5 de diciembre de 2010

Una huelga a mala uva



La postura de los controladores aéreos españoles me parece completamente irresponsable. El hacer huelga es un derecho que reconoce la Constitución Española y ya se sabe que la mayoría de las veces el ejercerlo suele llevar aparejadas unas cuantas molestias para el resto de ciudadanos, que sufren las consecuencias de la abstención laboral de quienes prestan, de una manera u otra, determinados servicios. Todos hemos de asumir las consecuencias negativas de las derechos de los otros, y habrá ocasiones en que seremos nosotros los que ejerzamos aquéllos. Pero hay ocasiones en que la decisión de hacer huelga es injustificable.

No es de recibo, en primer lugar, una huelga sorpresiva, sin avisar; por muchos problemas que pueda haber, plantear una huelga de esta manera es, entre otras cosas, una falta de lealtad, palabra que en estos tiempos da la impresión de que ha pasado a segundo término. Quienes promovieron la huelga de controladores prescindieron, desde mi punto de vista, de demasiados parámetros que deberían ser innegociables. Una huelga planteada en términos de sorpresa, si avisar y durante el puente más llamativo del años no es más que un ejercicio de provocación.

Por otra parte, en los tiempos que corren, con una situación de crisis económica gravísima y preocupante, con un número de parados que crece cada día y bate records negativos uno tiene la impresión de que una huelga de esta naturaleza es un exceso, una frivolidad, que a la falta de lealtad cabe añadir ciertas dosis de egoísmo. No tengo la impresión de que la situación de los controladores aéreos sea tan grave como para justificar una reacción así en un momento como éste.

Evidentemenete, en esta vida nada es siempre blanco ni siempre negro, y todos tendrán sus razones para hacer lo que hacen; de la reacción del Gobierno y de las medidas tomadas no hablaré, además uno tiene la impresión de que al final, como en todo, cada uno barre para casa. Pero que haya habido firmeza y seriedad no me parece una mala noticia.




13 comentarios:

tomae dijo...

¿pero se convocó tal huelga?
¿no fue una ausencia "injustificada" al trabajo?

Feliz aniversario Constitucional¡¡¡

Modestino dijo...

Fue sorpresiva, y ahí está la deslealtad en mí opinión.

veronicia dijo...

Modestino estoy totalmente de acuerdo contigo, las formas utilizadas, esa picaresca la opinión publica no la vamos a olvidar, por eso si tenian alguna razón la perdieron.
Ante grandes males grandes remedios.
En una semana en que a España no le puede pasar nada peor económicamente hablando( y nos libramos por los pelos del rescate/no rescate), a los controladores les da por poner en jaque al país.
Es un agravio ante más de cuatro millones de parados lo que han hecho.

Modestino un abrazo dominguero!

pater familias dijo...

Como bien dices, existen dos posturas. Y una de ellas (la de los controladores) muy difícil de justificar. Soy incapaz de posicionarme al lado de esa casta que gana 200.000 € al año y que montan lo que montaron cuando ven peligrar sus privilegios.

Un saludo,

Tommy dijo...

Me pregunto si será ésta la gota que colme el vaso para que los padres de la Patria se decidan de una vez a hacer la Ley de huelga que tenemos pendiente desde hace treinta y pico años.

Por otra parte, qué poco cambian las cosas en algunos país. No hay como sacar a la calle a los militares para inquietar (no usaré otras expresiones sinónimas) a la ciudadanía más renuente.

Modestino dijo...

Yo no discuto que ganen 200.000 € al año, tienen un trabajo de gran responsabilidad ye imagino que les habrá costado alcanzarlo, pero en los tiempos que corren deben asumir que apretarse el cinturón nos toca a todos.

Anónimo dijo...

Disculpad, pero igual os interesa ver esto y comentar
aquí

Suso dijo...

Para mi es un síntoma más del nivel de este país. Los controladores insolidarios y a la suya, pete quien pete (traslados urgentes de transplantes incluidos), pero hay más sectores que sólo piensan en ellos ( estoy pensando en la banca, sindicatos de clase (el metro), los políticos (echa un vistazo al Mundo deb hoy, al suplemento Crónica, y alucina con la jubilación de nuestros líderes Mintilla, Benach, Carod,Maragall,Pujol,,,)

De mucho miedo.

El nivel de egoismo social da pavor

Modestino dijo...

Lo del egoísmo social es un concepto interesante y daría para mucho debate. Es cierto que nos hemos vuelto insólidarios, al menos de hecho.

Mª Dolores dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Modestino. Desconozco la situación real a nivel laboral de este colectivo, porque cada uno barre para su lado, como siempre.Pero desde ayer, para mí han perdido toda credibilidad. La sensación que hemos tenido los que vivimos en islas ni te cuento. Ahora que precisamente también tenemos menos trayectos marítimos. Encarcelados, así hemos estado. No tienen perdón. Así que espero que no quede todo en una mera apertura de expedientes y les apliquen el castigo que les corresponda.

Modestino dijo...

Estar en una isla sin navegación aérea debe de ser claustrofobico.

ana dijo...

Yo creo que si tenían alguna justificación para entrar en periodo de huelga, con su comportamiento, lo han perdido. Se exige cierto nivel de responsabilidad, honestidad y seriedad a la hora de afrontar una huelga en determinados servicios públicos. En ese tipo de servicio incluyo a la sanidad, de la que soy un pequeño eslabón.

Creo que se ha de tener en cuenta el daño que se produce ante una situación así, pues evitar el daño a terceros está por encima de mi derecho como trabajador, por mucho que me pese... y me pesa mucho, que conste. En sanidad algo así es impensable, así nos va... así todo, nunca pensaríamos en organizar una huelga de ese nivel. Existen unos mínimos obligatorios. Y sí, lo sé... ¿se nos valora? Pues no, no se nos valora. Y no queda otra. Sería injusto organizar algo así, parar un hospital y allá cada uno con su problema, que es lo que han hecho los controladores.

Toda huelga, todo derecho a la huelga y su ejercicio ha de realizarse de una manera organizada, y ha de cumplir siempre, SIEMPRE, unos mínimos. Problemas hay en todos los sectores, pero el ciudadano de a pie no ha de pagarla, por mucho que sepamos que generar una situación así va a conseguir que como mínimo seamos escuchados.

Mi derecho a la huelga se invalida cuando se pisan derechos fundamentales; la salud, la protección, la seguridad... Y lo de ayer fue angustioso. Deseé que no hubiera ningún transplante de órganos, lo primero que necesita para ser realizado es trasladar el órgano al hospital correspondiente... y se necesitan aviones, pilotos, aeropuertos y controladores abiertos... Una de las cosas más emocionantes es saber que un avión aterriza con un órgano que va a salvar la vida a alguien. Yo lo he sentido muchas veces, diría más, todo el hospital vela por el éxito de esa intervención, aunque uno esté en una unidad que en ese momento no esté relacionada con el acontecimiento.
La situación de ayer generó cierto temor incluso en las personas que de ellos nada necesitábamos. Ya les vale. Que negocien, pero que no jueguen con las personas. Yo, que tengo muy recortaditos los permisos, los descansos y muy largas las horas laborales... jamás entendería una situación así en un hospital. Jamás.

Fue una jornada caótica y lamentable. Así al menos lo veo yo.

Explorador dijo...

De acuerdo contigo, sobre todo en el enfoque de la lealtad. Me parece escandaloso que en un país en una situación tan difícil, la mala fe pueda acabar en un ataque tremendo a la mayor industria del país, y que se plantee el interés particular por encima de todo.