17 de junio de 2009

Churchill habla del fanatismo


"Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema."

(Sir Winston Churchill)

Churchill fue todo un personaje; en "Héroes", de Paul Johnson, ese libro que ya he citado varias veces y aún no he terminado, hay un capítulo dedicado a dos de los más significativos personajes de la historia europea del siglo pasado: Winston Churchill y Charles de Gaulle; el escritor inglés, en poca páginas, describe con maestría los caracteres tan distintos de estos dos hombres y nos muestra a Churchill como alguien lleno de interés.

La frase que he elegido me parece francamente sugerente; tanto que hasta he tenido la tentación de dejar la entrada así y dejar que sean los posibles comentarios los que la desarrollen, aunque he preferido completar yo mismo al viejo lider de los tories.

La frase me lleva en primer lugar a la recapacitación; con enorme frecuencia reclamamos pluralismo y no nos damos cuenta de que nosotros mismos tendemos a cerrarnos en nuestras posturas. Poco ayuda, me parece, nuestro actual sistema de partidos sometidos a disciplina y de elecciones con listas cerradas; cada formación política se enroca en sus posturas y ejerce el célebre "mantenella y no enmendalla".

De cualquier manera, ese peligro de fanatismo tiene mucho de problema personal; creo que hay que tener convicciones firmes, pero éstas no nos pueden llevar al encierro y al aislamiento y, sobre todo, a la incapacidad para relacionarnos sin tensiones ni enfrentamientos con el resto. Y es algo que vale para todos, cristianos y agnósticos, nacionalistas periféricos y nacionalistas españoles, conservadores y progresistas, ... recurriendo al símil futbolístico, me parece que a todos nos conviene aprender a jugar fuera de casa. A veces es una cuestión de tozudez, de cerrazón, de poca flexibilidad, ... pero otras veces el problema es simplemente no haber tenido ocasión de contrastar, haber vivido cerrado a otros mundos, otros planteamientos, otras maneras de enfocar la vida; de ahí la bondad de viajar, de leer, de ejercitar una sana curiosidad por otros lugares y otras gentes.

Churchill nos habla de la "imposibilidad de cambiar de opinión", y se ve que el hombre sabía de qué hablaba; yo he conocido unos cuantos de éstos, incapaces de rectificar una postura, cerrados al matiz, a la precisión, a la enmienda. Y ese fanatismo puede tener bastantes nombres y diversos apellidos, no es exclusivo de unos o de otros ... porque a veces podemos caer en la tentación gregaria, en la ceguera, en el miedo a pensar por uno mismo. ¿Y por qué cuesta tanto cambiar de opinión?; tal vez por orgullo, por la vanidad de mantener, incluso imponer nuestro criterio, ... pero es posible que a veces el quid del asunto esté en el temor a cambiar de carril o, lo que es lo mismo, en la comodidad de continuar con convicciones centenarias; y también hay quien simplemente ha dogmatizado todos sus planteamientos vitales y es incapaz de enfocar sus decisiones en dirección distinta.

Y Sir Winston añade la coletilla "y no quiere cambiar de tema", y aquí me vienen a la cabeza lo pesados que se hacen algunos con determinadas reivindicaciones, con ciertas batallas legales, jurídicas y políticas; y no entro en si tienen razón o no, que muchas veces la llevan, sino que considero que hay luchas que se podrían ejercitar de otra manera, con más imaginación, dentro de un conjunto plural y no en plan "sublime obsesión" y dejando una puerta abierta al contrario.

El pluralismo no puede ser la vía por donde se escapa el relativismo, ni una argucia argumental para que valga todo, ni un freno para defender los ideales, pero, siendo uno de los cuatro pilares sobre los que se edifica nuestro ordenamiento jurídico (cfr. Artículo 1 de la Constitución Española) tiene que ser sobre todo la garantía de la convivencia, el respeto y la tolerancia.


12 comentarios:

Rosaura dijo...

Seguro que ahora todo el mundo está viendo el fútbol así que me voy a adelantar en los comentarios.
La verdad es que tus reflexiones son tan completas que no se puede añadir mucho.
Para mí no hay nada peor que un fanático, solo hay que ver las terribles consecuencias a que lleva eso, en nuestro país lo tenemos muy cerca.
La mayor virtud para mí es lo que siempre he valorado de tí, la capacidad para ponerse en el lugar del otro, el poder valorar las virtudes del contrario aunque piense muy diferente a nosotros.
Así que, para cualquiera que lea el post de hoy y no te conozca, yo puedo dar fe de que predicas con el ejemplo y lo digo totalmente en serio. Espero no ser acusada de pelotilla.
Recuerdos.

