4 de marzo de 2010

The French Connection (1971)

SINOPSIS Jimmy Doyle y Buddy Rosso son dos policías neoyorquinos que siguen la pista de una red de traficantes de drogas. El primero, que confía en su olfato, sospecha que una confitería de Brooklyn está implicada y convence a su jefe para intervenir la línea telefónica. Poco después, Doyle y sus hombres siguen al dueño de la confitería, Bocca, que les conduce hasta Nicoly y Charnier, dos franceses que acaban de llegar a Estados Unidos.




Mi asesor en materia cinematográfica me hablaba el otro día de la importancia del cine de Hóllywood en los años 70; me comentaba que en la prehistoria del movimiento habido en Hollywood en dicha década estaban películas como "El Graduado" y "Bonnie and Clyde", que venían a anticipar lo que sería este cine, según mi amigo hoy infravalorado, es decir la lucha contra el monopolio de los grandes productores y el intento de lograr también en Norteamérica un cine "de autor"; me citaba tres nombres como los grandes gurús de esos tiempos: Francis Ford Cóppola, Peter Bogdanovich y William Friedkin. Esta conversación me llevó a decidir ver, por segunda vez, la gran obra del último de los citados: "The French Connection", la película que resultó triunfadora en la Gala de los Oscar de 1971, consiguiendo cinco estatuillas, entre ellas el de la mejor película y el del mejor director, algo que tiene su mérito si tenemos en cuenta que tuvo que luchar con films como "la naranja mecánica", "Nicolas y Alejandras" y "El violinista en el tejado" y con nombres del nivel de Peter Bogdanovih y Satnley Kubrick.

La primera vez que vi "French Connection" fue bastantes años después de su estreno, aunque recuerdo que lo hice en una tele en blanco y negro, lo que hace que esta segunda visión tuviera su novedad. Pienso que es de esas películas en las que se nota algo el paso del tiempo, lo que no significa decepción, sino que te das cuenta que hay puntos que quedan anticuados, cosa que no me ha pasado en films bastante anteriores como "Cayo Largo" o "Cara de Ángel". De cualquier manera, hay ritmo trepidante, personajes bien creados y tema de evidente interés. Cabe añadir una trama que escapa a los tópicos de pelis de buenos y malos y unas cuantas escenas inolvidables, sobre todo la persecución de Gene Hackman a Fernando Rey en el Metro.

Si alguien me preguntara qué me gustó más de esta película, no tendría ninguna duda de que mi respuesta hablaría del trabajo de Gene Hackman, que recibió por el mismo la estatuilla al mejor actor -el cuarto y el quinto Oscar lo fueron al mejor guión adaptado y al mejor montaje-, que bordó su personaje de "Popeye" Doyle, tanto que ha quedado identificado con el mismo de por vida. Doyle es el típico poli perdedor Hackman se mete en el papel hasta hacerlo propio. También está a la altura Roy Scheider, en su papel de "poli bueno", habiendo merecido la nominación al Oscar al mejor secundario; a Scheider, que falleció hace dos años, también será recordado como el valiente Jefe de Policía de "Tiburón" (1975) y el comprometido agente federal que mete en un lío tremendo a su hermano Dustin Hoffman. También brilla el español Fernando Rey como mafioso francés, aunque yo lo veo poco natural en su papel, mientras Toni Lo Bianco cumple como italiano chulo y mafioso.

No cabe duda que los años 70 componen una época bien interesante de la historia del cine, y tras "French Connection" habrá que seguir desempolvando películas que nos traerán nombres, recuerdos, nostalgias, ... "¿Qué me pasa doctor", "Taxi Driver", "El Padrino", "Perros de paja", "El golpe", "Chinatown", "Todos los hombres del presidente", ...





8 comentarios:

Tommy dijo...

Hackman no tenía grandes simpatías por su personaje de Popeye Doyle, a quien llegó a calificar como un fascista, aunque volvió a interpretarlo en la -nada despreciable- secuela de "French connection" que dirigió John Frankenheimer. Por cierto, si alguien cae en la cuenta de que hace mucho que no se estrena una peli de Gene Hackman, sepa que el actor se halla ausente de la gran pantalla desde el año 2004 y que en la actualidad se dedica a escribir novelas históricas ambientadas en la Guerra Civil (la de Secesión, se entiende).

