14 de mayo de 2010

Descanse en paz Antonio Ozores



He hablado en varias ocasiones de nuestros cómicos, hoy toca de nuevo hacerlo, pues el miércoles 12 de mayo falleció en Madrid a los 81 años Antonio Ozores, uno de esos personajes con la sonrisa permanente en la boca. Ozores permanecía a una extensa familia de actores, desde su hermano mayor Mariano, que destacó fundamentalmente como director hasta su otro hermano José Luis, fallecido prematuramente a consecuencia de una enfermedad degeneraitiva y que fue un cómico excepcional; su hija, Emma Ozores, también destaca en este especial mundo de la farándula. Su primera mujer, madre de Emma, también era una actriz: Elisa Montes, hermana de Emma Penella y Terele Pavez.

Antonio Ozores había nacido en Burjassot (Valencia), y hay que reconocer que tenía un aire muy de su tierra: desenfadado, mediterráneo y dado al colorido. Ozores ofrecía un aspecto de ciudadano feliz, más bien despistado, de esos que parece que no se enteran. En Antonio Ozores uno ve el oficinista cumplidor pero poco identificado con la empresa, el dependiente de una droguería que comenta la subida de los precios con la señora que le compra, el hincha futbolero, el caballero del puro en el tendido de sombra o el encargado de un almacén de licores que valora con su empleado el perfil de las jovencitas que pasan mientras cuida la integridad de las botellas de "Soberano", "Calisay" y "Anís del mono".

El elenco de películas en las que intervino Ozores es interminable, muchas de ellas con nombres chistosos, ocurrentes y actualmente fuera de contexto: "Al fin solos" (1955), "El Fotogénico" (1957), "Suspendido en sinvergüenza" (1962), "Chica para todo" (1963), "Operación cabaretera" (1967), "El Turismo es un gran invento" (1968), "Objetivo: bi-ki-ni" (1968), "Juicio de faldas" (1969), "A mí las mujeres ni fu ni fa" (1971), "Manolo, la nuit" (1973), "Dormir y ligar: todo es empezar" (1974), "El Erótico enmascarado" (1980), "¡Qué tía la C.I.A.!" (1985) ... y otros títulos igual de "sorprendentes".

Dos de las primeras películas en las que intervino el actor desaparecido fueron de esas que nos colocaban en la "Sesión de Tarde" de los "60": "La Hermana San Sulpicio" (1952), basada en la novela de Palacio Valdés, dirigida por Luis Lucia y con Carmen Sevilla y Jorge Mistral como cabezas de cartel y "Esa pareja feliz" (1953), un clásico de Berlanga que protagonizaron Fernando Fernán Gómez y Elvira Quintillá. También destaca de aquella época Morena clara" (1954), con Lola Flores y "Manolo guardia urbano" (1956) , protagonizada por el inolvidable Manolo Morán. Sin olvidar la adaptación de la obra de Jardiel "Los Ladrones somos gente honrada"(1956), "La Frontera del miedo" (1958), un drama dirigido por Pedro Lazaga y "15 bajo la lona" (1959), un film de Agustín Navarro que tuvo su éxito por tratar el tema de las milicias universitarias.

En los 70 y 80 Antonio Ozores siguió haciendo películas comerciales, con títulos tan "chuscos" como los citados: "Si Fulano fuese Mengano" (1971), "El Reprimido" (1974), "Tres suecas para tres Rodríguez" (1975), "Los Energéticos" (1979), "El Liguero mágico" (1980), "Es peligroso casarse a los 60" (1981), "Queremos un hijo tuyo" (1981), "El Hijo del cura" (1982), "Cuando Almanzor perdió el tambor" (1983), "Cuatro mujeres y un lío" (1985), ... y un montón más, toda una demostración del "typical spanish cínema" de la época y de una capacidad de trabajar que realmente asusta. De todas ellas solamente recuerdo haber visto dos: "El Astronauta" (1970), un españolada de Pedro Massó en la que Ozores coincide con Tony Leblanc, José Luis López Vázquez, José Sazatornil, Antonio Ferrandis, Rafael Alonso, Laly Soldevila, ... toda una pléyade de habituales del género que pretenden llegar a la luna desde un pueblo madrileño y "Todos al suelo" (1981), dirigida por su hermano Mariano y rodada junto a Andrés Pajares y Fernando Esteso, de la que tan sólo recuerdo la escena de Ozores atracando un banco con una "panty" tapándole la cara. Tammbién es mítica "Los tramposos" (1959), de Pedro Lazaga, con la inolvidable escena en la que Ozores junto a Tony Leblanc borda el timpo de la estampita en la Cuesta de Atocha; el reparto es también de época, con los citados junto a José Luis López Vázquez, Concha Velasco, Manolo Gómez Bur, Laura Valenzuela, Venancio Muro, Elvira Quintillá y José María Rodero

