5 de noviembre de 2008

Presidente Obama



Tal vez sea poco original hablar hoy de la victoria de Obama; imagino que un elevado tanto por ciento de los blogs del mundo habrá tenido hoy como protagonista al senador por Illinois: yo no he podido evitar sacarlo en mi rincón. Me faltan datos y conocimientos como para tener una opinión formada, pero cuando menos dejo constancia de un hecho que pienso es histórico, y no sólo por la relevancia del ser el primer presidente de color en los más de 200 años de historia del pais americano.

Es posible que haya reacciones de euforia excesiva, puede que algunas con más causa en simpatías superficiales o cierto snobismo que por conocimiento de causa o convicciones firmes; también se reproducirán los comentarios agoreros de quienes atribuyen a Obama poca capacidad política o de quienes discrepan de aspectos importantes de su programa.

A mí Obama me parece una incógnita, pero creo que se merece un margen de confianza, que no sería justo ni impedirle la oportunidad de demostrar sus capacidades ni tacharle por no compartir alguna idea importante: el sentido democrático exige asumir las discrepancias, además de que las personas siempre puedan rectificar.

A mí, personalmente, no me ha disgustado el resultado de estas elecciones; Obama supone, en primer lugar una opción de futuro frente a un candidato que representaba la continuidad y con una edad excesiva. Barack Obama tiene 47 años, y no puedo negar que me atrae un presidente USA prácticamente de mi generación.

También pienso que es muy positivo que por fin se haya roto el tabú relativo al acceso de un hombre negro a la Casablanca; se trata de algo que necesariamente tiene que redundar positivamente en la sociedad norteamericana.

Estamos en un momento muy delicado: el terrorismo y la crisis económica están poniendo en el alambre la situación internacional y el nuevo ocupante del despacho oval va a tener un papel fundamental en la difícil misión de salir adelante; no hay más que leer la prensa nacional e internacional para comprobar que la mayoría piensa que Obama era el más capacitado de los candidatos para enfrentarse a los problemas: ahora ya no es sólo candidato, ha llegado su momento.

En la Casablanca no solamente cambia el partido, también cambia el estilo: que sea para bien.

Foto: kara.allthingsd.com

10 comentarios:

suso dijo...

El discurso de Obama ha sido magnífico. EEUU no tiene nada que ver conEuropa, no digamos con España.Allí hay una bandera, un país y una gente que se sienten lo mismo.

El de Macain más fantástico. Un perdedor que dice Obama es mi presidente y que anima a seguirle.

Un pasís donde republicanos como Cheney, o Colin Powel, piden el voto para un demócrata y allí no pasa nada. No les echan del partido, ni los estigmatizan. Es un país donde la libertad se entiende.


Un país donde a Bush su propio partido lo ha tenido calladito y escondido y no ha pasado nada. Aquí el Aznar de turno, o el González de turno, tendrían que estar en algún mitin,¡faltaríamás!.

En EEUU a un Fraga lo tendrían calladito y escondido, y a un Aznar probablemente también, y a González...

hay mucho papanatismo en España.

Desde santiago, con amor.
¿Felipe Gonzáles pediría el voto por Rajoy?, ¿lo haría Rato por Zetapeta?. Imposible

Modestino dijo...

Mientras en USA hoy están esperanzados, aquí llevamos tiempo o resignados con lo que tenemos o anestesiados vía PRISA, TV1 o la SEXTA.

tommy dijo...

Si el gobernador Schwarzenegger hubiera sido norteamericano de origen y se hubiera presentado como candidato republicano, ¿quién habría ganado las elecciones, me pregunto? Más carisma que McCain hay que reconocer que sí que tiene Terminator. En fin, muchos pensarán que, cualquiera que hubiera sido el resultado de hoy, ganamos todos porque se va Bush jr.

Modestino dijo...

Tommy, muy atinado tu comentario, como siempre; pero eché de menos algún dato interesante en mi post de los actores secundarios.

¿Mañana más? dijo...

Lo de Obama siempre me ha sonado a teletienda pero habrá que darle una oportunidad al hombre, a ver qué hace.