En cuanto a Fernando Rey, pudo haberse asegurado una carrera en el cine americano a partir del éxito de esta peli, pero prefirió seguir trabajando sobre todo en Europa al suponer, no sin fundamento, que tan sólo le ofrecerían papeles de mafioso perseguido por polis, aunque no fueran tan neuróticos como Popeye Doyle. Dicen que William Friedkin quería para el papel a Paco Rabal y que fue éste, al no dominar el inglés, quien recomendó a Fernando Rey. En cualquier caso, Friedkin logró dirigir al actor murciano años más tarde en "Carga maldita", el desgraciado remake americano del clásico francés "El salario del miedo".

Asier dijo...

Recuerdo, entre las peliculas que has nombrado, la de "perros de paja". Esta, junto a "el tambor de hojalata", la vi siendo quizas demasiado pequeño y sendas ambas me impresionaron muchisimo. la escena de la violacion en perros de paja me dejo bastanta pa'lla, por la violencia y la... traicion? que contenia.
Oye, vaya lujo de comentaristas. Se ve que Tommy viene documentadito el hombre;
Saludos

Modestino dijo...

Tommy lo sabe casi todo, y no digo todo para que no se confíe y siga completando ciencia cinematográfica.

Hombre ^Perros de paja" no es película de niños, eh?... así has salido de espabilado. Efectivamente, la escena que citas es durísima.

Julio Cruzado dijo...

Por esta película Roy Scheider mereció el Oscar; luego tuvo la oportunidad de protagonizar el spin off llamado "The Seven Ups" (Los implacables Patrulla Especial) con el personaje de Buddy Mannucci, la recomiendo mucho pues es uno de los mejores policiales de los 70, aunque esté algo olvidado (hay una secuencia de persecusión de auto fantastica).

A Scheider (quién había sido la primera elección de Friedklin para protagonizar el Exorcista) le cupo el honor de protagonizar el siguiente gran proyecto del Director, el remake del Salario del Miedo de Clouzot, esta vez llamado Sorcerer (Hechizero o Carga Maldita), fue una gran película con magnifica actuación, en taquilla se vio tremendamente perjudicada por el estreno simultaneo de Star Wars.

Por último, si bien Roy Scheider merece ser recordado por French Connection, Jaws o Marathon Mann, no hay que desatender que su mejor actuación fue en uno de los grandes filmes de los 70; "All That Jazz" (por la que perdió el Oscar injustamente), y que tiene en su haber un buen puñado de clásicos, casí todos salidos de los 70, decada de la que constituye un ícono.

Driver dijo...

Buenas pelis.
Lo que más me llama la atención son los "personajes de chapa".
Adquieren personalidad propia los coches.
El de Popeye, persiguiendo el metro entre el enjambre de pilares metálicos.
El de Steve Macqueen, el La Huida, o en las 24 horas de Le Mans.
El de Robert de Niro en Taxi Driver.
Y como no, el primero que rompió el lenguaje de las persecuciones, introduciendo la cámara en escorzos imposibles; "Bullit" de Macqueen, con su Ford Mustang del 64.
No es fácil darle alma a un personaje de chapa.
Por eso destaca tanto cuando se consigue.
Un saludo.

Sunsi dijo...

Cuando paso por aquí siempre aprendo. Gracias, Modestino.

Tommy dijo...

De acuerdo con Julio en cuanto a "The seven ups", uno de los films policiacos de los 70 que hoy por hoy más se reivindican junto con, entre otros, "San Francisco, ciudad desnuda" (adaptación de "El policía sonriente" de los suecos Sjowall y Wahloo) y "Pelham 1-2-3" (la antigua, por supuesto), ambas protagonizadas por un Walter Matthau que parecía sentirse tan a gusto en el thriller como en la comedia.

P.D.: Escribo esto mientras veo en TV el final de "Boxcar Bertha" de Martin Scorsese (1972), con Barbara Hershey corriendo tras el tren en una de cuyas puertas han crucificado a David Carradine. Ostras, qué pelis más guays hacían en los 70.

Modestino dijo...

Enriquecedores todos los comentarios de hoy. En los post de cine suele ocurrir que acabo sabiendo mucho más de lo poco que sabía.