22 de diciembre de 2010

El día de la Lotería



Hoy es uno de esos días que`podríamos llamar tradicionales; no se si el Sorteo de Navidad que tan bien sacan adelante los niños del Colegio de San Ildefonso atenta contra la Memoria histórica, supone falta de comprensión hacia la pluralidad de España o es una reminiscencia de épocas trasnochadas y de las que deberíamos pasar página, pero al menos yo no puedo evitar que ´con motivo de dicho sorteo me vengan a la cabeza recuerdos, nostalgias, ilusiones y hasta deseos notables de suerte, de esa fortuna que uno nunca ha tenido en estos eventos y que no sabe si con ella se disfruta más cuando es una quimera que cuando es una realidad que se puede acabar convirtiendo en una carga.

El sorteo de Navidad va mucho más allá del momento en que se cantan el gordo y los premios principales y de la alegría y el desengaño que el resultado puede producir; porque en el fondo lo que has hecho durante un tiempo es compartir expectativas, disfrutar organizando, repartiendo, vendiendo o comprando. Lógicamente podrá haber mil interpretaciones acerca del hecho de jugar a la Lotería de Navidad, seguro que nos encontramos estoicos que ven frivolidad y gasto, progres de salón que sacan unas cuantas tesis críticas, snobs que cambiarían el sistema e incluso algún iluminado capaz de extrapolar cualquier elucubración. Pero posiblemente sea más sencillo descomplicarlo todo y verlo como un juego, incluso como una forma de recabar dinero para una buena causa, juntar voluntades para acercar posturas y deseos y, en definitiva, para hacernos más humanos.

Y cuando todo termine, nos quedarán las imágenes de los triunfadores, que se mostraran inhibidos del todo ante las cámaras de televisión, haciendo afirmaciones y realizando aspavientos de los que tal vez luego se arrepientan, con alguna que otra imagen más bien hortera y excesiva, aunque por encima de todo aparecerá la alegría de quienes en un instante se han convertido en vencedores y en ricos, aunque quien sabe si a la larga el premio no hará más que complicarlesla vida, mientras el resto de los españoles nos conformamos con lo que tenemos -o con lo que no tenemos- y esperamos ilusionados que el próximo año seamos nosotros los visitados por la suerte.






11 comentarios:

sunsi dijo...

Qué buena narración de lo que envuelve el día de la lotería. Para los que ya tenemos unos años... ese recuerdo de las pesetas. Eran más fácil de cantar que los euros. Caía justo en el primer día de vacaciones y rondábamos por casa acabando de adornar con bolas de colorines, espumillón...

Yo sigo enchufando la tele... compro poquísimo... pero me trae muchos recuerdos.

Un saludo... y ojalá le toque algo a quien más lo necesite.

tomae dijo...

...la "cancioncilla" suena a villancico, este día me gusta que en los establecimientos suene esa música, Con permiso de la SGAE.

Driver dijo...

Hay muchos tipos de amores.
Yo le deseo Feliz Navidad, con amor de camionero.

annemarie dijo...

Buenísimo, el cartoon de las ruedas de prensa! :))

Modestino dijo...

El amor de camionero es, sin duda, un amor apasionado¡¡¡. Lo mismo te deseo, Driver, aunque espero que mi amor no sea de leguleyo, .... demasiado formalista.

Modestino dijo...

"Cartoon" ... me siento ignorante Annemarie ...;). Un abrazo¡¡¡

pater familias dijo...

Pensaba dedicar una entrada a este mismo tema, pero después de leer la tuya me he sentido tan pequeñito.

Me encanta cómo lo has descrito.

Modestino dijo...

Pues tu entrada sería estupenda, con tu sentido común característico. Animaté¡¡¡¡

veronicia dijo...

Yo soy de los que el día de la lotería brindan la salud! y creo que así será indefinidamente porque no creo que la suerte venga a verme número de loteria en mano. Pero soy tan feliz cuando veo a personas celebrandolo con champán! si champán del de toda la vida en la calle que les toque la lotería para "tapar agujeros" "comprar un coche" "hacer regalos a los nietos" y ponen otra ronda en vasos de plástico para el personal y otra copita para el cámara! !!!Que nos ha tocado la lotería!!!

Modestino dijo...

Eso del champagne en vasos de plástico no deja de ser .... vamos a decir paradójico¡¡¡¡

pater familias dijo...

Al final me has convencido