14 de abril de 2011

Las historias de Proteo Laurenti

Una de las gracias que tiene la afición a la novela policiaca es la de poder viajar por el mundo siguiendo las intrigas de distintos personajes; así puedes disfrutar con yankees como el Harry Bosch de Cónelly, suecos como Kurt Wallander, el auténtico cheque al portador que se sacó de la manga Mankell, griegos tan simpáticos como Petrus Márkaris o británicos de la flema y seriedad del Lord Peter Winmsey de Sayers. En Italia también tienen sus héroes de ficción en el ámbito policíaco: hace un tiempo hable de la magnífica serie de Andrea Camilleri protagonizada por el comisario Montalbano y cualquier día tendré que hacerlo sobre Guido Brunetti, el Inspector con el que que Donna León elabora cada año una apasionante intriga en Venecia. Hace unos días terminé el tercer libro de la saga protagonizada por Proteo Laurenti, un peculiar inspector de policía que ideó el escritor alemán y que desarrolla su trabajo policial en la fronteriza localidad de Trieste.

Proteo Laurenti es un policía peculiar; trabajador, intuitivo y vocacional, es también muy humano, y así Heinichen, a la vez que nos relata el caso de turno, nos acerca a los problemas ordinarios de Laurenti: las relaciones con su mujer, sus escarceos amorosos con una fiscal croata, los conflictos con sus hijos, como el caso de "Cada uno su propia muerte" en el que no acaba de aceptar que su hija se presente al certamen de Miss Trieste o sus cuitas profesionales y sus relaciones con los demás miembros de la "Questura" y, sobre todo, con sus rivales de los "Carabinieri".

Heinichen nos muestra en sus novelas, además, una formidable disección de una ciudad tan especial como Trieste, situada a orillas del mar Adriático y fronteriza con Eslovenia; todos los problemas relacionados con el delito de una ciudad costera y fronteriza se reflejan en las novelas que protagoniza Proteo Laurenti, asi como las peculiariedades propias de Trieste y de sus habitantes.

Los temas que trata Heinichen son interesantes y van mucho más allá de las intrigas concretas que describe cada libro; así en estas tres novelas que he leído nos habla de cuestiones tan variadas e interesantes como el tráfico de miembros humanos -"Muerte en sala de espera", la trata de blancas y la inmigración ilegal -"A cada uno su propia muerte" y el contrabando ."Los muertos del Carso".

Los libros están bien escritos, la atención no se pierde, el autor los dota de un toque de fina ironía, de sentido del humor y la ambientación es francamente buena. Creo que para una literatura como la policíaca poco más se puede pedir.

"Muerte en lista de espera"
Veit Heinichen
Siruela. Madrid (2008)
350 páginas


La ciudad de Trieste ha enloquecido desde que, en la cumbre del canciller alemán con Silvio Berlusconi, la limusina del huésped oficial atropella a un hombre desnudo. Poco después, aparece mutilado el cadáver del médico de una clínica de belleza en la que no sólo se realizan correcciones externas. El comisario Proteo Laurenti se verá obligado a investigar en un verdadero lodazal de crimen, denuncias, amiguismo y corrupción los hilos de esta enredada madeja cuyo origen se halla disperso por toda Europa, aunque todos ellos acaban confluyendo en la famosa clínica.

"A cada uno su propia muerte"
Veit Heinichen
Siruela. Madrid (2006)
303 páginas


Es verano en Trieste y el comisario Proteo Laurenti esperaba disfrutar de una temporada tranquila. Pero tras el extraño accidente de un yate de lujo, el comisario tendrá que vérselas de nuevo en la investigación con un antiguo contrincante: el mismo Bruno de Kopfersberg, sospechoso de haber asesinado a su mujer Elisa tiempo atrás, algo que sin embargo nunca pudo probarse. Bajo un calor asfixiante, Laurenti deberá enfrentarse al crimen organizado, al tráfico ilegal de personas, al blanqueo de dinero y al asesinato. Pero también en su propia vida le asaltan los desafíos: su mujer insiste en cambiarse de casa, su suegra cumple 80 años y su hija se presenta a la elección de Miss Trieste... Una perfecta novela policiaca sobre esta ciudad, antiguo puerto de la monarquía austro-húngara en el Adriático.

