14 de junio de 2010

Mentalidad de ingeniero



Vaya por delante mi respeto por la profesión de ingeniero, sea cual sea el apellido que lleve aparejado -industrial, caminos, telecomunicaciones, ... entre otras razones porque los ingenieros suelen ser gente seria,que ha hecho una carrera que le ha costado un notable esfuerzo y con una cabeza estupendamente amueblada, algo envidiable, en especial para alguien "de letras profundo" al que le faltan casi todas de las virtudes que poseen los ingenieros.

Además, al hablar de la mentalidad de ingeniero no me refiero en concreto a personajes que tienen algún título expedido por Escuela Superior, entre otras razones porque he conocido a unos cuantos que sin ser ingenieros poseen la mentalidad que cito, amen de que bastantes que sí lo son demuestran una flexibilidad y visión "panorámica" de la vida que nada tiene que ver con aquella. Por mentalidad de ingeniero siempre he entendido una cosa muy concreta, y vete a saber si todo el mundo entiende por ello lo mismo.

¿No habéis conocido nunca a personas que lo tienen todo previsto, que en su vida no hay ni un resquicio para la improvisación, la novedad o el cambio de planes?, ¿o a personas sin sentido del humor alguno, que ni pillan la ironía, ni son capaces de desdramatizar nunca, ni admiten que uno se ejercite en cierta visión críptica de la vida y de las cosas para quitarle leña al fuego?; personas que no se separan nunca del plan montado, que cuando vas de viaje te organizan la vida sin que lo hayas pedido, que todo lo analizan como si se tratara del proyecto de una central nuclear aunque estemos hablando de asuntos en los que están implicadas vidas humanas, seres de carne y hueso.

Yo, que soy bastante caos, envidio en muchas ocasiones la capacidad de organizar de otros, su minuciosidad, el saber poner cada cosa en su sitio, el tener controladas las citas, los acontecimientos, las celebraciones ... pero eso no tiene nada que ver con la frialdad, con la visión de la vida como un continuo buscar objetivos y una batalla por conseguirlos cuando ello lleva consigo el hacerlo caiga quien caiga, a golpe de voluntarismo, sin tener en cuenta las circunstancias, formas de ser y capacidades de quienes van en el barco.

La vida se hace frecuentemente muy dura, hay temporadas malas y misiones difíciles, pero me resisto a vivirla a golpe de reglamento, a peñón fijo, teniéndolo todo previsto; porque aún dura y complicada, la vida puede ser apasionante, cualquier empresa personal, familiar o profesional puede convertirse en un viaje lleno de alicientes, pero ¿por qué no vivirlo con cierta capacidad de improvisación, sin cuadricular nuestra mentes, sin cerrar las puertas a la imaginación y dándole a todo, al menos cuando se pueda, un toque humano y divertido?.


12 comentarios:

Mariapi dijo...

Modestino, alguno de mis mejores amigos, son ingenieros...sí...algo "cuadriculados", pero eso no me molesta. Y admiro su capacidad de resolución de problemas...
Creo que el tipo de "ingeniero" al que te refieres puede estar en cualquien ámbito profesional y vital: personas que sólo admiten un análisis, de esquemas rígidos, sólo prima la eficacia...Mucho cuidado. Son capaces de amargarle a uno la vida.

Modestino dijo...

Por supuesto que me refiero a esos; yo también admiro a unos cuantos ingenieros ... la mentalidad es otra cosa, y el nombrecito también.

Sunsi dijo...

O mentalidad de matemático... o de dentista... o de... En el perfil que describes caben bastantes profesiones. El denominador común es que tienen todo un curso programado. Y pueden montar un pollo si cambias una fecha. A mí me dan un poco de lástima. Muchos nacen así, cuadriculados... Pero la vida ya se encarga de redondear. Y te adaptas ...o haces un esfuerzo o te pasas toda la existencia contrariado.

Mi familia, en general, es el otro extremo -excepto la tecnitas que finalmente no estudiará ingeniería-. Y, la verdad, algo de esa mentalidad me gustaría, pero sólo a ratos. Esos ratos en los que buscas un papel importantísimo y no lo encuentras o un teléfono que vete a saber dónde lo apunté...igual en una servilleta...

Por eso me gusta tanto el anuncio de Coca-cola "Aplausos". Te dejo el enlace:
http://www.youtube.com/watch?v=i6eLvSTp23w

Un saludo y feliz lunes

Suso dijo...

Toco el tema de pasada en la entrada del Barullo. A mi me sacan de quicio, sobre todo sector piscopedagogogo que le gusan las taxonomías, estadísticas y programaciones dierias y secuenciadas por minutos (existen).

Pra mi es problema de cabeza esto de las rigidices y de ir por la vía del tren.¿Rcuerdas aquel que practicaba tenis en su habitación, para mejorar el saque, y colocó una cinta en la pared, calculando la proporción que a esa distancia tendría la red, y se ponía a dar bolazos por la mañna?...¿recuerdas dónde guardaba las monedas?...¡alucinante!!

