24 de junio de 2009

Sastre advirtiendo

Imagino que Alfonso Sastre debe de ser un buen escritor; no he leído nada de él ni he asistido a representación de obra suya alguna, pero su categoría aparece bendecida por críticos de prestigio; no parece que sea de esos que se cubren con el paraguas de la progresía para triunfar, pues Sastre comenzó a escribir con compromiso cuando ésto no era precisamente productivo sino algo que te podía costar muy caro, incluso la cárcel.

Pero de un tiempo a esta parte el veteranísimo Alfonso Sastre (nació en 1926) se ha metido a líder abertzale, no sabemos si desvelando por fin su verdadera cara o como consecuencia de una conversión de última hora. La cuestión es que, tras liderar en la últimas elecciones europeas el partido "Iniciativa internacionalista", una especie de sucedáneo batasuno de quita y pon, ha asumido no se sabe qué representación y tras el último atentado mortal de la banda terrorista ETA se ha descolgado asegurando que "o se abre una negociación o se aproximarán tiempos de dolor". No se como interpretará el común de los mortales semejante frase ni cual era la intención de Sastre -aunque me la puedo imaginar- pero a este ciudadano la misma le suena a pura y simple amenaza; y advertencia de quien no sólo sabe de qué va la cosa, sino de quien aparenta tener hasta cierto poder decisorio en el asunto.

A lo mejor el Tribunal Constitucional, que bendijo semejante candidatura en contra de la opinión de la mayoría de los expertos -y del sentido común añadiría yo-, sería capaz de elaborar toda una tesis de salón sobre la inocuidad de estas palabras, pero más abajo del laboratorio, aquí en la calle, quienes aún estamos estremecidos por una muerte como la del Inspector Eduardo Puelles nos sentimos amenazados por ese señor que seguramente escribirá muy bien, pero cuyas intenciones aparentan estar muy lejos de la buena literatura.


3 comentarios:

Rocío dijo...

El común de los mortales lo interpreta igual que tú: amenaza.
Ten un buen día!

Modestino dijo...

A amenaza y a chantaje, por supuesto.
Gracias por tus buenos deseos, lo mismo para tí.

Sunsi dijo...

Asesinaron al inspector de policía y, como un solo hombre, el pueblo se levantó con fuerza. Los que ocupan las sillas importantes les dan fuerza. Y es esa fuerza la que augura los peores presagios. Cuando vi esa manifestación multitudinaria lo pensé. Malos tiempos... Muy malos.

Un saludo, Modestino

Lo interpretocomo tú y como Rocío.