Es seguro que nunca nadie pensaría en Antonio Ozores para obtener un Oscar, aunque seguro que si éste fuera al esfuerzo y al trabajo tendría amplias posibilidades de obtenerlo; tampoco creo que aspirara a eso, a Ozores le gustaba que la gente lo pasara bien y para ello supo poner sus capacidades al servicio del humor. Todos recordamos también cuando trabajó en radio durante nueve años en el programa “El Estado de la Nación” dirigido por Luis del Olmo, teniendo como compañeros a Luis Sánchez Polak “Tip”, José Luis Coll, Alfonso Ussia y Antonio Mingote, donde obtuvieron cotas de máxima audiencia.

Antonio Ozores fue también director de teatro, con comedias del mismo perfil que las películas: humor sencillo y desintoxicante; así en la década de los 50 escribió con sus hermanos “Un negocio de abrigo” y “El marido que sobró de la noche anterior”, comenzando su creación en solitario con "Me río de Janeiro”, comedia musical que se estrenó en el Teatro Calderón de Madrid. También estrenó “Achipé, Achipé” y “Una Pareja de Locos”, ambas con intervención de su hija Emma, siendo su última obra "El último que apague la luz", un título francamente profético, siendo protagonistas la citada Emma Ozores y Mario Tardón, el último descubrimiento de Ozores, que ahora nos deja con un legado impresionante.

4 comentarios:

Sunsi dijo...

Gracias por el recuerdo a Antonio Ozores, Modestino. Nunca supe cómo era capaz de hablar si que se le entendiera nada excepto la última frase. Recuerdo sus actuaciones en el 1, 2, 3... Era un fijo. Y no me lo perdía.

Un saludo desde Tarraco

Modestino dijo...

Se me había olvidado su papel en el "Un, dos, tres, ..." es verdad.

Tommy dijo...

Me ha sorprendido ver la cantidad de obituarios que han hablado estos últimos días del gran cómico que fue Antonio Ozores, tan vilipendiadas que fueron sus películas, la mayoría escritas y dirigidas por su hermano Mariano, por no hablar de aquella serie de TV titulada "El sexólogo", por la que los Ozores fueron sometidos a un linchamiento mediático como pocas veces he visto hasta que fue retirada de la programación acusada de machista, sexista y no sé cuántas cosas más. Los Ozores fueron las principales víctimas de la política que a mediados de los 80 pusieron en práctica gente como Pilar Miró o Méndez-Leite, empeñados en que absolutamente todo el cine español tenía que ser de qualité -eso sí, preferentemente hecho por cineastas próximos al PSOE- y en que el cine comercial de humor de sal gruesa pero que contaba con el favor del público tenía que desaparecer, lo que consiguieron subvencionando cualquier horror que tratara de la guerra civil o basado en García Lorca y despreciando el cine de Pajares y a Esteso. Gracias, Antonio Ozores, por haber alegrado un poco la vida de millones de espectadores españoles. Es una lástima, a la par que una injusticia, que no hayas recibido en vida las condecoraciones que te merecías. Aunque en el fondo te vas con la más importante, el cariño del público.

P.D.: Ostras, Modestino, aún hay quien se acuerda del Calisay. Seguro que tampoco has olvidado los anuncios que hacía Alfredo Landa (los del ay ay ay, que me sabe a Calisay), o los que hacía Pepe Bódalo de aquella bebida llamada Cynar, que por cierto a mí me parecía un brebaje horroroso.

Modestino dijo...

El "Cynar" estaba hecho con alcachofas y se hacía en Zaragoza, me parece que fue una de esas ideas "geniales" que no lo son tanto.