20 de noviembre de 2008

Que por mí no quede



He encontrado en un blog vecino este cartel, y aunque sirva para tapar mi post central de hoy, da lo mismo: esto es mucho más importante. He visto cosas muy duras, hoy mismo sin ir más lejos y no lo podemos permitir.

Estamos en un mundo donde conviven los vicios y las maldades de siempre con los avances tecnólogicos más modernos que permiten su extensión; pero a la vez, en este mismo mundo existe la bondad y la honestidad y esos mismos avances nos sirven para combatir tanto daño y tanto dolor.

Que sirva como mi pequeña aportación para conseguir que a nadie le roben la infancia, para que nadie baje la guardia, para que no consintamos ni medio gramo, para que no vivamos en el limbo y comprendamos que queda mucho por arreglar.

3 comentarios:

tintin dijo...

Efectivamente, internet es una maravilla que permite obtener información y comunicarse, pero su uso responsable requiere formación.
Los padres deben ser conscientes de esto, y no cabe delegar esa labor educativa en el simple paso del tiempo y en un ¡ qué le vamos a hacer ¡
Un adolescente en pleno estallido hormonal puede quedar atrapado en una bomba de relojería en manos descontroladas. Repito que no se puede reducir internet a la pornografía ( nosotros mismos lo demostramos en estos intercambios de opiniones) pero no se debe pecar de ingenuo. Esos "monstruos" en los que se convierten muchos generadores y consumidores de pornografía infantil, son los hijos de años de soledad infantil frente al ordenador, de falta de control y comunicación con sus padres, y del descubrimiento a destiempo y sucio de conceptos que requieren algo más que una explicación biológica.
Sin miedo, pero con energía, a todos nos corresponde difundir una idea de responsabilidad.

Modestino dijo...

Asistí hace unos meses a una charla interesantísima a cargo de un Inspector de Policía que explicaba, con detalles y ejemplos bien reales, lo preocupante de la situación actual.

Unos padres pueden estar bien tranquilos porque su niña adolescente no ha salido por la noche un viernes o sábado y estar ésta en su habitación chateando con un degenerado que asegura tener 17 años y tiene más del doble y sólo pretende colarse en su webcam.

Sunsi dijo...

Menudo tema habéis tocado.
Cuando me compré el portátil, venía con webcam. Y mi marido se enfadó muchísimo. Pensé "Pobre, ha tenido un mal día, estará cansado"

Pues no. Me sentó y me explicó unas barbaridades que estuve a punto de ponerle un esparadrapo al cacharrín ese que de tan pequeño ni me había percatado de que venía en el ordenador.

Críos destrozados, chantajeados por adultos pervertidos, con sus imágenes en la red. Críos que tienen en su dormitorio tele, DVD, ordenador conectado a internet, Ipod, MP4... todo en pocos metros cuadados. ¿Quién ha comprado y lo consiente? Los padres, que así el crío no hace ruido y nos deja tranquilos .

Encantada de ser marciana, os lo aseguro.
Un saludo desde Tarraco