29 de junio de 2009

Sobre el "problema" del amor


El más poderoso hechizo para ser amado es amar.
(Baltasar Gracián)

Los hombres nos solemos hacer un lío con esto del amor; por mucho que alguna vez nos hagamos los duros o que haya personas que anden por esta vida alardeando de una frialdad que pueda parecer insobornable, necesitamos sentirnos queridos, anhelamos, en ocasiones casi hasta la desesperación, que se nos contemple, que nos miren con buenos ojos, que los más cercanos nos demuestren con hechos el afecto que teóricamente nos tienen. Esa necesidad de cariño está viva en nuestro interior y en momentos determinados puede llevarnos, paradójicamente, a sufrir más de la cuenta.

Entre esos consejos que uno recuerda con más gratitud está el que me dio en una ocasión un compañero de trabajo, una persona especial, de una inteligencia poco habitual y de una capacidad de raciocinio que a veces provocaba que el resto fuéramos incapaces de seguirle. Ignacio, que así se llama, en unos momentos en que yo andaba con cierta "descomposición" interior, me dijo que cuando uno quiere a alguien no debe de obsesionarse por saber si es correspondido, su propio amor le debe de bastar: "no pienses en si te quiere, disfruta simplemente sabiendo que tu le quieres".

Y es verdad, con frecuencia nos dejamos llevar por el egoísmo y en cualquier relación -amor, amistad, ...- estamos demasiado pendientes de la correspondencia; incluso a veces parece que confundimos el amor con la "necesidad de amor", cuando nuestro propio amor debería tener ya esa capacidad de ser suficiente. Es normal que deseemos ser queridos, algo que hay que comprender, pero a lo mejor dando la vuelta a la sartén descubrimos que la felicidad tiene un camino más sencillo.


Fotos: www.lastanosa.com

8 comentarios:

ana dijo...

Yo creo que sí, que la felicidad es de caminos sencillos. Pero lo sencillo no siempre es fácil. No siempre.

Sólo quiero recordar un párrafo, unas palabras que salen al hilo de tu entrada de hoy:

"A cada no sentía renacer el amor a lo que se le negaba, el amor ya despojado de toda ilusión posesoria, el simple amor a la existencia del objeto; que sea así, que exista, aunque yo no me consuele nunca de no haberlo habido.
(...)
Y en el vacío del amor no cumplido surgía algo; el amor cada día más real que se había formado en su mente de niña, y que ya no la dejaría nunca. La cifra de una existencia invulnerable."
María Zambrano.

Siempre se me quedó colgando este párrafo. Siempre.

Que sea un buen día.

Máster en Nubes dijo...

Me ha encantado. Y aunque cierta correspondencia creo yo que es importante... qué cierto es lo de que a veces es más el dolor del orgullo herido o esperar que te quieran como tú quieres que un cariño de verdad. Me lo aplico jurisconsulto, mil gracias
Aurora

Modestino dijo...

Precioso el párrafo de María Zambrano, Ana, tomo nota.

Aurora, por supuesto que necesitamos la correspondencia, que no somos espíritus puros.

habana dijo...

Es un auténtico placer leer artículos como al que nos convidas aquí, fortalecen el ánimo y ayudan a reflexionar sobre nuestros propios sentimientos.

Modestino dijo...

El placer es mío; agradezco tú comentario que amplia los habidos en este post que pensé daría más juego.

Sunsi dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=94JoETBKuqs

"He tenido tanto amor en mi vida..." (...)"He tendo tanta suerte de haber podido sentir tanto amor por alguien..."

Es una frase de "La habitación de Marvin". Te he dejado el enlace que en su día me pasó Ana.

No es nada frecuente oír una frase así. Suerte por haber amado tanto sin pararte ni siquiera a pensar si ellos te han amado.
La he pensado muchas veces esta frase. Suerte por amar... no por ser amado.
En definitiva, el amor reside en el corazón del que ama. Es cierto. Cuántas personas son amadas, admiradas, veneradas... pero si su corazón es impenetrable, impermeable...jamás experimentarán la realidad más bella, más sublime: el amor.

Pensaba en el amor por un hijo enfermo, que por circunstancias es incapaz de demostrar amor porque no puede... ¿Es mi amor inútil, estéril? No lo creo.

Sin embargo otro cantar es el amor de los esposos. Tiras del carro porque él te ama... él tira del carro porque yo le amo. Ahí la correspondencia es la base...

Menudo tema, Modestino. Y sí da juego. Mucho.

FRANK dijo...

Hola Modestino

Es muy bonito este post; el amor si es auténtico amor ha de ser desinteresado.

Se ha de dar sin esperar nada a cambio.

Modestino dijo...

Ese amor que describes es el auténtico, el fetén. Pero somos humanos, no lo podemos evitar y necesitamos sentirnos queridos...este algo de egoísmo se puede superar por elevación: parte del amor será hacer feliz al otro consiguiendo que note que le queremos.