25 de septiembre de 2008

La cena de los idiotas

http://cine.linkara.com/pelicula/la_cena_de_los_idiotasHay películas que uno no se cansa de verlas; unas porque son una obra de arte, otras porque por una u otra razón son capaces de impresionarte y otras, es el caso de "La cena de los idiotas" porque una y otra vez pasas un rato divertido cuando las ves. Efectivamente, tras haber visto cuatro veces el film de Francis Veber, estoy dispuesto a repetir por lo menos otras cuatro.

La película nos ofrece un personaje central entrañable: François Pignon, un hombre de pequeña estatuta, calvo, rechoncho .... toda una caricatura, pero por encima de todo un ser ingenuo, simplón hasta el extremo, tremendamente pelmazo pero, por encima de todo, tiernamente bondadoso. ¿Quién no ha conocido a alguien como él?, seguro que por nuestra vida se cruza alguno como él, y a lo mejor no estamos a la altura, o nos carga o nos mueve al recochineo .... y ya sabemos quienes son al final los auténticos idiotas.Pignon reduplica las escenas hilarantes: desde su exhibición de sus construcciones con palillos hasta el momento final cuando estropea al teléfono todo lo conseguido, sin olvidar la genial escena en la que muestra a su secretaria dos corbatas iguales para que le ayude a elegir cual ponerse.

Pero junto a Pignon, aparecen otros personajes perfectamente diseñados: Pierre Brochant, un auténtico yuppie: un dandy inteligente y triunfador, con un ego monumental y que acabará superado por Pignon y su amigo leblanc, un escritor vividor y superficial o Cheval, el inspector de Hacienda compañero de Pignon que nos es presentado con medidos excesos y que consigue alguna de las escenas más desternillantes de la cinta.El viaje en tren de Pignon, el amno a mano con Cheval ejerciendo de forofos de Paris Sant Germain y Olimpique de Marsella, la presencia en la casa de la estrámbótica Marlene o los intentos de ayuda de Pignon a Brochant para trasladarse de un lugar a otro aquejado de un tremedo lumbago se convierten en escenas inolvidables.

Magnífica la actuación de Jacques Villeret, el formidable actor francés que tanto nos haría disfrutar posteriormente con "La fortuna de vivir"."La cena de los idiotas" no es solamente una película magníficamente elaborada, una comedia con la que te mueres de risa, es también -y sobre todo- una auténtica parábola, una fábula contemporánea que nos debería hacer sonrojar a casi todos. La crítica d la hipocresía, de la vanidad, de la estupidez humana es contundente y si antes consideraba los Pignon con quienes compartimos nuestra vida, también cabría hablar de la cantidad de idiotas que hallamos en el camino .... cuando no somos nosotros los auténticos y genuinos idiotas.









Fotos: http://www.elpais.com/; http://www.blogdecine.com/; mentesynquietas.wordpress.com



Aprovecho para celebrar mi post número 100 .... espero que no decaiga y llegue al menos a 200. Gracias a todos los que me aguantais¡¡¡¡




5 comentarios:

Anónimo dijo...

Comparto al 100 % tus comentarios, yo no había analizado la película tan a fondo, pero pasé un rato magnífico con unas amigas en una tarde depre de domingo...y nos levantó el ánimo a todas!

Modestino dijo...

Hay películas -y libros, canciones,..- que son como aspirinas, o mejor, antidepresivos. Te podría decir alguna más: "La princesa prometida", "La vida es bella" -aunque ésta tenga un claro toque dramático"-, "Mi boda griega" y "La fortuna de vivir", entre otras muchas.

lumroc dijo...

Tras leer tus comentarios, intentaré verla. Gracias.

Tommy dijo...

En otras pelis de Francis Veber también uno de los personajes principales se llama François Pignon. Así ocurría con el suicida de "El embrollón" (Jacques Brel), el falso homosexual de "Salir del armario" (Daniel Auteuil) o el aparcacoches de "El juego de los idiotas" (Gad Elmaleh).

Felicidades, centenario amigo. Presumo de haber leído el cien por cien de tus post. A ver si, como dijo José Antonio Camacho (hay que suponer que en broma), llegas a doscientos y así habré leído el doscientos por cien.

Modestino dijo...

De las que citas, he visto "Salir del armario", y sí no recuerdo mal en cartucho prestado por tí; no me gustó tanto, posiblemente porque el listón estaba alto, aunque tiene buenos golpes. También ví "Un crimen en el paraíso", también con Jacques Villeret y en el que el actor que encarna aquí a Cheval hace de Fiscal.