17 de enero de 2011

¿Qué me pasa con Bardem?

No hay duda alguna de que Javier Bardem es un excelente actor; ha pasado, además, a la historia por ser el primer actor español en ser galardonado con un Oscar por su magnífico trabajo en "No es país para viejos", el exitoso film de los Hermanos Coen basado en la novela de Cormac McCarthy. En su papel de Anton Chigurh, un psicópata de primer orden, Bardem borda su trabajo. Pero desde el primer momento, no lo puedo evitar, este chico me ha caído gordo, y repetidamente me pregunto si estaré siendo injusto con el mozo, que ni me ha hecho nada ni parece que su éxito y fama sean, en absoluto, inmerecidos. Eso sí, en el cine español no hay un antes y después de Bardem, que a veces lo parece, porque hace muchos años ya había quienes daban lustre a nuestro cine, incluido su abuelo, y ahí están los nombres de Berlanga, Buñuel, Pepe Isbert, Alfredo Landa, ... cada uno hijo de su padre y de su madre, pero que pueden presumir de una profesionalidad a prueba de bomba y de haber salido adelante con bastante menos medios y promoción que los que ahora se pasean por la farándula cinematográfica, y me parece que ellos lo hacían con menos ínfulas y mucha más naturalidad.

No se, a mí Bardem me da la impresión de que con frecuencia nos perdona la vida a los ciudadanos de a pie, como si se atribuyera una superioridad moral que no se si tiene ... bueno, me parece que no, porque entre otras cosas lo normal es no tenerla, que en este mundo cada cual cargamos con nuestros valores y nuestras miserias. Cuando le veo aparecer en un reportaje, en una foto de la prensa, intuyo que se da aires de como si el cine español fuera propiedad de él y su familia, como si hubiera abierto su pequeña camareta de intocables que pasean su gloria y su criterio por salones y pasarelas, como si andara investido de un imperio ante el que cada cual hubiera de inclinar su rodilla, genuflexo ante la estrella del cine, el icono de la izquierda, el genio capaz de llegar al máximo.

Pero sinceramente, me temo que exagero, que trasciendo en exceso mis fobias, que extiendo demasiado lejos mis intuiciones, que debería poner por encima de todo su condición de actor de los pies a la cabeza, su genialidad interpretativa, su capacidad de hacer todo tipo de papeles. ¿Será la visceralidad?, ¿será la envidia?, ¿será que no soy intuitivo y en el fondo es un hombre encantador? ... porque he de reconocer que en cuanto lo veo afloran en mí todos los espíritus: el crítico, el de contradicción, ...

Me parece que Javier Bardem, nos puede dar grandes lecciones de interpretación, de capacidad de enfrentarse a una cámara, pero nada más; en esto debe de ser un genio, alguien tocado por la mano de Dios, pero nada más. Vamos, que cuando estoy viendo la tele y aparece el chico no me hace ninguna gracia que me perdone la vida. Y, lo cortés no quita lo valiente, ojalá le den otro Oscar, aunque disfruté más con el de Garci.


19 comentarios:

pater familias dijo...

Me pasa exactamente lo mismo.

Debe tener sus virtudes actuando, pero me puede lo mal que me cae

Modestino dijo...

Este post es casi un examen de conciencia, porque en esta misma sede he puesto en tela de juicio la visceralidad, el maniqueismo, ... y me doy cuenta que, por ejemplo, con Bardem caigo en el tema.

Pero simpático el chico no lo parece, desde luego.

Tommy dijo...

Algo parecido pasa con Fernando Alonso, que no acaba de caerle bien a mucha gente. Iniesta, Gasol, Nadal... parecen mucho más simpáticos. ¿Será cuestión de imagen?

Una cosa que me gusta de Bardem, aparte de su calidad como intérprete, es que no olvida a sus ancestros. No lo hizo cuando ganó el Oscar, en donde recordó a su madre y a sus abuelos Rafael Bardem y Matilde Muñoz Sampedro, auténticos "cómicos" de los de antes.

Modestino dijo...

