26 de abril de 2011

Donna, Donna

Hace mucho que comencé a leer a Donna León; empecé con alguna de sus novelas protagonizadas por el Comisario veneciano Guido Brunetti, hasta que decidí empezar por el principio, pues cuando hay un personaje común en liza lo mejor es vivir sus aventuras desde la primera: así ya llevo doce novelas de la autora americana afincada en Italia, ocho de las cuales son las que inician la serie de Brunetti. Si hablamos de personajes detectivescos afincados en Italia puedo asegurar que hay tres sagas principales: la de Salvio Montalbano de Andrea Camilleri, la de Proteo Laurenti que ha creado Veit Heinichen y esta tercera del binomio Leon/Brunetti. Todas tienen su encanto, aunque pienso que es difícil superar la calidad y la genialidad del personaje de Camilleri, para mí Montalbano es el mejor y veo difícil que alguien lo baje del pedestal. Pero esto no puede quitar un ápice a la calidad de Donna León, una autora que ha conseguido mantenerse en lo alto y que cada año va aportando su granito de arena a una carrera que ya es brillante dentro del mundo de la novela policíaca.

El personaje de Leon, Guido Brunetti, pienso que es su gran arma: Brunetti es un inspector especial, un policía distinto; se trata de un personaje con el que te identificas desde el principio, no tiene las debilidades de otros: ni bebe más de la cuenta, ni engaña a su mujer ni acude regularmente al psiquiatra. Brunetti está felizmente casado con Paola y tiene la parejita, Raffi y Chiara. La vida familiar de Brunetti forma parte sustancial de las novelas de Donna Leon, quien da especial brillo al personaje de Paola, hija del Conde Orlando Falier, profesora de la Universidad, donde da clases de literatura inglesa y que supone un contraste notable con su marido, que ejerce una profesión mucho menos "culta" y proviene de una familia humilde, a pesar de lo cual se evidencian en su mujer una ideología claramente más a la izquierda que la de éste. Brunetti y Paola se complementan perfectamente y sus diálogos y conflictos familiares adquieren trascendencia en el argumento de cada novela.

Junto a la familia Brunetti, destacan en las novelas de Donna Leon dos personajes más, el vicequestore Patta, a quien la escritora caricaturiza hasta la crueldad, el jefe inmediato de Brunetti y que se nos muestra como un individuo fatuo, superficial y francamente estúpido y la secretaria de éste, la "signorina Electra", una bellísima y sofisticada mujer, que se suele convertir en una aliada incondicional de Guido Brunetti por su espectacular habilidad en el manejo de la informática. También es personaje habitual el Sargento Vianello, típico policía fiel y abnegado, incondicional absoluto del protagonista.

Donna Leon no suele dejar títere con cabeza; cada novela tiene evidentemente su trama, pero queda claro que para la escritora no tiene tanta importancia la averiguación de la trama y el desenmascaramiento de los responsables, como el análisis social y la crítica. Pienso en este sentido, que de la ácida crítica de Leon no hay institución que se salve: el ejército, la Iglesia, los bancos, los políticos, los yankees, ... todos son alcanzados por la sabia pluma de Donna Leon, que en cada investigación de Brunetti aprovecha para analizar los comportamientos y actitudes que no le gustan.

Ya han salido veintiun libros con Guido Brunetti de protagonista; no cabe duda de que la prolongación de un personaje conlleva riesgos, pues se corre el peligro de cansar a los elctores, de adocenar al personaje o de ser reiterativo, pero también resulta doloroso dejar de acudir a la cita con alguien que, siendo del mundo de la ficción, no deja de ser un amigo. la aventuras de Brunetti se leen muy bien, es el típico libro que viene que ni pintado para un viaje en tren o unos días de descanso en la playa. Dejo una selección de cuatro de las novelas que han pasado por mis manos, las que más me han gustado, dejando clara la subjetividad de este tipo de apreciaciones. También he leído "Muerte en un país extraño", "Muerte y juicio", "Mientras dormían", "Noblega obliga", "El peor remedio", "Amigos en las altas esferas", "Malas artes" y "Justicia uniforme" y puedo dar fe que cuqlquier de ellos se lee estupendamente.

"Muerte en la fenice"
Donna Leon
Seix Barral. Barcelona (2002)-1ª edición 1992-
283 páginas


Resumen:
Durante la representación de La Traviata en el teatro La Fenice aparece muerto, envenenado con cianuro, el renombrado director de orquesta... El comisario Brunetti se asombra ante la cantidad de enemigos que el músico ha dejado en el camino pero...¿ cúantos tenían motivos suficientes para matarle?.










"Vestido para la muerte".
Donna Leon
Seix Barral. Barcelona (2001)-1ª edición 1994-
288 páginas


Resumen:
A punto de huir del calor estival para dirigirse a la montaña,con la familia,Brunetti tiene que investigar el caso del asesinato de un supuesto travesti,que resulta ser el director del Banco de Verona.Un travesti ha sido asesinado y su cuerpo es hallado con el rostro desfigurado. Durante sus pesquisas, el comisario Brunetti se enfrentará a una trama en la que están implicados los niveles más altos del mundo financiero, gubernamental y eclesiástico.