Modestino dijo...

Claro que recuerdo, una vez se cargó el plafón de la pantalla del techo ensayando el saque:) .. y luego estudiaba inglés a todas horas. Pero hay casos en que ya es psicosis, no se queda en mentalidad.

Y muy bueno el anuncio ce Coca-cola, Sunsi.

Aurora Pimentel dijo...

Pues en cambio a mí parte de lo que se llama mentalidad de ingeniero a veces me atrae, me da estabilidad, seguridad, sensación de calma y control sobre las cosas. Y a veces que te organicen todo o que alguien haya previsto las cosas da paz. No sé, es complicado, pero hay algo que me atrae en la mentalidad suya, aunque hay muy variados ingenieros...

tomae dijo...

Modestino, yo entiendo al ingeniero al que desarrolla su "ingenio" para hacernos la vida más práctica entendida en elmentos útiles a saber (rueda, polea, interruptor marca "otis"...)
...cómo se trata de usar "tecnología" su mentalidad está basada, en las "leyes" de las matemáticas, física...(pues les ayudan a construir aquello que han ingeniado) su expresión en la su vida contidiana suena a "control" "rigidez" "proyecto" (sobre todo a los que son de letras)

Pero no es también un ingeniero de las palabras el mismo Quevedo (que tan bien destripó Sunsi en uno des sus poemas) o el Abogado que esgrime en una sentencia la luz para ganar una causa... Todos ellos desarrollan el Ingenio, De una forma u de otra , y todos ellos pueden ser obsesivos o controladores, unos utilizan la letra y otros los 012345678910.

Hay tanta belleza en un poema como en la resolución de una integral. (estoy convencido)

Pienso que en Arquitectura está el compendio de las dos disciplinas, El desarrollo de la técnica, como la expresión del Arte...(vaya ya me pierdo)

Como también decía sunsi, el que vale vale y si no a ADE (antes derecho), ya sabes un poco de conocimientos de esos tipo "cajon de sastre"

Por último (perdona el rollete) siempre he pensado que ingenieros somos todos, pero Creador sólo uno.

Un saludo Modestino, gracias por esta entrada.

Modestino dijo...

Hablo de "mentalidad de ingeniero" como quien dice "letra de médico" o "mente de leguleyo"; nada que oponer a los laudes hacia los ingenieros.

La gente con capacidad de organizar, con la mente ordenada, con una forma metódica de actuar son necesarios ... pero algunos se lo toman tan en serio ...

veronicia dijo...

Modestino, para mi ellos son un misterio, me asfixian cuando trato de seguir el paso… Mi vida y de esas personas se cruzaran pero nunca podrán ir juntas.
Yo los exaspero, y para ellos tiendo a ser “escurridiza” al no tener una vida tan preestablecida.
Un abrazo.

Modestino dijo...

Hay una palabra llamada libertad, Veronicia, mal empleada con frecuencia.

No tengas miedo a ser libre, ni tengas miedo a ser como eres ... nadie tiene derecho a imponer un modo de actuar. El único límite debe de ser no hacer daño a nadie.

esposo veronicia dijo...

Pues a mi este tipo de mentalidad me gusta, a lo mejor por que quizá me gustaría ser así a veces y tener la tranquilidad que produce el absoluto control sobre las actividades que debo realizar. En mi caso –soy ingeniero- al principio sufrí bastante en la universidad por culpa de mi desorden a la hora de planificar la elaboración de informes sobre las prácticas de campo y laboratorios que hacía, ya que cada actividad de este tipo tenía que seguir unos derroteros establecidos para facilitar las cosas y a mi esas reglas intrínsecas me sacaban de quicio; trataba de saltármelas creando mi propio enfoque pero no funcionaba bien así que terminé claudicando y siguiendo el camino que recorrían todos pero evidentemente mi productividad en términos de tiempo y resultados mejoró ostensiblemente.

Sinceramente creo que lo ideal sería disponer de esta mentalidad en aquellas cosas en las busquemos eficiencia (trabajo, estudios) y de vez en cuando utilizarla en nuestro desarrollo personal (planificar un viaje, proponernos un objetivo material que queramos regalarnos, mantener nuestro estado físico). El problema Modestino, es que es difícil ser de tono gris cuando nuestra educación o entorno familiar nos ha moldeado para que al final sin darnos cuenta seamos blancos o negros.

Modestino dijo...

Sí que es difícil, pero la vida nos ha de enseñar a encontrar que entre blanco y negro siempre hay matices.

De cualquier manera yo he puesto en entredicho al personal de peñón fijo, los que no añaden humanidad a sus planteamientos, los que no son flexibles ... que ser ordenadito, pulcro y constante es una virtud.