9 de abril de 2011

De nuevo el tranvía



El tranvía ha vuelto a aparecer por Zaragoza; han pasado 35 años desde que un día de enero de 1976 hiciera su último viaje el que era conocido como el tranvía del Parque, antes habían terminado su circuito los de Casablanca, Torrero, San José, Delicias, el de la Academia General Militar, ... Con ellos se fue parte de la infancia de algunos y de casi toda la vida de otros más; la Gran Vía, un trozo de la cual de la cual llamábamos entonces Paseo de Calvo Sotelo, yo no la podía entender sin esos vagones con anuncios caducos de "Cafés Motilón", "Netol", "Cerebrino Mandri" o el detergente "Elena", los cobradores y revisores, los mozos subidos en el estribo o las incidencias de vías y troles. Pero una vez más se demostró que todo en esta vida es prescindible, que muy deprisa nos acostumbramos a disfrutar lo nuevo, casi tanto como a olvidar lo antiguo.

El tranvía ha vuelto, pero ya no es lo mismo, no tiene ese sabor antiguo ni los aires castizos de antes, no evoca el costumbrismo ni provoca la picaresca ni la trampa. Ahora vemos unos vagones modernos, fabricados con vocación de progreso y estilo "fashion", unos conductores -y conductoras- que miran serios hacia adelante, sin darle ni un resquicio al populismo y unos pasajeros más pendientes de la novedad que del rito. El otro día observé cómo una azafata explicaba a un buen número de ciudadanos las reglas y formas de usar el tranvía, no está mal orientar al cliente -a la vez que creas algún puesto de trabajo-, pero la escena no dejó de sonarme a snobismo, a afán de notoriedad.

La puesta en escena del tranvía ha suscitado una importante polémica, hay enemigos furibundos del trasto; no entraré en opinar de algo para lo que me faltan datos y, por encima de todo, experiencia: aún no he montado en el mismo, tiempo habrá. Por ahora sólo puedo asegurar que su presencia no cubre la añoranza de más de treinta años: mi tranvía de toda la vida no volverá.


10 comentarios:

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Tienes razón, Modestinmo, esto no es un cohete, es más una nave espacial.
E Barcelona también inauguraron uno, le llamamos "el tram".
Me ha gustado la nostalgia añeja de la entrada
Feliz finde.
Asun

sunsi dijo...

¿Se puede aplicar aquí aquello de que segundas partes nunca fueron buenas? Bueno...Modestino...siempre te quedará el recuerdo. No hace falta más que cerrar los ojos y bucear en la infancia...

Un saludo y buen fin de semana, jurisconsulto.

Modestino dijo...

Esta entrada no pretende ser -en absoluto- un alegato contra el tranvía, es más, pienso que ha aportado personalidad y elegancia a la ciudad.
Lo que pasa es que todo ha avanzado mucho y este tranvía, como es lógico y normal, no tiene nada que ver con el anterior ... y uno sufre la enfermedad de la nostalgia.

veronicia dijo...

Como en el único tranvia que he ido yo es en el que va a la Malvarrosa cuando vaya a Zaragoza y suba cerraré los ojos a ver si me lleva hasta el mar!

Modestino dijo...

La playa de la Malvarrosa es todo un icono, y no sólo trae a la cabeza el tranvía, que da título por cierto a una película, sino también múltiples establecimientos de paellas.

opinadora dijo...

El tranvia de Valencia se parece mucho al de la foto.El de la nostalgia ,tambien esta en el baul de los recuerdos.
En Zaragoza,ya que al parecer hay problemas para poner un metro,quiza,es una solucion.

Modestino dijo...

El problema puede estar en el tráfico, a ver Lo fluido que es en la Gran Vía y Fernando el Católico.

Rosaura dijo...

Pues yo si lo he probado y me ha gustado mucho, sobre todo si consigues plaza sentado, me parece una forma super agradable de desplazarse por la ciudad, la pena es que solo se pueda recorrer ese trayecto.
Lo bueno además es que ha cambiado también todo el entorno del tranvía, se ha puesto carril bici, se ha llenado el paseo con unos estupendos bancos verdes..., Zaragoza actualmente, tras esta mejora, creo que es una ciudad más agradable, aunque a mí me gustaría que aún creciera más,espero que la gente sea objetiva y sepan valorar esta mejora para la ciudad, independientemente de las ideas políticas.
Te conozco y se que cuando lo pruebes te va a enganchar.

Rosaura dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Modestino dijo...

En este país muchos guardan a su partido la misma fidelidad ciega que a su equipo de fútbol favorito.
No obstante el tranvía ofrece aspectos discutible, aunque estéticamente creo que supone, en todo caso, una notoria mejora.