13 de noviembre de 2008

Un asesinato piadoso


"Un asesinato piadoso"
José María Guelbenzu
Alfaguara. Madrid (2008)
380 páginas



http://www.negraycriminal.com/index.php?view=ficha&idl=7103

En el mes de agosto completé una entrada sobre la trilogía escrita por Guelbenzu y protagonizada por la Juez Mariana de Marco; tal post ha quedado anticuado desde el momento en que el autor madrileño acaba de publicar la cuarta entrega y ya no cabe hablar de trilogía, por tal razón podríamos pasar al nombre de tetralogía pero correríamos el riesgo de volver a equivocarnos, pues la serie parece tener clara vocación de continuidad.

En mi anterior comentario hacía referencia a la excelente impresión que me habían causado las dos primeras entregas ("No acosen al asesino" y "La muerte viene de lejos"), mientras que la tercera ("El cadáver arrepentido") me había parecido más floja; "Un asesinato piadoso" remonta algo el vuelo, aunque no ha recuperado, en mi opinión, el gran nivel de las citadas. Del libro hay que resaltar dos virtudes: está muy bien escrito, lo que no es ninguna novedad a la vista de quien lo ha hecho y el personaje de la Juez De Marco está formidablemente diseñado.

José María Guelbenzu, un autor consolidado en el panorama de la actual literatura española, se ha adentrado con acierto y oportunidad en el mundo de las novelas de intriga y ha creado un personaje que puede hacer época. No sabría como explicarlo pero, siempre hablando de este tipo de literatura, las novelas de Guelbenzu tienen algo distinto, no son convencionales; es posible que una de las razones de su originalidad sea el que el personaje principal no sea, como casi siempre, un inspector de policía o detective sino una Juez de Instrucción con esa doble condición de mujer y magistrada. No tengo ninguna duda de que Mariana de Marco ya se encuentra en el mismo vagón que los Inspectores Méndez y Carballo de González Ledesma y Vázquez Montalbán, la Comisaria Petra Delicado de Alicia Giménez Bartlet o el Detective Ricardo Cupido de Eugenio Fuentes.

Pero, como ya he insinuado, la obra no me ha parecido redonda, pues uno se lía a veces con el argumento -aspecto que no discuto puede ser culpa del lector que les habla- y, muy especialmente, he echado de menos que el escritor se hubiera informado mejor de cómo es el trabajo de un Juez Instructor; tal vez Guelbenzu haya querido remarcar que de Marco sea una Juez "sui géneris", pero creo que nunca se ha visto que la instructora de un procedimiento penal acuda de visita particular a casa de los padres de la víctima para conversar sobre el asunto o mantenga una entrevista privada en su despacho con el principal sospechoso. Seguro que se me podrá decir que ni el autor del Coyote visitó nunca Méjico ni Julio Verne estuvo en la Luna, pero puedo asegurar que Mariana de Marco hace cosas inexplicables .... aunque a lo mejor se trata de eso y, en cualquier caso, la circunstancia no reduce ni un ápice la indudable calidad de la novela.


Fotos: manchester.cervantes.es, www.negraycriminal.com

17 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Seguiré tus consejos, no he leído nada suyo.

Brunetti dijo...

A mí me gustó bastante esta novela, Modestino. Quizá estaba influenciado por el hecho de que acababa de llegar de Asturias y, como bien sabes, la trama se desarrolla en Gijón, ciudad que presumo de conocer bastante bien.

Tienes razón en que las 'idas y venidas' de la protagonista no tienen casi nada que ver con el trabajo de una Juez de Instrucción, pero nadie ha dicho que los libros tengan que someterse a las inexorables leyes de la lógica y de lo cierto: allá cada autor con su imaginación.

No obstante, y sin desmerecer ni un ápice a J.M. Guelbenzu, sigo pensando que el extremeño Eugenio Fuentes y 'su' Ricardo Cupido, están un escalón literario por encima de aquél y 'su' Mariana de Marco. O eso creo.

Salud y suerte. Y buena lectura (ya tengo entre manos al nuevo Mankell: diversión asegurada, company).

Modestino dijo...

Yo también tengo encargado el nuevo Mankell y espero también tener pronto acceso al nuevo Larsson.

Efectivamente, la trama del libro que he comentado se desarrolla en Gijón, aunque llama la atención que el autor hable siempre de G.. y que al hablar de la ciudad vecina se refiera, como Clarín en "La Regenta", a Vetusta.

De Fuentes solamente he leído "Cuerpo a cuerpo", que me pareció excelente, pero esperaré a leer alguna más para comprobar si coincido con tu apreciación.

Además he de confesar que la personalidad de la Juez de Marco no me gusta nada.

¿Mañana más? dijo...

También podrías pensar, Modestino, que no todos los que leemos estas novelas estamos enterados de lo que hace una juez de instrucción; ni siquiera de lo que hace un inspector de policía y, menos, de tu querido Wallander que, encima, es sueco.

Hablando de Mankell, yo no pienso encargar la nueva, que me tiene un poco cansada y siempre escribe lo mismo. Hora de cambiar.

PD: Ya tengo tu respuesta. Esta noche la publico... He sido poco mala ;)

tintin dijo...

