae dijo...

...solo te faltaria que al post le pudieras poner la voz de Felix R.de la Fuente, ...porque ¿tú eres barítono o contrabajo?

Modestino dijo...

Ni barítono ni contrabajo, simple aprendiz de cantante de ducha.

veronicia dijo...

El cambio climático afecta a todas las aves migratorias, no se saben las consecuencias finales, pero; si el clima es mas bondadoso en las regiones frías de las que migran, tardan mas tiempo en emigrar por lo que se pueden llegar a cruzar bandadas, las que alargan su estancia en Europa con las que suben de áfrica, como ha pasado ´con la grulla; también las largas sequías les afectan y los incendios. Por último, si sigue cambiando el norte magnético (que usan para orientarse como ha dicho Driver) se pierden... pero no solo migran los pájaros, también mariposas, peces, y mamíferos marinos...

Modestino dijo...

Me haces sentir ignorante, amiga.

Modestino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.