6 de marzo de 2010

"Le temps des cerises" Yves Montand




Yves Montand no nació en Francia, sino en una pequeña localidad de la Toscana llamada Monsummano Alto, y su auténtico nombre era Ivo Livi; sus padres, unos modestísimos campesinos italianos emigraron a Francia poco después de la llegada al mundo del pequeño Ivo. La vida de Montand tiene encantos de película europea: se crió en Marsella y trabajó en una barbería y en los muelles. Sus primeros pinitos en el mundo del espectáculo los hizo como cantante del music-hall. En 1944 tuvo su golpe de suerte y fue descubierto por Édith Piaf en París, quien incorporó a su compañía artística, convirtiéndose en su mentora y amante.

Montand, que destacó en el mundo del cine, tuvo un sólido matrimonio con la también actriz Simone Signoret, aunque mantuvo amoríos intermedios con personajes tan llamativos como Marilyn Monroe. Murió en Senlis, al norte de París, víctima de un infarto, durante el rodaje de la película "L'Ile aux pachydermes" de Jean-Jacques Beineix. "El salario del miedo" (1953) es, probablemente, su fil más significativo.

Yves Montand, que se nacionalizó francés, tenía una voz preciosa, llena de fuerza y cantaba con esa elegancia que solamente saben hacer con perfección los franceses. Hay muchas interpretaciones formidables de Montand: "A bicyclette", "La vie en rose", "Les feuilles mortes", "C'est si bon", "Paris canaille", "En sortant de l'école", ... pero yo me quedo con "Le temps des cerises", una canción antiquísima: escrita en 1866, con letra de Jean-Baptiste Clément y musica de Antoine Renard y fuertemente asociada a la Comuna de París, fue a su tiempo casi un himno de la misma, ese primer intento de poder obrero y popular allá en 1871. Luego de la derrota de la Comuna, los perseguidos y desterrados la tomaron como un símbolo de la experiencia vivida y la canción hace referencia a la libertad, la solidaridad y la resistencia frente a la opresiión, términos todos ellos muy apropiados a un cantante comprometido como Montand.

Cuando estemos en el tiempo de las cerezas
el alegre ruiseñor y el mirlo burlón estarán de fiesta.
Mujeres hermosas tendrán la locura en la cabeza
y los enamorados, sol en el corazón.

Cuando cantemos en el tiempo de las cerezas
silbará aún mejor el mirlo burlón.
Pero es muy corto el tiempo de las cerezas
cuando vamos los dos a cortar soñando
pendientes para las orejas…

Cerezas de amor iguales que rosas
que caen bajo el follaje como gotas de sangre…
Pero es muy corto el tiempo de las cerezas,
pendientes de coral que se cortan soñando.

Cuando estéis en el tiempo de las cerezas,
si acaso teméis las penas de amor,
evitad a las hermosas mujeres.
Yo, que no les temo a los grandes dolores,
no viviré ya un día sin sufrir…

Cuando estéis en el tiempo de las cerezas,
vosotros también penaréis de amor.
Por siempre amaré el tiempo de las cerezas.
Es de ese tiempo del que guardo en el corazón
una herida abierta.

Y aunque se me ofreciera la dama Fortuna,
no podría jamás calmar mi dolor.
Por siempre amaré el tiempo de las cerezas,
y el recuerdo que guardo en el corazón.




10 comentarios:

ana dijo...

Hoy es un día lluvioso aquí; una lluvia calmada y constante. Y la canción pertenece a este día; melancólica y pausada. La música es buena compañía hoy. Gracias por el descubrimiento de ese tiempo de cerezas. Reflexión.

Que descanses durante este magnífico sábado, a pesar de la ausencia de sol, los sábados siempre tienen algo especial. Un abrazo.

Modestino dijo...

La canción la descubrí gracias al blog de la web de "Negra y Criminal"; allí se recomendaba leer la última novela de Leo Malet que "Libros del asteroide" ha publicado, "Calle de la Estación, 120", mientras se escucha esta canción cantada por Montand.

Es algo lenta, a alguno le parecerá sosa, pero a mí me resulta muy grato escucharla.

annemarie dijo...

La asociación de las musicas a los libros es realmente un asunto apasionante. Por aquí, brilla el sol, después de una fenomenal noche de lluvia torrencial, con el ultimo de Peter Robinson, un encanto de libro, DCI Banks at his best. :)) con muchas y buenas sugerencias musicales también, como habitualmente.

Modestino dijo...

Pues en Huesca hace buen tiempo ... por ahora.

Annemarie, estoy bastante avanzado en la lectura de un libro de Peter Robinson, "Entre las sombras"; por lo general me gustan los autores británicos del género.

Máster en Nubes dijo...

Un abrazo, Modestino, Montand era un genio, y la canción maravillosa. ¿Te acuerdas de él con la Monroe en la película aquella del millonario? No me extraña que enamorara a la rubia... y que la Signoret apareciera por allí. En fin, la vida. Un fuerte abrazo.

annemarie dijo...

Banks envejece bien, sí, el ritmo de los ultimos libros de Robinson está mucho mejor.

Modestino dijo...

No he visto "El millonario", que veo ahora que en argentina se llamó "La adorable pecadora"; queda apuntada.

veronicia dijo...

Nunca lo habia escuchado... me suena a una arrulladora canción de amor, tan suave... ¿hoy será un dia dedicado al romanticismo? rotundamente, sí.

Modestino dijo...

Pues dediquemos el día al romanticismo Veronicia: que cada uno haga lo que pueda:)....

oso dijo...

una vos de oro dedicada al amor y la poesia -hoy ya se an pedido todos esos valores tan lindos del antiguo romantisismo