21 de noviembre de 2008

Canfranc



Esta mañana me voy a Canfranc; allí tengo una reunión a varias bandas que espero sea fructífera y no demasiado "peñazo".

Canfranc es una ciudad especial, tiene cierto encanto, una oculta elegancia y hasta algo de misterio. Canfranc es una ciudad fronteriza y eso siempre conlleva unas connotaciones especiales; es el lugar adecuado para la trama de una novela de espionaje, para una película de acción. Todos los tejemanejes ocurridos a lo largo de la 2ª Guerra Mundial con el oro de los nazis ha dado lugar a mucha literatura y a algo de historia. Aquí dejo un enlace para quienes quieran profundizar más sobre el tema: http://www.heraldo.es/canfranc/.

Antes del verano leí una novela que tenía en Canfranc la sede de su argumento y en el oro de los nazis el núcleo del mismo; está escrito por José Luis Galar y cuenta las investigaciones de una inspectora de policía y un peculiar párroco tras la muerte en Canfranc de un viejo oficial nazi; estas indagaciones actuales se mezclan con lo sucedido en tiempos de la Guerra Mundial. Sin ser una joya de la literatura, se trata de una novela que se lee con agrado, que tiene interés y que está bastante bien escrita; evidentemente, ese interés puede estar acentuado cuando quien lo tiene es aragonés y reside en el Alto Aragón. Hay una web dedicada al libro: http://lafronteradormida.com/.


Pero Canfranc tiene más encantos y uno de ellos es, evidentemente, el turístico. Canfranc es un lugar hermoso, con unos paisajes que suponen un descanso para el cuerpo y el alma. Hace un año hice por allí el primer tramo del Camino de Santiago aragonés, de Somport a Villanúa, atravesando unos parajes privilegiados junto al cauce del Río Aragón, que da nombre a nuestra tierra. La cercanía de Candanchú, el acceso a Francia, las montañas cercanas, ... son alicientes añadidos a un marco ya de por sí atractivo.

Canfranc tiene, además, también el especial encanto de su famosa Estación, actualmente en fase de reformas. La Estación de Canfranc es de una belleza especial y aparece ante el espectador como un escenario propicio para la eviocación y la imaginación. Me temo que no se ha cuidado suficientemente este tesoro y han pasado años de abandono y descuido inexplicables e imperdonables.

http://www.canfrancestacion.com/viewpage.php?page_id=40


5 comentarios:

suso dijo...

En el Canfranero fuimos unas cuantas veces a una casa llamada La Cabañera promovida por el Almirante Pich- singular personaje.

Allí pasé días fantásticos, y las juergas en el tren eran apoteósicas.

Inolvidable también la hija de la señora que atendía la casa. Creo que es de las mujeres más guapasa, guapasa de verdad que he visto en mi vida.

Máster en Nubes dijo...

La envidia me corroe, Modestino, qué suerte...: ¿has hecho el tramo aragonés del camino de Santiago? Dicen que es más bonito que entrando por Saint Jean Pied de Port - Roncesvalles, como más medieval y silencioso. ¿Es así?

Modestino dijo...

La Cabañera, que recuerdos. A la hija la recuerdo ligeramente, era toa especie de rústica pizpireta, y su madre era llamada Pacífica.
El tramo del Camino de Santiago aragonés es un continuo éxtasis con la naturaleza. Pero como no he hecho el navarro no puedo comparar, aunque seguro que es precioso también.

Brunetti dijo...

Canfran es precioso, al igual que sus aledaños. ¡Qué buenísimo el intenso frío que hace por esos pagos, amigo mío! Pero la novela que mencionas de José Luis Galar es más bien prescindible, habiendo tantas cosas buenas por leer y siendo tan escaso el tiempo que disponemos para ello.

Salud y suerte.

Modestino dijo...

Es verdad que es una novela prescindible, pero para alguien de Huesca, o al menos de la Montaña puede resultar atractiva, y no está mal escrita...creo.
Por lo demás, reunión fructífera y no muy agotadora y buena comida en el Restaurante "La Jacetania" de Castiello de Jaca.