Tiene Suso toda la razón del mundo. Ya nos gustaría a nosotros tener un panorama político como el de los USA. Pero no, disciplina de partido al canto. Es una pena, porque las discrepancias siempre generan ideas y hacen espabilar a los políticos de sillón fijo.

Respecto a Obama, me faltan muchos datos concretos sobre su programa político porque lo único que ha vendido claramente es su "cambio" que realmente no se sabe muy bien en qué va a consistir y su famoso "We can". O lo mismo es que yo no he seguido con tanto entusiasmo la precampaña y la campaña como el resto del planeta.

Supongo que las bolsas se pondrán por las nubes, a lo menos la nuestra. Será que todos esperamos demasiado de este hombre. No obstante, es esperanzador y, lo haga bien o mal, entiendo que pondrá todo su empeño. A ver lo que dura.

Brunetti dijo...

Como nos sucede a la mayoría, sólo conozco a Obama de manera muy superficial, pero asumo que tiene un 'halo' que me ha cautivado desde que su nombre y su imagen comenzó a aparecer en todos los medios. Y como quiera que no creo que la política exterior americana (que es la que nos puede afectar a los europeos) vaya a variar mucho sea uno u otro el Presidente USA, prefiero quedarme con Barak, siquiera sea porque, en igualdad de condiciones, y como dice muy bien Modestino, es una persona de mi generación (el otro candidato estaba ya algo caduco, dicho sea con el mismo respeto que él ha demostrado tener para con su rival durante toda la campaña).

¡Salud y esperanza!

P.D. ¿Obama, un producto de teletienda? Ignoro los hilos que mueven el mundo (y no me interesa conocerlos), pero, por lo pronto, esta madrugada, escuchando la radio, he sabido que fue número 1 de su promoción de Derecho en la Universidad de Harward y que, con semejante curriculum, hubiera podido trabajar en/donde hubiera querido, pero decidió volver a Chicago para trabajar en algo así como de 'abogado municipal'. Soy consciente de que ser núm. 1 no da garantías de (casi) nada, pero ahí os dejo ese dato objetivo: al menos, este hombre no navega en la mediocridad intelectual, como les sucede a la mayoría de los políticos que nos rodean.

Máster en Nubes dijo...

Buenos días, jurisconsulto, siempre al hilo de la actualidad.

Los EEUU tiene muchas cosas buenas, muchas. Para empezar una tradición democrática que ya la quisiéramos nosotros. Para seguir, es una sociedad con mucha mayor movilidad social y de todo tipo: son menos clasistas, más abiertos en muchas cosas (no en todas) y más plurales... Para continuar, un sentido crítico que no es obstáculo para amar a su propio país y estar orgulloso de él. Nadie como los yankees hace autocrítica.

Y más, mucho más.

Admiro mucho a los EEUU, me encantan muchas cosas que tienen, otras no.

Un dato que hace pensar: sólo 11 millones de estadounidenses tienen pasaporte. El resto no salen del país (sólo a Mexico o Canadá donde no les hace falta). Necesitan o viajar más o estar más abiertos a un mundo donde no son el centro. Siguen pensando que son el centro.

Perdón, me he pasado 3 pueblos.

¿Mañana más? dijo...

Muy bien. Ha ganado Obama. A los ingenuos que piensen que va a arreglar el mundo les recomiendo atentamente la lectura del artículo publicado por Alfonso Ussía en la Razón con fecha de hoy y titulado "Por Obama". Me sumo a todo lo escrito por él, sólo que este señor tiene mucha más gracia que yo, claro :D

PD: el artículo se encuentra en www.larazon.es, sección Opinión.

tommy dijo...

Habrá que ver cómo le ha sentado esto de que el Presidente USA sea negro al ínclito Arzállus. ¿Le recordáis? Sí, aquel vasco racista que dijo aquello de que prefería a un "negro negro" que hablara euskera a un blanco que no lo hablara.

Modestino dijo...

Obama está significando un soplo de aire fresco y esperanza en Occidente ... ya veremos si confirma estos buenos augurios ..., pero el aire fresco, la esperanza son conceptos que están tan lejos de lo que inspira ese "individuo" del que hablas.