6 de junio de 2009

A las puertas de la gloria











U.D. Salamanca 1 Real Zaragoza 3



Los zaragocistas temíamos el partido de El Helmántico; con lo que había costado distanciarse del cuarto clasificado, no ganar en Salamanca podría suponer, con el previsible triunfo del Hércules frente a sus vecinos, volver a tener a los alicantinos pisando los talones y devolver nervios y presión a los blanquillos. Afortunadamente el equipo dio la talla y, no sin sufrir, se trajo de Castilla tres puntos que ponen al Zaragoza con pie y medio en su lugar natural.

Pronto se vio que el Zaragoza está en plena forma, pues comenzó el partido imponiéndose absolutamente a su rival, con la fortuna, además, de marcar en la primera llegada; sorprendió Marcelino poniendo a Ewerthon de salida y a fe que acertó el asturiano, pues la flecha aprovechó una formidable asistencia de Arizmendi para batir a Biel Rivas. A los once minutos Arizmendi hizo la jugada de la jornada, regateó a quien se le puso por delante y asistió, favorecido por la pifia de un defensa, a la flecha que batió de nuevo al meta rival. EL Zaragoza imponía su superioridad y parecía que la cosa iba a ser mucho más sencilla de lo esperado.

Pero las cosas se torcieron un poco, a lo que contribuyeron tres circunstancias concretas: cierta relajación de los blanquillos al ver que el marcador se ponía franco, la lesión de quien hasta entonces estaba siendo el mejor, Javier Arizmendi, quien recibió un balonazo en la cara que le dejó KO y un penalti demasiado riguroso señalado por Teixeira Vitienes por una mano de Pavón que convirtió el incombustible Quique Martín a los 24 minutos.

A partir de ese momento el Zaragoza dejó de tener el control absoluto del partido, Caffa suplió a Arizmendi y el Salamanca se hizo con el balón por medio de dos jugadores que lo tocan muy bien, Jorge Alonso y Salva Sevilla; eso sí, arriba los charros carecían de pólvora y todo su potencial empezaba y acababa en el voluntarismo de Quique Martín.

Al descanso se llegaba entre la incertidumbre de una victoria que nos e había logrado asegurar y la esperanza derivada del empate que se mantenía en el Rico Pérez. La segunda parte comenzó con la misma tónica con que acabó la primera: dominio alterno y más voluntad que acierto de los salmantinos para lograr el empate; Quique Martín nos puso los nervios a cien por hora tras un fallo defensivo de esos que hacía tiempo no veíamos en la defensa zaragocista, pero falló estrepitosamente en su vaselina. A la vez el Hércules marcaba por partida doble en su partido y con ello aumentaba los temores. David Amaral quiso solucionar la ineficacia de su ataque metiendo al nigeriano Akinsola y el portugués Ze Tó, pero no obtuvo resultado alguno.

El Zaragoza comenzó a controlar mejor el partido y conforme se llegaba a la última parte del mismo se comenzó a ver que solamente en una jugada aislada podría empatar el Salamanca; el equipo zaragocista avisó en el minutó 71 con una jugada por la izquierda de Caffa cuyo pase de muerte cortó un defensa para impedir el hat trick y el liderato en el pichichi de Ewerthon y en el 81 Jorge López destapó el tarro de sus esencias y con una perfecta vaselina cerró definitivamente el resultado. Aún hubo tiempo de que los salmantinos estrellaran un balón en la madera en el descuento, pero solamente hubiera servido para maquillar el resultado.

A destacar el apoyo de los cerca de mil aficionados desplazados a la ciudad del Tormes que han puesto su importante granito de arena en la victoria de su equipo. Aunque la victoria del Hércules impidió celebrar hoy mismo el ascenso, la situación es inmejorable y en la próxima jornada frente a un Córdoba que ya no se juega nada los jugadores blanquillos, algunos de los cuales han llorado emocionados al terminar el encuentro, confían dedicar el ascenso a su afición. Habrá que tener todo el respeto del mundo al equipo de la ciudad del califato, pero en Zaragoza ya se oyen las campanas de la gloria.



Fotos: www.marca.com; www.heraldo.es; www.as.com






3 comentarios:

Brunetti dijo...

No me negarás que el destino es caprichoso: de los 20 rivales posibles, resulta que el Real Zaragoh!za se va a jugar el ascenso contra el Córdoba, tal y como habíamos soñado allá por el mes de agosto.

Aunque, en realidad, el sueño completo incluía la posibilidad de que a ambos equipos les faltara un punto para ascender..... y acabaran empatando, claro. Pero eso era ya pedir demasiado: me conformo con cómo han venido las cosas.

No temas por el partido del próximo fin de semana: el Córdoba ya está mentalmente de vacaciones. La única motivación sería económica, pero, sinceramente, no creo que el Hércules vaya tan sobrado como para repartir primas a diestro y siniestro. Además, donde se pongan la motivación y las ganas de alcanzar la gloria, que se quite cualquier otro incentivo. ¡Felicidades!

P.D. El único peligro (aunque muy relativo) es que nuestro delantero Pepe Díaz ha salido del ostracismo durante el último mes y está sembrado, ante la aclamación constante de la parroquia blanquiverde, que le adora: para complacerla, es muy capaz de marcarle un gol o hacerle una finta a su propio padre, si es que se le pusiera por delante. Pero no, no sufras; ya verás que no.

Modestino dijo...

El Zaragoza de las últimas semanas ofrece una seguridad enorme. Pienso que es muy difícil un pinchazo frente al Córdoba: estamos en plena forma, el Córdoba lógicamente bajara su exigencia, el campo estará casi lleno,...
Pero no podemos vender la piel del oso antes de cazarlo y hemos de tener respeto a un equipo en plena racha, que ha ganado sus tres últimos partidos en los que ha marcado nueve goles.

Sunsi dijo...

O sea... ¿El ascenso lo tenéis casi seguro? Es que no me aclaro mucho. Al final... me voy a solidarizar con este blog y acabaré empujando al Zaragoza yo también.

Ojalá suba...ojalá. Me alegraría mucho porque sé que seréis felices. Si sube, tendrás que explicar con pelos y señales cómo lo has celebrado ...

Un saludo desd Tarraco. El Nàstic en su línea y en lo suyo: 2ª . Y se volverá a encontrar con el Recre. Dos históricos, dos ancianos...

Suerte