14 de septiembre de 2008

La gran evasión

No creo que "La gran evasión" se encuentre entre la lista de películas que cualquier cinéfilo experto o incondicional del cine incluiría entre las legendarias, pero cuando te paras a pensar en aquéllas películas de acción que te han hecho pasar un buen rato, entretenido, pendiente de la acción y evadido de cualquier otro problema personal, una de ellas es ésta formidable realización de John Sturges, producida en 1962, con una duración de 172 minutos y un reparto excepcional.El papel protagonista correspondió al actor posiblemente más adecuado para ello: Steve McQueen, espléndido en el papel de Capitán Virgil Hilts, destacando en las célebres escenas con la moto y dotando al personaje de un dinamismo formidable.

.Magnífico también el trabajo de James Garner, como un teniente de vuelo dotado de una enorme habilidad para obtener todo tipo de recursos a la hora de preparar la fuga. En el elenco protagonista destacan también dos duros "de película", dos auténticos gigantes entre los secundarios de Hollywood: el oscarizado James Coburn, que encarna a un australiano capaz de fabricar los artilugios más complicados y Charles Bronson, con una magistral interpretación de un experto en túneles que, paradójicamente, padece de claustrofobia. Es llamativa también la presencia del hoy Sir Richard Attenborough, en el papel de cerebro de la fuga y que se muestra como luego han sido sus películas: elegante, discreto y profundo. Completan el elenco James Doland, Donald Pleasence, Gordon Jacson y un histórico de los telefilms: David McCallum, el célebre Illya Kuryakin de la serie "El agente de CIPOL".

No es fácil calificar esta película, a medio camino entre el suspense, el drama y la narración bélica. Cabe destacar el excelente ritmo del film, que va "in crescendo" y no tiene altibajos, el formidable dibujo de los personajes, a quienes se presenta como seres de carne y hueso, no como héroes impasibles, las salidas cómicas de la cinta y, por supuesto, la melodía que compone su banda sonora, una música que quedará para siempre en el recuerdo de quienes disfrutamos las distintas veces que vimos la película.



Fotos: www.muchocine.net; blogbito.blogspot.com; espaciorexbanner.spaces.live.com

3 comentarios:

Tommy dijo...

A diferencia de otras pelis pertenecientes al subgénero que podría llamarse como de "campos de concentración", "La gran evasión" ofrece ciertamente momentos ligeros, irónicos e incluso cómicos; el mismo tema principal de Elmer Bernstein participa de esa falta de solemnidad, no hay más que escucharlo. De todos modos, querido Modestino, no sé si recordarás, pues estoy seguro de que la has visto, aquella cosa, dirigida por todo un John Huston, llamada "Evasión o victoria", cuyo argumento, casi bordeando el ridículo, proponía nada menos que un partido de fútbol entre aliados y nazis dentro de un campo de prisioneros. También aquí había lugar al regocijo del público, aunque no fuera eso precisamente lo que pretendían los responsables del film. Eso sí, qué chulo era el gol que marca Pelé de chilena.

Modestino dijo...

A diferencia de ésta, que la he visto varias veces, "Evasión o victoria" es una de las películas que me quedan pendientes de visionar. Aunque si hablamos de la puerta en escena cinematográfica de los campos de concentración, la mejor es "La vida es bella", dijo que por cierto toa de las veces que la ví fue en el TALGO Tarragona-Madrid junto al José Sazatosnil "Saza".

Modestino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.