1 de febrero de 2009

Enderezando el rumbo














Real Zaragoza 2 Levante U.D. 1




La semana en Zaragoza había sido convulsa; tras dos graves e inesperadas derrotas frente a Córdoba y Rayo, que habían descolgado al equipo de los puestos de ascenso y puesto seriamente en duda sus posibilidades de conseguir su meta, la resolución final del permanente culebrón en que se había convertido el mercado de invierno fue traumática, con la salida de la estrella del equipo, Ricardo Oliveira, y la imposibilidad por parte de la directiva de encontrar un sustituto. La llegada del Levante, en racha de victorias, parecía la ocasión propicia para que en La Romareda se viviera una auténtica tarde de cuchillos largos. Al final no fue así y los sufridos aficionados maños regresaron a casa contentos por la victoria.

No es que el partido del equipo haya sido como para echar cohetes, pero se ha visto algo más de juego que otras veces, especialmente en la primera parte, a lo que cabe añadir que, junto a la victoria, el partido ha venido protagonizado por un reencuentro y un debut. El primero de ellos ha sido el de Arizmendi, el fichaje más caro de este año y que desde su torpe expulsión en el derbi regional había llevado una trayectoria tan deficiente que hasta había desaparecido de las alineaciones. La afición zaragocista está enconada con él y cuando ha entrado a falta de 20 minutos en sustitución de Braulio, el público ha pitado. A la hora de la verdad, el madrileño ha hecho un buen partido y a los cinco minutos de salir ha conseguido el gol de la victoria. No sería de extrañar que Marcelino pueda haber encontrado en él el sustituto del brasileño desertor.

El debut ha sido el de la gran esperanza de la cantera blanquilla: Ander Herrera, hijo del secretario técnico del club y que en la década de los 80 fue un excelente interior zurdo cuando, entre otros, Leo Beenhaker dirigía la nave blanquilla. En las últimas semanas se había asegurado que el chaval se iba al Athletic, aunque ha terminado quedándose y debutando con el primer equipo. Herrera ha salido en el minuto 66 en lugar del gris Caffa y ha revolucionado el partido; quien lo ha visto asegura que desde que Cani nos deleitara hace unas cuantas temporadas no se había visto en el cesped de La Romareda la magia y la exquisitez del nuevo integrante de la primera plantilla zaragocista.

Frente al Zaragoza se ha visto a un flojo Levante, que por lo visto esta fría tarde en el cesped aragonés va a tener muy difícil aspirar a algo más que a un digno papel. Por el contrario, el resto de equipos de cabeza parecen fuertes: el Xerez sigue líder destacado tras vencer a un fácil Alicante, mientras el Tenerife parece cada día más fuerte y ha ganado en Tarragona; Hércules y Real Sociedad parecen los otros rivales a batir por los blanquillos, sin descartar a Castellón, Salamanca y Rayo que siguen muy cerca. Celta y Murcia, por el contrario, parece que se han descolgado algo.

El sábado próximo hay que visitar Anoeta; la Real, que marca muy pocos goles y aún encaja menos, está fuerte y con moral; todo hace indicar que va a estar en la pomada hasta el final y quienes conocemos al Zaragoza somos conscientes que la empresa de puntuar en San Sebastián es misión complicadísima; no obstante, hay que decir que si se consiguiera mojar allí se habría dado un paso de gigante. Por el momento, disfrutemos de la victoria, intentemos serenar ánimos y a ver que pasa el sábado.