Amigo Modestino, agradezco la difusión literaria y tu crítica certera, pero a mi el libro - permítaseme especular - me ha recordado a esas series españolas donde cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Aquí lo de serie española lo digo en tono despectivo, no porque ser español lo sea - Dios me libre - sino porque, lamentablemente y en general, el cine español y las series, son malas. La ficción por el hecho de serlo no debe prescindir de una ambientación mínimamente rigurosa.
Eso de ir la juez a casa de la víctima, me recuerda aquel caso en el que un juez fue investigado por reunirse con la esposa de un supuesto narco ...........

Modestino dijo...

Pues menos mal que has sido poco mala, porque últimamente no haces más que darme caña.;)

Pues sí hay gente que no sabéis las funciones de un Juez de Instrucción, razón de más para que nadie os lleve a confusión, digo yo. Pero, por supuesto, estamos en el mundo de la ficción y mucho más importante que eh rigor es la calidad literaria.

Modestino dijo...

Yo distingo, Tintín, creo que la novela está bien escrita, pero no refleja el trabajo de un Juez/Jueza español.

Por cierto, hace tiempo que me apetece dedicar un hijo al personaje de Herge cuyo nombre utilizas, pero no me acabo de decidir porque me parece que me faltan datos.

tintin dijo...

Te animo a que lo hagas - lo del hijo "figurado y literario" - y si te gusta el personaje, merece la pena hacerse con un libro absolutamente maravilloso:
"Tintin. El sueño y la realidad. La historia de la creación de las aventuras de Tintin" Michael Farr, Editorial Zendera Zariquiey.Tiene el mismo aspecto de los tradicionales libros de sus aventuras con el lomo de tela.

Yo quiero a Tintin como alguien de mi familia, y lo tengo - discretamente - presente en muchos rincones de mi casa.

¡¡¡ Rayos y centellas¡¡¡

Sunsi dijo...

Me lo apunto. ¿Puede ser un buen regalo?

tintin dijo...

Es un regalo fantástico pero se requiere tener cierta dosis de tintinólogo.

Tintinólogo: Persona que se ha leído más de una vez, "El loto azul", "La oreja rota" "Tintin en el Tíbet", y tantos otros, y que posiblemente, se quedaba dormido con ellos en la cama a altas horas de la noche.
Respecto al sexo -tranquilos me refiero al del tintinólogo - suele ser varón, aunque no se descartan otras variantes. Lo siento, ya sé que queda mal decirlo, pero es cierto.

Modestino dijo...

:)... yo conocí a una persona que tenía varias figuritas de personajes de Tintín encima de su despacho, le pregunté y me dijo que era muy "tintiniano"... ya se ve que hay terminología diversa.

Me compraré el libro, lo leeré y haré la entrada. Hace tiempo que tengo claro que Tintín da para mucho, pero me falta profundizar.

Desde luego, mucho mejor que los Simpson.

Modestino dijo...

Por cierto, Patricia, sí estás cansada de Mankell tienes alternativas por toda Europa; en Gran Bretaña Simón Serrailler, de Susan Hill y Adam Dalglish, de P.D. James; en Grecia, Costas Jaritos, de Petros Markaris; en Italia, Guido Brunetti, de Donna León y Montajbano, de Andréa Camilleri; en Francia, el Inspector Adamcsék de Fred Vargas y el mismisimo Maigret; ...

¿Mañana más? dijo...

Muchas gracias, Modestino. Tomo nota, que la novela negra me encanta. Lo malo es que los suecos son muy lights y muy suyos. Mankell me agota con su estilo repetitivo y sus historias predecibles. Necesito un reto a lo Agatha Cristie, cuyos finales siempre son sorprendentes y difíciles de averiguar.

Sí, lo confieso, soy la típica que ve una película y revienta el final descubriendo a la media hora al asesino. No puedo estar calladita...

Máster en Nubes dijo...

Perdón, he oído Tintín, me los he leído todos unas 40 veces cada uno, con cada gripe, tengo 47... pues eso... , por favor, adoro Tintín, es total, y el Capitán Hadock casi más... una entrada sobre Tintín!!!!

Jorge Orús dijo...

Tomo nota porque tiene muy buena pinta.
Tampoco Montalbano mantiene un comportamiento de comisario habitual (aunque en Sicilia todo es posible), pero estas licencias no restan valor al género. Y de los periodistas ni cuento. En "La muerte de Amalia Sacerdote" describe Camilleri una redacción de traca (con advertencia de que no ha pisado ninguna, cosa que no creo); pero es una banda bien entretenida.

Modestino dijo...

Montalbano es un personaje que he trabajado poco y tendría que haberlo hecho más, he leído "El ojo del violín" y "El perro de terracota" y están muy bien, aunque de Camilleri lo mejor que ha pasado por mis manos no era del Comisario en cuestión, "La desaparición de Pattó".

Jorge Orús dijo...

También a mí me parece que el mejor Camilleri está fuera de Montalbano (pese a que devoro sus historias). Elegiría "La concesión del teléfono". Mediante cartas y expedientes administrativos, construye una hilarante historia sobre cómo funcionan las cosas en la isla.