15 de marzo de 2010

¿Qué me pasa, doctor?" (1972)

Howard Bannister y su prometida llegan a San Francisco para asistir a una convención de musicologia con la esperanza de conseguir una dotación económica que le permita continuar con sus investigaciones sobre la creación musical de los hombres prehistóricos con las rocas ígneas. La atolondrada Judy Maxwell, cuya presencia sirve para ocasionar múltiples problemas, se cruzará por su camino e intentará conquistarlo.

Ahora, con un país abierto al mundo y a una edad ya madura, uno se suele enterar de las películas casi antes de que se comiencen a rodar; en los inicios de los 70 entre que había menos información y el que suscribe andaba en la adolescencia pendiente de otros intereses, nos encontrábamos con las novedades en los carteles anunciadores que aparecían en los diarios locales o en los porches de Independencia. Por eso recuerdo a ¿Qué me pasa doctor" como una llamativa excepción a esta regla, pues a través de un compañero de colegio tuve noticias de la misma bastante tiempo antes de su estreno en Zaragoza, por lo que posiblemente se trate del primer film que he esperado con expectación; y lo mejor de todo es que no me ocurrió lo que sucede frecuentemente cuando esperas algo con ilusión: que no cumple las expectativas, pues tras verla en el Cine Palafox de Zaragoza, salí encantado.

La semana pasada hablaba del Cine de los 70, y no cabe duda que entre los nombres que brillan por méritos propios en esta época hay que incluir el de Peter Bogdanovich, nacido en Kingston (New York), pero de origen serbio-austriaco, que fue periodista y crítico de cine, es decir, cocinero antes que fraile, y que comenzó su carrera de director con influencias de nombres tan importantes y variados dentro del mundo del celuloide como Roger Corman, John Ford, Orson Welles y François Truffaut. En esa especial década de los 70 Bogdánovich realizó tres películas realmente brillantes: la que comentamos hoy, "La última película" (1971) y "Luna de papel" (1973), aunque los que saben de te cuentan que en esos mismos años registró fracasos sonoros con el musical "At long last love" (1975) y "Así empezó Hollywood" (1976).

Evidentemente, a los 14 años no estás en condiciones de valorar en su justa medida el tipo de película que has visto; con más de medio siglo, y tras verla en varias ocasiones, pienso que se trata de una comedia del nivel de las de la gran época de Hóllywood, con Howard Hawks, George Cukor o Billy Wilder, incluso uno puede encontrar un evidente paralelismo entre David Huxley, el tímido y despistado paleontólogo cuyo papel borda Cary Grant en "La fiera de mi niña" y el patoso musicólogo Bannister representado por Ryan O'Neal, o entre la Susan Vance que encarna Katherine Hepburn en dicho film y la Judy Maxwell que interpreta Barbra Streisand, aunque dejaré claro que me refiero al personaje, pues nunca ésta se hallará en condiciones de acercarse a la punta del tacón de la Hepburn.

El enredo de toda la película se va configurando en trono a cuatro maletines iguales: uno lleva las rocas de Bannister, otro la ropa de Maxwell, el tercero lleva documentos secretos y el último va cargado de joyas; con estos componentes Bogdanovich logra crear situaciones hilarantes y no sólo mantiene la atención del espectador, sino que ésta va en aumento conforme avanza la cinta, sin que haya un momento de respiro. Por supuesto, hay una escena que es ya uno de los fijos entre los momentos inolvidables de la historia del cine, la célebre persecución por las calles de San Francisco, un gag magistral que culmina con el desternillante episodio del espejo, uno de los momentos en los que más me he reído en una sala de cine; pero no es la única escena genial de la película, pues también cabe incluir entre los enormes aciertos del director la cena de la fundación, el incendio de la habitación del hotel y la escena judicial con la que concluye el film.

