19 de abril de 2011

También en Siria



El mundo árabe anda revolucionado y cada vez son más los países afectados por disturbios y protestas de todo tipo. Hace ya semanas que el conflicto ha llegado Siria, un país que parecía tener un gobierno fuerte y que está estratégicamente situado, con fronteras con Turquía, Líbano, Jordania e Iraq. Desde 1973 rige una Constitución en Siria que define oficialmente al país como un estado socialista secular reconociendo al Islam como religión mayoritaria. Cada siete años se elige a un presidente, que debe ser musulmán; desde 1970 el presidente de Siria ha pertenecido a la Familia Assad, siéndolo en la actualidad el Presidente Bashar al-Assad, hijo de Hafez al-Assad, quien rigió los destinos del país desde 1970 hasta su muerte en el año 2000. Es decir, que por mucho que haya unas elecciones presidenciales, ya se ve que andamos ante una especie de "presidencia hereditaria".

Bashar al-Assad tiene 45 años y cierto aspecto de empleado de banca; pertenece al Partido Árabe Socialista Baaz, único partido político del régimen y no llegó a la presidencia a través de unas elecciones ordinarias, sino por medio de un referéndum. Dicho partido se define como nacionalista árabe, laico y radical socialista, y de todos es conocida la peculiar y estrecha relación que tuvo con la antigua Unión Soviética, a la vista de todo ello, parece que estamos ante un sistema político que poco tiene que ver con el respeto y las libertades. El tal Assad ha llegado al poder por ser hijo de quien es, estar afiliado al partido único y no por sufragio universal; es decir, se le pueden poner los mismos peros que a la monarquía, aunque seguro que no veremos a muchos de los que critican a ésta en la lista de los enemigos de aquél.

Y es lo que me llama la atención, porque cuando se intentó -y consiguió- que Mubarak, un líder más bien amigo de occidente, abandonara el poder en Egipto la opinión pública mundial se mostró mucho más abierta y solidaria con los deseos de buena parte del pueblo egipcio, mientras que ahora no se sabe si porque hay otros puntos de actualidad de mayor interés o más bien porque no existe un trato informativo similar según la naturaleza de cada dictadura.

El pasado sábado vi en el telediario unas espeluznantes imágenes de policías sirios agrediendo con tremendas patadas y pisotones a personas detenidas que se encontraban en el suelo; las escenas eran estremecedoras y, sinceramente, me pregunto si algunos "bardenes" de la vida se manifestarían de alguna manera o se colgarían alguna pegatina llamativa para protestar por tamaña agresión, que ya está bien de manipulaciones.


10 comentarios:

Suso dijo...

Para mi que tiene pinta, más que de empleado de banca,que sí, como de propietario de una pizzería.

Me pasa como con Valeriano, el ministro de trabajo, que lo ves y recuerda a un currante de Michelín, oficinas centrales,administrativo.

Modestino dijo...

Será cuestión de recurrir al fotoshop y colocarle un gorrito y un mandil

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Hola, buenos dias!

Me ha gustado mucho este post porque de una forma muy bien redactada pero clara y sencilla analiza el conflicto minuciosamente en Siria.
Y yo había aspectos que desconocía.
Estoy totalmente de acuerdo contigo en tu valoración de ciertos agrvios comparativos...
¡Muchísimas gracias, amigo!
Un abrazo
Asun

paterfamilias dijo...

Pues no sé, yo le pongo cara de ... ¡Presidente de Siria!

Modestino dijo...

Sí, esa cara solamente la ha visto uno como presidente de Siria, pero no dudes que encajaría en oficios menos llamativos.

Anónimo dijo...

...estaba escuchando por la radio a M. Torres raiz de su estreno en novela negra ...(Facil d matar) y comentaba la semejanza del presidente SIrio con Felipe de Borbón..."?"
(tomae)

Modestino dijo...

Bueno, Felipe de Borbón era un niño muy guapo que tenía embobada a media España, luego -como suele pasar en la dinastía- su cara ha ido perdiendo encantos, tantos que ha tenido que poner a su lado a Doña Leticia para recuperar belleza, pero tanto como alcanzar al lider sirio ...

sunsi dijo...

También vi esas imágenes, Modestino. La verdad... estoy apabullada. No sé qué rumbo va a tomar tanta violencia. Y, por supuesto, echo en falta una información ecuánime.

Este señor tiene pinta de buenazo... de no haber roto un plato en su vida...y a saber...
¿¿¿Felipe??? Ya le gustaría al sirio.

Un saludo, jurisconsulto

Modestino dijo...

Es cierto que parece que la violencia se extiende cual mancha de aceite imparable, pero también lo es que siempre se han cometido barbaridades y lo que pasa es que ahora se conocen más y mejor.

Anónimo dijo...

Y me temo que la solución a los problemas seguirá viniendo en este mundo a través de la violencia, por lo menos mientras sigamos siendo clasistas (empleado de banca, dueño de pizzeria, administrativo de Michelín, etc..) o insultones (bardenes, etc) para hacer crítica de alguna persona o de alguna situación o hecho.
Saludos