"Los muertos del Carso"
Veit Heinichen
Siruela. Madrid (2008)
350 páginas

" Trieste sufre al azote de la 'bora nera', un gélido viento del noroeste que sepulta la ciudad bajo un grueso manto de nieve. El clima es perfectamente acorde con el estado de ánimo del comisario Laurenti, a quien su mujer acaba de abandonar afirmando que necesita tiempo y tranquilidad para reflexionar sobre sí misma. Para distraerse , Laurenti se vuelca en el trabajo...Una casa vuela por los aires y la policia recibe el aviso de un cruento asesinato en el Carso que, probablemente guarde relación con una banda de contrabandistas que adquiere su mercancía en alta mar, en plena noche. Un caso espinoso para el comisario Laurenti, italiano del sur a quien resulta difícil comprender lo que encierra este avispero de eslovenos, croatas e italianos, de fervientes nacionalistas y viejos comunistas...


12 comentarios:

Mariapi dijo...

No lo conocía, Modestino...esta tarde me pasaré por la FNAC...gracias.

Modestino dijo...

Quizá mejor cógelo de la Biblioteca, que si no te gusta al menos no te ha costado nada ....

Brunetti dijo...

También yo me animaré y compraré alguna de las novelas que citas, a ver si me aporta algo nuevo o es más de lo mismo.

En cuanto a Donna Leon, a la que también citas en tu post, siento decirte que su última novela ("Testamento vital") es, posiblemente, la peor de la serie.

Yo la he terminado por aquello de que, siendo el protagonista quien es, me sentía moralmente obligado. Pero tú puedes ahorrarte el trance.

Salud!

Modestino dijo...

Tal vez no es tanto que la novela sea floja como que acabamos algo saturado de un personaje, un ambiente o un modo de escribir. También es cierto que hay autores que parece como sí se estancaran o perdieran fuerzas.
RBA ha publicado recientemente "El reloj" -no recuerdo ahora el nombre del autor- que por lo que me han contado es bastante novedosa y original dentro del género.

Brunetti dijo...

Esa novela a la que te refieres se titula "El gran reloj", del escritor americano de mediados del siglo XX Kenneth Fearing. Fue publicada por primera vez allá por los años 40 ó 50, creo.

A mí también me han llegado muy buenas críticas de ella y, de hecho, la tengo ya en casa, esperando su momento, aunque después de haber leido (o devorado) "Los enamoramientos", del gran Javier Marías, me temo que cualquier otra novela me parecerá poca cosa, como le sucede a alguien que ha visto jugar al Barça y luego ha de asistir a un Baracaldo-Córdoba, por ejemplo.

En fin.

Modestino dijo...

A veces un Baracaldo-Córdoba puede darte sorpresas. En esto de los libros pasa como en la gastronomía, si uno se acostumbra al lujo todo le acaba pareciendo poco.

Aunque hay quien piensa que Javier Marías es un poco aburrido. Yo no puedo opinar.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Te estoy agradecidísima por la recomendación porque ya he comentado alguna vez que me encanta la novela policíaca y éstas son nuevas para mí.
¿Muchísimas gracias maestro Modestino!

Asun

Modestino dijo...

Las novelas de Heinichen son perfectas para quienes gustan de series de intriga que cogen la atención y se leen bien.
No soy ningún maestro, sólo un aficionado que ha tenido excelentes maestros.

veronicia dijo...

Vienen tiempos muy duros... cuatro "clasicos" 360´ más las prorrogas... yo creo que los reyes magos se van a anticipar y me van a traer uno de éstos libros por lo menos :)

Modestino dijo...

¿Cuatro clásicos 360?, ¿prórrogas? ... me temo que me he perdido.

veronicia dijo...

Los minutos de los 4 partidos Real Madrid-Barcelona de la liga, la Copa del Rey y la Champion... todos ese tiempo "sin tele" por el futbol, yo lo pasaré Proteo Laurenti

Modestino dijo...

Ah!, entiendo. Pensé que se avecinaban novedades literarias de altura y no me había enterado. ;).