FRANK dijo...

Excelente artículo Modestino.

Me ha gustado lo de aprender a jugar fuera de casa, un término futbolístico muy acertado, aunque parezca igual no es igual jugar en casa dónde te encuentras más cómodo y conoces la forma de ser de los que te rodean que presentarte en otro foro distinto y desconocido; aunque creo que hay que intentar estar al mismo nivel en las dos posiciones, reconozco que no es fácil.

Tus palabras son propias de un hombre de estado, pero considero que hay ocasiones en que la tolerancia ha de ser 0; en aquellos supuestos en los que se trata de defender a aquellos que siendo inocentes no tienen capacidad alguna de defenderse; no soy de los que piensa que la letra con sangre entra, ni mucho menos, soy más partidario de la no violencia; pero, en ocasiones un exceso de tolerancia supone una gran injusticia.

En lo de “Los Encarrilados”, tienes razón; hay gente sin cintura que no se mueve del carril pase lo que pase y le lleve dónde le lleve.

Anónimo dijo...

Discrepo de Rosaura en lo del talante de Modestino, en lo referente a las discrepancias para con lo que él piensa y/o siente. Para muestra su "contundente" respuesta en el famoso, post sobre Albarracín.Se batió el record de "comentarios suprimidos". Está visto que el que no comulgue con la ortodoxia es sometido a la "solución final".

Modestino dijo...

Mira Anónimo, en el post de Albarracín solamente suprimí un comentario de un tal "revés" -no se si eras tú-, los otros tres eran míos, uno lo suprimí porque me había salido dos veces y los otros dos porque pensé que estaba siendo indiscreto con terceras personas y había sido imprudente.

El de "revés" lo suprimí porque me sentí insultado y para discrepar no hace falta insultar, considero que estoy en mi casa y por eso lo retiré. A lo mejor no era esa su intención, entonces le pido disculpas. Pero fue el único comentario ajeno suprimido, insisto: los otros eran míos.

Creo que aquí se puede discrepar, de hecho se ha discrepado más de una vez, pero no me parece bien que se insulte ni que se juegue con la gente.

Y, por supuesto, uno agradecería una identidad, que es muy fácil entrar en un foro anónimamente a poner a caldo al personal.

Rosaura dijo...

Anónimo, a la vista está que tu comentario no ha sido suprimido.
Yo creo que este blog ha dado muestras más que suficientes de pluralismo y libertad de expresión.
Me parecen totalmente injustas las afirmaciones que haces sobre Modestino que por otro lado veo que ha explicado más que suficientemente bien las razones de la supresión de un sólo comentario.

Brunetti dijo...

No me gustan nada los comentarios que vienen firmados por un 'Anónimo'. Si no quieres poner tu nombre, invéntate un mote (seguro que en el colegio te pusieron alguno: aprovéchalo, si es que no se te ocurre ningún otro) o un pseudónimo, para que te podamos reconocer, al menos.

Si tuvieras la suerte de conocer a Modestino, te arrepentirías (¿o avergonzarías?) de haber escrito ese comentario, Ánonimo: fíjate si debe de ser una persona con talante (sic), que incluso me tiene a mí por amigo.

ana dijo...

Te he leído muy atenta, por la parte que me pudiera tocar. Todos somos o hemos sido de un sólo carril alguna vez. No tenemos más que remontarnos a nuestra adolescencia... qué arrebatadora defensa de batallas pequeñas!!!

;))

Gracias a Dios luego la vida nos coloca ante la diversidad, del lado de la tolerancia. Ese intuir que el otro también es sabio. Permanecer en la apertura hacia el que no opina como yo, ante el conocimiento de lo que miran esos otros ojos que no miran las cosas como las miro yo... esa sencilla actitud siempre nos va a convertir en mejores personas. Y a nuestra visión del mundo, en algo más sólido.

Estupendo post para la reflexión personal.

ana dijo...

Por cierto, decir NO a algo en la propia vida, no es ser intolerante.