Y Pilar Bardem, Tommy ¿tenía entidad como actriz?, porque yo creo recordarla como una secundaria del teatro -tele incluida- de los 60 y 70 sin mucha consistencia, pero me puedo confundir o puede ser que no le dieran cancha por razones políticas.

veronicia dijo...

A mi el Sr. Barden no me cae bien; pero sí se porque es, es por pertenecer a lo que llaman la "izquierda de caviar"... proclamarse de una determinada ideologia y vivir... en fin, como vive él.

Algunas películas me gustan mucho y otras ni gratis las pienso ver, porque si se limitara a actuar y vivir como una estrella no me caería mal, lo comprendería pero esa falta de coherencia no la puedo compartir.

annemarie dijo...

Los actores tienen que caernos bien para qué, exactamente? :))

veronicia dijo...

A Barden la única imagen que le importa es su imagen en USA allí se la trabaja... para rato en España va a un progama como Friday Night Lights...
!pero si tiene vetados a los periodistas de Tele 5!

Modestino dijo...

Los actores nos pueden caer bien o mal ... como el resto de las personas. Eso sí, debemos aprender -creo- a valorar también las virtudes de aquellos que no nos son simpáticos.

Anónimo dijo...

Anmari el cine (con internet) se va a convertir en 120 minutos de publicidad encubierta... de bienes de consumo y de ideas(ésto ya lo era); para que sus ideas tengan poder, para que les compremos/pensemos lo que publicitan los actores han de caer bien

Tommy dijo...

Pilar Bardem hizo muchos papeles secundarios, y no sólo en TV sino también en pelis de esas llamadas "de consumo" o cosas peores (ahora mismo la recuerdo en "Al este del oeste" de Mariano Ozores con Fernando Esteso), pero viéndola en alguna de sus interpretaciones de madurez, como la de "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto", da la impresión de que a esa talla de actriz no se llega por casualidad. No pocos grandes actores han sido secundarios durante toda su carrera o gran parte de ella. No digo que sea el caso de Pilar Bardem, pero así es. El mismo Javier Bardem empezó haciendo papeles como el de "Las edades de Lulú" de Bigas Luna; tenía una escenita de "menage-a-quatre" con la protagonista y dos maromos más, todos vestidos como les trajeron al mundo, que mejor no la cuento para que nadie se asuste.

Por cierto, Modestino, si quieres de hablar de cómicos especialmente queridos por el público puedes empezar por Juanito Navarro. Menos mal que el pobre, madridista como pocos, se murió sin ver como su equipo hacía el ridículo en Almería, jejejeje.

Modestino dijo...

De Juanito Navarro debería haber hablado, pero queda pendiente. mañana toca Augusto Algueró ... y lo digo para que no se hagan apuestas :).

Suso dijo...

No es un buen actor. Barden acostumbra a hacer de Bardem.

Eb No es país para viejos hace el papel más sencillo: poner cara de besugo y nada más. El resto, que es lo que le hace atractivo al papel, lo hacen los Coen (el peinado, la forma de asesinar).

Por contrastar, le dsa mil vueltas el psicópata de Fargo, el que sale en el último fotograma dentro del coche de policía mirando el paisaje con una mirada que pone los pelos de punta porque ese tío sí que no siente nada , después de las barbaridades que acaba de hacer.

De todo lo que he visto de Bardem siempre ha hecho el mismo papel: él.

Y eso no es un actor.

tomae dijo...

...yo veo a Bardem en el Papel de Rocky, ¿Qué papel le darías tu Modestino?

Veronicia! ¿Izquierda de Caviar se presentan a las próximas municipales?

opinadora dijo...