"Acqua alta"
Donna Leon
Seix Barral. Barcelona (2001)-1ª edición 1996-
318 páginas


Resumen:
El comisario Brunetti se enfrenta aquí a una trama mafiosaque extiende sus redes de contrabando al trafico internacional de arte. Brunetti jamás lleva armas y lee a Herodoto y a Shakespeare. El secreto de su éxito policial, según él, no es la inteligencia de los policías, sino la estupidez de los delincuentes.La arqueóloga Brett Lynch sufre una agresión en Venecia. Días después, el director del museo del Palacio Ducal aparece asesinado. Las pesquisas de Brunetti le llevarán a desvelar una red de tráfico internacional de arte.







"Pruebas falsas"
Donna Leon
Seix Barral. Barcelona (2005)-1ª edición 2004-
296 páginas


Resumen:
Esta nueva aventura del comisario Brunetti se inicia con el brutal asesinato de una anciana odiada por sus vecinos. Las sospechas se ciernen sobre su criada rumana, desaparecida la tarde del crimen. Acosada, la joven muere durante la persecución policial, llevando consigo una cantidad considerable de dinero y documentación falsa. Caso cerrado, pero no resuelto... Una vecina de la víctima deja claro que la empleada no pudo cometer el asesinato, pero sólo Brunetti creerá su coartada. Una discusión con Paola acerca de los siete pecados capitales le pondrá sobre la pista de un posible móvil. La burocracia veneciana, los prejuicios hacia los inmigrantes del Este y hacia los homosexuales, o el terror al sida son algunos de los temas que aparecen en "Pruebas falsas" a medida que Brunetti y, cómo no, la eficiente y fiel Elettra, avanzan en la investigación.




8 comentarios:

sunsi dijo...

Como siempre, tomo nota. Pero este estilo lo coloco en la lista del jefe y del que quiere ser poli.

Gracias por enseñar al que no sabe;-)))
Un saludo, Modestino

Modestino dijo...

De Brunetti hay también una serie de TV. Se trata de novelas policiacas bien escritas, aunque sin más pretensiones.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡Parece mentira lo atrasada que me he quedado en materia de literatura policíaca!
Hasta me doy penita...
Menos mal, Modestino, que me pones al día, aunque no sé si recuperaré el nivel...lo que es seguro que no te alcanzaré.
Siempre te digo lo mismo, pero no me canso y es de corazón: ¡eres un hombre completísimo y con una preparación!...
Gracias por ser amigo de esta cucarachita...
Asun

Modestino dijo...

De completisimo nada: la música clásica, el jazz, la filosofía, ... hay muchos campos donde ando pez pp haber dedicado demasiadas horas al fútbol .

La novela policiaca es un hobby que intento dosificar en beneficio de literatura de más nivel.

veronicia dijo...

Mucho antes de visitar a Venecia conocía Venecia, seguía los pasos de Brunetti con un plano inmenso de Venecia y sus islas y leía... Para mi Brunetti es la integridad en un mundo que se hunde.(Como Venecia)

Me da un poco de pena que nuestro Bruneti del blog diga que la última novela no vale mucho pero que se le va a hacer...

Modestino dijo...

No se trata, creo, de ser incondicional de nadie. Posiblemente a Donna León le pase como a otros, que llega un momento en que el personaje no da más de sí ... pero que nos quiten lo bailao ... y siempre nos quedará París.

Brunetti (el otro, claro). dijo...

Curioso personaje, esta Donna Leon. Como bien dices, en sus novelas no deja títere con cabeza: demasiado radical e 'izquierdosa', quizá, pero sublime y dulce y exquisita cuando escribe sobre el gran Guido Brunetti y su encantadora familia. Y sobre la bella Signorina Elettra, por supuesto.

Además, debe de ser una mujer más bien rara: escribe en inglés y tiene prohibido a su editorial que sus novelas se traduzcan al italiano y que se vendan en Italia. Dice que así consigue pasar desapercibida y eso le permite pasear y vivir anónimamente en su adorada Venecia.

Yo creía que esa prohibición era un mito o un bulo. Pero el año pasado, en un viaje a Roma, entré en una librería de Via Venetto y comprobé que era cierto: le pregunté a un dependiente por Donna Leon y no tenía ni idea de quién era.

Siento reiterar, mal que me pese, que su última novela, Testamento Vital, es la más floja de la serie. Pero para corroborar esta opinión o para contradecirla, lo mejor es leerla.

¡Salud!

Modestino dijo...

A veces uno tiene la tentación de pensar que los escritores hacen ese tipo de cosas -no publicar en italiano en este caso- para hacerse los originales.
Ya me llamaba la atención que la serie de Guido Brunetti de la que hablaba antes fuera, al parecer, alemana.