2 de marzo de 2010

Benjamin Franklin en plan "profundo"



"La cerveza es la prueba de que Dios nos ama y desea nuestra felicidad."

(Benjamin Franklin)

Benjamin Franklin, que nació en Boston y murió en Pensylvania, ha pasado a la historia tanto por su condición de partícipe en la independencia de los Estados Unidos y posterior Presidente de dicho país, como por ser un científico e inventor de solvencia: a él se deben, al parecer, inventos como el pararrayos, las lentes bifocales, un humidificador para estufas y chimeneas; uno de los primeros catéteres urinarios flexibles, y el cuentakilómetros.

Pero no traigo a tan ilustre personaje para hablar ni de política ni de ciencia, sino para hacerme eco de una frase que leí ayer en un diario de tirada nacional y que no pude evitar hacer mía. Es posible que alguno la tome como una frivolidad, yo pienso que no lo es, incluso que, puestos a pensar, se le puede encontrar al comentario más profundidad de la que aparenta. Ya en su día dediqué un post a cantar las excelencias de cerveza bien tirada, por lo que casi tengo la tentación de limitarme a dejar la frase y que cada cual la interprete, y si así lo desea, opine como quiera. Porque a mí se me ocurren muchas cosas a partir de lo que decía Franklin, tantas que es una pena que ya haya sido el desayuno de oración de su último sucesor, pues le podríamos haber dado ideas.

Este pensamiento cada cual se lo puede tomar como le plazca, y es que tras leerlo nos puede venir a la cabeza tanto la bondad de Dios como la de la cerveza, aunque posiblemente ambas cosas acaben siendo lo mismo. Estoy seguro de que hay razones más profundas para justificar el amor que Dios nos tiene y para encontrar los motivos de nuestra felicidad, pero una buena cerveza, en compañía de tus amigos, en un ambiente de paz y tranquilidad puede llegar a ser un anticipo del cielo, ¿por qué no? ... y donde pone cerveza, cada cual puede colocar lo que quiera: la brisa del mar, un besugo al Orio, una puesta de sol o la visión de un valle del Pirineo, los Alpes o la Patagonia.

Recuerdo que alguien a quien conocí hace bastantes años, ante aquellos hechos que le parecían poco edificantes, decía, con una especie de sano cinismo, "menos mal que Dios es una buena persona"; no se porqué razón he puesto esta frase en conexión con la del viejo forjador de los Estados Unidos, y me ha servido de consuelo y esperanza. Porque en el fondo, quienes somos tan humanos que nos sentimos incapaces de calibrar la naturaleza de Dios, lo acabamos midiendo con criterios humanos, y aunque ya se que éstos no le son aplicables "strictu sensu", si al fin y al cabo resulta que es "buena gente", uno acaba confiando que en su momento no será duro en exceso con él.


14 comentarios:

ana dijo...

Déjate sorprender siempre por las pequeños regalos de la vida. Son el consuelo que Dios nos deja a modo de descanso... una cervecita, un libro, un día de pelu, un bolso, unas botas... Y luego, dale con empeño al mazo. Sigue el paso de tu libertad!!!

Modestino dijo...

Pienso que en la medida en que Sabemos mantener la ilusión por cosas así nos mantenemos jóvenes, por mucho que la cifra de nuestra edad crezca inevitablemente cada vez más deprisa.

Al paso de mi libertad: me gusta, Ana, me gusta la frase.

Anónimo dijo...

Nunca se me había ocurrido, pero cuando he leido lo de que uno acaba confiando que su momento con Dios no será duro en exceso, me he visto sentada frente a frente con él, compartiendo una cerveza e intentando justificarme para conseguir el pasaporte al Cielo, y la verdad es que no lo he imaginado tan duro como pueda parecer. Creo, y lo digo con todo mi respeto, que acabará enrollándose. No hay nada que una cerveza no consiga.

Modestino dijo...

Ánónima: me ha encantado tu comentario: estoy seguro que acabará enrrollándose ... yo pienso que se enrrolla cada día.

Un saludo, seas quien seas ...

Sunsi dijo...

Bravo, Modestino... Ese estoicismo que algunas veces has apuntado tiene resonancias "medievales"...La vida como un "valle de lágrimas". Dios ,la Bondad, la Belleza, la Felicidad... no creo que quiera que dejemos de participar de lo bueno, lo bello, lo que no hace felices...

Yo cambio la cerveza por un buen Brut Nature degustado en verano, con mis cuñados "caveros" de Badalona, con amigos, mientras corre la brisa marina, rodeada de velas anti-mosquitos y vegetación mediterránea. Dices... ¡pero qué bien estamos! Y la sobremsa s alarga porque en vacaciones no hay prisa. Un anticipo de cielo. A veces me parece que lees el pensamiento de algunos que pasamos por aquí...

Chin. Brindo por esos buenos momentos que nos regala Dios y que si no los disfrutamos es como para que nos pegue una colleja.

Que sea un buen día, Modestino.

Asier dijo...

Hombre, Modestino, después de leerte, aqui y en comentarios que dejas por ahi me parece que eres un ejemplo claro de eso que se llama buena voluntad.
O sea que a Dios no le queda mas remedio que enrrollarse contigo.
En fin, yo no es que crea precisamente, pero si tu no le caes simpatico, ya no sé yo que es lo que pasa aqui.

El abuso de alcohol es perjudicial para la salud (y bueno para casi todo lo demas).
Saludos

Modestino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Modestino dijo...

No te creas, Asier, no niego que tengo al menos intenciones buenas, pero creo que necesitaré de bastante "enrrolle" divino. Puff....

Es cierto que el abuso del alcohol es perjudicial, y del tabaco .... pero que bien viene a veces una copilla.

(He borrado el anterior comentario por meras cuestiones ortográficas;)).

annemarie dijo...

:))) Cerveza, ortografía, el cielo! :))) Qué bien sabe la cerveza en esta casa! Un abrazo!

annemarie dijo...

Tu musica sigue enrollada, :)) clicar dos veces fue inutil, otras sugerencias?

Modestino dijo...

A mí me sale la música tras darle 2 0 3 veces seguidas. Eso sí antes se oye una especie de anuncio sobre Caperucita Roja...

veronicia dijo...

Dios nos ama es infinitamente misericordioso y por suerte para nosotros es mucho mejor que nosotros tanto que como Padre no hay nada que no nos pueda perdonar y nada que si le pedimos no nos haya de dar; y ciertamente nos ha dejado muestras de cariño… a cada uno la suya… la cerveza, la coca-cola, una feliz coincidencia, unas palabras inspiradoras... algo que nos haga sentir Su presencia, Su Amor, y un poco menos solos …

Modestino dijo...

Sí señor, Veronicia, y lo has dicho todo de un tirón!!!.

annemarie dijo...

:)))))))