A mi respecto de los actores, me pasa como con las canciones, cuadros, películas, libros, etc, Como no soy experta en la materia, solo se si me gusta, me llena y me dice algo su trabajo o me deja indiferente. De tal manera que igual un cantante, no es el que mejor canta, pero te gusta como canta .
Y respecto al actor en cuestión, debe ser muy bueno,.(De hecho tiene un oscar), como su esposa. Ahora a mi Pe, cuando actúa, no me dice nada. La veo mas estrella que actriz, con todos, los respetos. No es que hay que ser fea, para ser buena, allí esta el caso de Elizabeth Taylor.
Ya puesta elegir ,prefiero –para españoles-,a otros actores como José Sancho ,que es uno que me viene a la mente, por ejemplo ,o Carmen Maura, Verónica Forque, Concha Velasco, las hermanas Gutiérrez Caba y de las jóvenes, Victoria Abril, la Verdú ,la que hacia “la Señora” que no me acuerdo como se llama. etc.
En estas cuestiones del arte, no creo que haya que plantease si te cae bien o mal .O te gusta su trabajo por las razones que sea, o no.

Matilde Muñoz Sanpedro ,era esa actriz ,tan graciosa de “Eloisa esta de bajo de un almendro”

sunsi dijo...

Definitivamente, Bardem no gusta demasiado a los que entramos en tu ventana. A mí tampoco. Pero también es cierto que es en parte instintivo... y también por el jugo que le saca a su fama. Completamente de acuerdo con veronicia. No podías haberlo definido mejor: "izquierda de caviar". Los niños mimados de una ideología que a saber qué tendrá que ver con si son buenos actores, cantantes...

Aunque sin Óscar, ha llegado muy lejos Antonio Banderas y sigue siendo un tipo simpático.

Me encanta que critiques un poco, Modestino. A ver porqué tú has de estar libre de fobias...

Modestino dijo...

Claro que tengo mis fobias, qué le vamos a hacer¡.

Yo esperaba alguna que otra defensa a ultranza de Bardem, aún hay tiempo ...

Brunetti dijo...

A mí tampoco me gusta el tal Bardem, Modestino. De hecho, no me gustan casi nada la mayoría de los actores/actrices españoles. Esto mío sí que es una fobia, pero generalizada.

Me he pasado media vida yendo a ver cine español, le he dado mil oportunidades para que me convenciera y me he gastado un pastón en entradas, palomitas y chucherías, pero casi todo en balde.

En el 98% de las películas que se hacen aquí, el guión es más o menos el siguiente: chico guapo conoce a chica guapa y se van a la cama; se enfandan y chillan mucho y a veces se golpean; la chica conoce a otro chico y se van a la cama; por su parte, el chico conoce a otra y acaban también en el catre. Y cuando han terminado de "sexear" todos entre todos, se hacen amigos y se acaba la peli. Formidable.

Siento ser tan cáustico (y supongo que tan injusto), pero eso es lo que he visto mayormente en "nuestras" películas durante los últimos 30 años.

Y luego comparas lo que se hace por ahí fuera y se te caen los pantalones. Ayer, por ejemplo, estuve viendo El Discurso del Rey y salí (salimos todos, de hecho) de la sala con una satisfacción increíble. Vaya historia tan hermosa, vaya actorazos y vaya interpretación, Modestino (te encantaría verla, por cierto). Y sin sexo ni gritos ni violencia.

P.D. Las escenas eróticas o violentas me gustan como al que más, pero no siempre, en todo momento y a toda costa, como sucede en el cine de aquí.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Estaba dudando en comentar... pero me he atrevido: a mí sí me gusta Bardem.
Espero que no encuentre vetado el acceso a esta tu casa en otras ocasiones :)
Como actor, aunque puedo reconocer que a veces parece que haga siempre el mismo papel -básicamente por el rotundo físico que tiene que pueden resultar poco creibles alguno de sus personajes- tiene varios personajes que me han gustado mucho: véase el último en Biutiful.
Además confieso que le encuentro muy atractivo; eso no quita que como persona, pues sí, muy simpático... no parece, pero no le conozco en persona.
Y hablando de Biutiful? La has visto? Es que también salen chinos...

Modestino dijo...

Por supuesto que tu acceso no estará vetado nunca, amiga.

No, no he visto esa película, y en cuanto al atractivo, sería interesante profundizar en el concepto ;)