28 de septiembre de 2008

Paul Newman in memoriam




Es ley de vida, a todos nos llega nuestro momento y las estrellas del firmamento cinematográfico no son una excepción. No es el primero de cuya muerte soy testigo, ya fallecieron otros como John Wayne, Cary Grant, Katherine Hepburn, Henry Fonda, Burt Lancaster, ... pero tal vez los consideraba muy antiguos, el que se fueran me parecía natural. Paul Newman es uno de los grandes de entre los que me son más próximos, podría ser mi padre, lo he conocido en su plenitud.

Ese hombre de ojos azules y profundos ya es historia, ´leyenda auténtica del séptimo arte. Newman había nacido en Shaker Heights, una localidad del estado de Ohio, en 1925; su infancia y juventud fue la de uno más de sus contemporáneos, estudio el bachillerato y sirvió a su patria en la Marina durante la 2ª Guerra Mundial. Paul Newman comenzó en el teatro, algo que seguro que influyó positivamente en su magistral modo de actuar ya en el celuloide.

No soy un experto en cine, por esto no estoy en condiciones de hacer un análisis exhaustivo de su carrera ni de valorar cuales de sus películas son las mejores, tal vez necesitaría prestar mi blog un rato a mi mejor asesor cinematográfico, el gran Tommy. De cualquier manera, para un profano como yo si tuviera que elegir me quedaría con "El Golpe", la película dirigida por Roy George Hill en 1973 en la que hace una pereja inolvidable con Robert Redford e interpreta a Henry Gondorff, auténtica leyenda entre los estafadores que ayudará a Johnny Hooker (Redford) a vengar a su amigo muerto dejando en evidencia al mismisimo Robert Shaw; la pegadiza banda sonora del film quedará grabada para siempre en quienes gozamos con la película.

Hay otras dos películas protagonizadas por Newman que recuerdo también con especial cariño: "La leyenda del indomable" y "Dos hombres y un destino"; la primera la dirigió Stuart Rosemberg en 1967 y en ella Newman borda el papel de Luke, un presidiario tozudo y con madera de líder; la escena en la que se come 50 huevos duros es de las que quedan grabadas: parece como si te los estás comiendo tú. "Dos hombres y un destino", del mismo director de "El Golpe", fue rodada en 1969 y tuvo el Oscar al mejor guión original; en ella Newman y Redford, la misma pareja que luego haría "El Golpe", dan vida a dos fugitivos de la ley en un film inolvidable con una banda sonora también oscarizada.

Pero Newman había comenzado mucho antes a trabajar en Hollywood, tal vez su primer gran papel fue "La gata sobre el tejado de zinc" (1958), donde consumó una formidable interpretación junto a Liz Taylor que supuso su primera nominación al Oscar; también destacan "Éxodo", de Otto Preminger (1960), "El buscavidas" (1961), "Dulce pájaro de juventud" (1962), un drama amargo y asfixiante, "El premio" (1963), "Cortina rasgada" (1965), un thriller de Alfred Hitchcok junto a Julie Andrews, de esos que uno acaba viendo infinidad de veces y "El Juez de la horca", de John Huston (1972).

En el último cuarto del siglo XX recuerdo cuatro películas formidables interpretadas por Newman: "Veredicto Final", dirigida en 1982 por Sidney Lumet y en la que desempeña el papel de un abogado venido a menos y próximo al alcoholismo que es capaz de sacar adelante un caso imposible; "El color del dinero", en la que a las órdenes de Martin Scorsese logró por fin el ansiado Oscar de la Academia de Hollywood en 1986; "Esperando a Mr. Bridge" (1990), donde a las órdenes de James Ivory da vida a un rico tejano de los años cuarenta que vive anclado en el pasado y "Camino a la perdición" (2002), de Sam Mendes, en el que está majestuoso como John Rooney, un gangster tan elegante como despiadado y que supuso su última nominación al Oscar.No hubiera sido justo que Paul Newman se hubiera quedado sin su estatuilla; fue no kinado nueve veces: "La gata sobre el tejado de zinc"; "El buscavidas", "Hud", "La leyenda del indomable", "Ausencia de malicia", "Verdicto Final", "El color del dinero", "Ni un pelo de tonto" y "Camino a la perdición". Me parece que se hubiera merecido cuando menos un par más. Solamente tuvieron más candidaturas que él: Meryl Streep (14), Katherine Hepburn (12), Jack Nicholson (12), Bette Davis (10) y Lawrence Olivier (10), todos ellos auténticos monstruos del cine, categoría en la que por supuesto que está Paul Newman.

Paul Newman también hizo sus pinitos como director; en total dirigió seis películas: "Raquel, Raquel" (1968), "Casta invencible" (1971), "El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas" (1972), "La caja oscura" (1980) -TV-, "Harry e hijo" (1984) y "el zoo de tierra" (1987 ).

Ahora ha llegado para Paul Newman el tiempo de los platós celestiales, feliz interpretación, amigo: descansa en paz.

Fotos: http://www.index-dvd.com/; athleticgeuria.blogspot.com; http://www.planetacomic.net/; http://www.decine21.com/; http://www.dentrotele.com/; 321rodando.blogspot.com.paulnewmanweb.iespana.es. http://www.cinencuentro.com/.




2 comentarios:

Tommy dijo...

Tú sí que eres grande, querido Modestino. Sólo me gustaría añadir a tu post, brillante como siempre, un recuerdo para Joanne Woodward, la gran actriz que siempre estuvo, no sé si detrás pero sí al lado, de este gran actor. En estos tiempos que corren, no caracterizados precisamente por la longevidad y la solidez de las uniones sentimentales, hay que recordar que Newman & Woodward han estado casados durante algo más de medio siglo, sin olvidar la famosa contestación que dio él cuando le preguntaron si alguna vez había estado tentado de engañar a su mujer con alguna de sus hermosas compañeras de reparto en las pelis: ¿Para qué voy a ir buscando una hamburguesa por ahí teniendo un bistec en casa?

Modestino dijo...

Sí señor, Tommy: hay que alabar la fidelidad, que es algo bueno y mejor que su contrario. Paul Newman, sin ninguna duda, un gran señor de la pantalla.