Excelente el papel de Ryan O'Neal, un actor que tuvo su época prometedora ("Love Story" (1970), "Luna de papel" (1973) y "Barry Lyndon" (1975)), pero que posteriormente tuvo más fama por su buen gusto al elegir como pareja a Farrah Fawcett Majors que por su acierto al escoger papeles. Buen trabajo de Barbra Streissand, aunque no se si el citarla tantas veces va a producir que alguno me niegue el saludo por las escaleras del trabajo. También aparecen actores conocidos como Kenneth Mars -"Dos hombres y un destino" (1969) y "El jovencito Frankenstein" (1974)-, Austin Pendleton -"Primera plana" (1974), "Esperando a Mr. Bridge" (1990) y "Two Much" (1994)-, Michael Murphy - "Manhattan" (1979) y "El año que vivimos peligrosamente" (1982) y Madeline Kahn - "Luna de papel" (1973), "Sillas de montar calientes" (1974), "El jovencito Frankenstein" (1974) y "Nixon" (1995), una actriz que fue "musa" de Mel Brooks, que fue nominada al Oscar a la mejor actriz de reparto en dos ocasiones y que da vida a la insoportable prometida de Ryan 0'Neal. El guión lo redactaron Buck Henry, David Newman y Robert Benton, la música es de Artie Butler, y la fotografía de Laszlo Kovacs, aunque la mayor parte del mérito hay que dársela a Bogdanovich.






15 comentarios:

Asier dijo...

Anécdota real de Ryan O'Neal, de hace unos meses: Cuando acudio al entierro de Farrah Fawcett se encontro alli con su hija, no s"é si Tatum o si alguna otra. El tio estaba pelin pirirpi por lo visto, su hija le parecio una chica muy interesante y allà que se fué a ... echarle los tejos!
Lo conto el mismo. Os acordais?
Sin comentarios...

annemarie dijo...

Eso de "cocinero antes que fraile" es buenííísimo, super divertido. :)) El personaje del cientista, o más o menos, tímido, despistado, etc, volvió hace poco con Ross Geller de Friends, y fue todo un exito: era paleontólogo, precisamente, estos guiños del cine son deliciosos. El arte de escribir guiones entretenidos, ingeniosos, de que hablas, es una capacidad increíble, son como obras de arte, con el aliciante de que apetece intentar desmontarlas sin conseguir nunca completamente, es fascinante. (Y creo que tendrán algo de razón si te niegan el saludo por eso de la Streisand, Modestino :))

El hombre que sigue sin amar a Barbra Streisand dijo...

No seas mala, querida Annemarie. No pienso retirarle la palabra a nadie, y menos a un buen amigo, por el tema Barbra Streisand. Pero sí que voy a contar una historia real. Cuando se supo que Barbra iba a dirigir su primera película ("Yentl", 1983), Robert Redford, que había sido su partenaire en "Tal como éramos", se sorprendió de que dijeran que era su debut en la dirección porque, en palabras del "rubio de oro", se había comportado como si fuera la directora en todas las películas que había interpretado.

Máster en Nubes dijo...

La película era genial, divertidísima, Modestino, qué recuerdos, además para la época era ligeramente subida de tono, Dios mío, qué tiempos, gracias por recordarla. Un fuerte abrazo y buena semana.

annemarie dijo...

No cuesta creerlo, nada! :))))

Tommy dijo...