Si yo digo no a algo, estoy ejerciendo mi libertad de elección. Esoy siendo asertivo cuando a alguien le digo que su posición me parece injusta. Estoy siendo asertivo cuando digo no a alguien. No es intolerancia. Es asertividad.

Ser intolerante es otra cosa.

Si digo que en mi casa no quiero comentarios soeces, no soy intolerante, soy asertivo, digo simplemente no a algo que no quiero que esté en mi casa, a la mala educación simplemente le digo NO.

Sólo es eso, anónimo.
Nada más que eso.

La asertividad es el ejercicio de la libertad.

La descalificación del otro (en tu caso la que tú haces de Modestino) sí es intolerancia.

(...)

Paladín dijo...

A ver a ver.... me parece que esto está yendo por derroteros equivocados. De entrada, alguien que utiliza una terminología como "solución final" no me parece que ande exenta de fanatismo, fanatismo que, precisamente por trasnochado, resulta muy peligroso (y delator).

La gente no entiende bien lo de libertad de expresión. Esto se trata de que yo tengo un coche y , como es mío, le puedo prender fuego, pintarlo de rosa , o regalárselo a un anónimo. Desde luego ese Anónimo no serás tú.

Modestino tiene un blog donde escribe lo que quiere, y quita, no lo que le parece bien sino lo que le da la gana, es "su Blog". Demasiado condescendiente ha resultado a veces con comentarios impropios de algún listillo.

Si por mi fuera te pediría que no entres en esos términos en este blog, pero, no es mi blog, no puedo pedir, sólo puedo opinar.

El concepto que Rosaura tiene de Modestino lo compartirías si conocieras a este gran anfitrión.

Muy bien Brunetti con lo del mote.

Son muchos los meses que Modestino escribe a diario, suficientes para conocerlo y tener una opinón acertada de su forma de actuar y de opinar. Aupa Modestino!!!!! y el Real Zaragoza también por supuesto.

Sunsi dijo...

Iluminado estuvo Churchill cuando escribió esta frase. Hace poco publiqué un post sobre el pluralismo. Te dejo una frase de J. Nubiola: "No hay una única descripción verdadera, sino que las diferentes descripciones presentan aspectos parciales, que incluso a veces pueden ser complementarios, aunque a primera vista quizá pudieran parecer incompatibles."

Y, desde luego, el que no cree en la presunción de inocencia, el que necesita explicaciones de cada paso que das... es muy difícil que abra la mente, aunque crea que es tolerante, plural ...

Lo cree , pero el movimiento se demuestra andando. Se demuestra escuchando y aceptando una versión distinta con una actitud de escucha... de intentar sacar de aquello algo que me enriquezca.

Con tu venia, Modestino... Anónimo. No sabes la de veces que sale en los blogs "este comentario se ha suprimido". Y dice por el autor. Y el autor puede ser uno mismo o un comentarista que ha escrito algo y, por lo que sea, quiere rectificar... Algunos tenemos tendencia a comernos letras. La de veces que habré suprimido yo un comentario. Porque no se entiende o porque dices: "Menuda falta de ortografía..." Sólo eso, Anónimo.
Porque el pluralismo de Modestino ... es que quien lo ponga en duda ... no sé...no lo ha leído suficiente... o quiere ver donde no hay. Es de las personas que escribe con más tino, prudencia, equilibrio... dando siempre posibilidad a que completes con otra visión. Y, encima, te da las gracias.

No podemos ir por la vida lanzando veneno. De veras. No es saludable. Sobre todo para quien lo lanza.

Un saludo, Modestino

Modestino dijo...

Agradezco el apoyo: gracias a todos.

Me da la impresión de que quien -o quienes- entran reclamando más pluralismo piensan que este es un blog de excesivo guante blanco. Si repasan los hilos desde su comienzo verán que también ha habido discrepancias.

No obstante, a mí me parece estupendo que haya intercambio y contradicción de pareceres, ¡qué le voy a hacer si no hay demasiado!.

Otra cosa es la polémica, algo que no me gusta y como soy el que maneja ésto, procuro evitarla. Cada uno tiene su estilo y puedo asegurar que conozco blogs excelentes en los que abunda la polémica.

Máster en Nubes dijo...

Con retraso pero llego.

Me ha encantado esta entrada... y todo.