Cuando Bogdanovich aún estaba casado con Polly Platt, una cinéfila tan impenitente como él que desarrolló una carrera como diseñadora de decorados y de vestuario en una decena de films, el mítico cineasta Howard Hawks (autor de "La fiera de mi niña", indudable modelo de "Qué me pasa, doctor") le sugirió durante una cena que si quería que le tomaran en serio como director de cine tenía que dejarse ver con mujeres despampanantes; el propio Hawks predicaba con el ejemplo acudiendo a la cena con la joven y atractiva protagonista de su film "Río Lobo", Sherry Lansing (que más tarde se dedicó a producir películas llegando a ser una de las personas más poderosas de Hollywood).
Poco después inició Bogdanovich su dilatada trayectoria de romances con féminas de bandera, entre las que destacaron Cybill Shepherd, la futura intérprete de la serie de TV "Luz de luna" con la que Bogdanovich llegó a compartir un día sí y otro también las portadas de todas las revistas americanas del corazón, y la chica-Playboy Dorothy Stratten, más tarde asesinada por un marido celoso (era la historia que se contaba en la peli "Star 80" de Bob Fosse).
Un servidor puede añadir que hace algunos años se cruzó con Bogdanovich durante el Festival de San Sebastián que ofrecía una retrospectiva de su obra y, cómo no, el cineasta iba acompañado por una jovencita espectacular que podía ser su hija. Pero con la protagonista de "Qué me pasa, doctor" no consta que el director mantuviera ningún love affair, qué cosas. Ah, bienvenida al club de fans de Barbra Streisand, Annemarie.

Mª Dolores dijo...

Ya ni me acordaba de la película. Menos mal que aquí estás tú para ayudarnos a recordar. Me gustó la película.A mí me gusta Barbra Streisand. La considera una buena actriz de comedias.
Un saludo

Modestino dijo...

Las anécdotas de Asier y el recalcitrante enemigo de la Streisand, sencillamente geniales.

Annemarie, la frase de "ser cocinero antes que fraile" es muy típica aquí en España, como "atar los perros con longaniza", "arrimar el ascua a su sardina" o "comulgar con ruedas de molino". No estaría mal dedicar una entrada a este lenguaje popular.

No recuerdo, Aurora, esa fama de película subida de tono ... recuerdo que en aquella época ya había cumplido 14 años y acudía todo orgulloso a pelis de mayores de esa edad.

Mª Dolores, aquí hay unos cuantos que se la tienen jurada a Barbra Streisand, y yo les respeto mucho porque son gente que sabe de ésto. A mí me gustan sus comedias, y también me gustó "El príncipe de las mareas", de la que hablé hace meses y tampoco hubo unanimidad.

Máster en Nubes dijo...

Para la época, Modestino, y una niña de 12 años, naturalmente, ;-), no para hombres adultos de 14... Un abrazo,

veronicia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
annemarie dijo...

Gracias por la amable invitación, que acepto emocionada. :))

veronicia dijo...

Me hace pensar la comparación que haces entre ambas actrices. En 1968 en un mano a mano se vieron obligadas a compartir el Oscar a la mejor actriz pese a que supuestamente K.H . partía con ventaja, al ser a su lado B.S. el patito feo… si la diferencia fuera tan grande como dices el oscar hubiera sido para KH.

Y también resulta curioso que “La fiera de mi niña “ (1938 ) protagonizada por KH fuera un fracaso de taquilla, tanto que los estudios RKO llamaron a KH “veneno para la taquilla”; y Howard Hudges su novio de entonces y propietario del estudio le regaló el papel en la película “Historias de Filadelfia” (1940), película con la que relanzó su carrera. Sin embargo “Qué me pasa doctor”1972 inspirada en la película que por poco entierra a KH, fue todo un éxito consolidando la fama de B.S.

(Soy incondicional de KH así no se note, pero no me gusta dejar a nadie sin defensa.)

Alberto dijo...

Peter Bogdanovich, aparte de ser un buen director, también es actor, por lo menos lo recuerdo por su papel en la genial serie "Los Soprano", como psiquiatra amigo de la psiquiatra Melfi, la que trataba a Tony Soprano.

A Cibyl Shepperd la descubrió como actriz en "La última película", hasta entonces era modelo. Tras esa película siguió en la carrera como actriz y pasó a ser pareja de Bogdanovich.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Excellent web site you have got here.. It's hard to find quality writing like yours these days. I honestly appreciate people like you! Take care!!

my weblog; http://clasm.ulcc.ac.Uk/wiki/index.php/User:ElliotOca