7 de septiembre de 2008

Del éxtasis al tormento





En la prensa aragonesa ya se habla largo y tendido sobre el partido de ayer del Real Zaragoza en el que los sufridos seguidores blanquillos volvimos a padecer una nueva decepción en un calvario futbolístico cuyo final parece que no termina de llegar. El fiasco de ayer fue especialmente doloroso, pues tras un buen primer tiempo se llegó al descanso con ventaja de 2-0: al final la Real Sociedad empató el partido y la sensación de fracaso se asoma en las torturadas cabezas de los seguidores blanquillos.


Es posible que el chasco final nos haya impedido valorar la buena imagen del equipo durante el primer tiempo; leyendo algunos comentarios de los cronistas deportivos maños –durísimos con el equipo desde hace tiempo, por cierto- he visto que se hace coincidir el bajón de juego zaragocista con la marcha de Ricardo Oliveira, yo no estoy de acuerdo: fue llamativo como los jugadores presionaron al rival hasta el último minuto y la Real no pudo nunca durante este tiempo realizar su juego.

De esos 45 minutos saqué unas cuantas conclusiones positivas: la primera tiene que ser lógicamente Ewerthon, un jugador que la dirección técnica tenía en la línea de salida, que repescó contra viento y marea Marcelino y que ayer demostró que vuelve a ser aquél que deslumbró con 21 goles en el año de su debut en España. Me gustaron dos de los nuevos: Arizmendi y Jorge López; el primero me pareció un jugador que participa bastante en el juego, con una polivalencia muy útil y con fuerza notable; el riojano dejó muestras de su enorme clase y en un equipo donde se han ido “jugones” como Aimar, Matuzalem, Oscar o D’Alessandro, va a ser muy útil alguien como él, aunque ayer se le notó que acaba de incorporarse a la plantilla y me parece que rendiría mucho más en la derecha. Buena nota también para Paredes, el único defensa que no parece contagiado de esa inseguridad que consume al equipo y Zapater, que asumió más galones que otras veces y que creo que aporta mucho más de lo que opina algún exigente y chillón sector de la grada.

El segundo tiempo fue un desastre; el equipo se hundió y la derrota estuvo cerca. Se habla de fallos en la defensa, pero habiéndolos –Chus Herrero era un flan y Ayala tuvo desubicaciones- creo que en esta ocasión la debacle se debe a otras razones: por un lado se dejó de presionar al ritmo de la primera parte, algo que puede deberse a que el equipo aun no está en la debida forma física, y por otro los centrocampistas perdían enseguida el balón: cuando se lleva una ventaja moderadamente cómoda, como era el caso, es fundamental hacerse con la pelota, no tener prisa y dejar que pase el tiempo. Fue llamativo como, a diferencia de lo ocurrido en la primera mitad, los carrileros realistas llegaban comodisimamente por los laterales, cuestión que pienso ha de ponerse en el debe de los centrocampistas de banda blanquillos, que no supieron dificultar las acciones de sus parejas realistas. Ewerthon siguió en buena línea –el meta donostiarra le paró un mano a mano y el larguero evitó el hat trick- pero a otros jugadores como Zapater y Generelo comenzaron a temblarles las piernas, mientras que Braulio, que había entrado por el lesionado Oliveira, tuvo su día negro y no fue capaz de crear peligro. A toro pasado es muy fácil opinar y aportar soluciones, pero es posible que con el marcador franco hubiera sido mejor solución introducir a Antonio Hidalgo cuando el brasileño tuvo que abandonar el terreno de juego.

La Real naufragó en el primer tiempo, pero tuvo la virtud de saber recomponerse y acabó dominando el encuentro de cabo a rabo. Su defensa me pareció bastante vulnerable y pienso que con un equipo que no se hubiera convertido en un mar de nervios como el Zaragoza, ayer hubiera podido salir goleada. Su tridente atacante –Xavi Prieto, Díaz de Cerio y Marcos- me pareció de lujo y pienso que van a ser muy importantes a la hora de intentar lograr el objetivo del ascenso.

El árbitro no estuvo bien aunque no perjudicó tanto al Zaragoza como creyó el público de La Romareda, creo que su problema, simplemente, es que es muy malo.

Ahora toca seguir teniendo paciencia, aunque los aficionados que conozco están en un estado que tiene mucho que ver con la desolación, el pesimismo y un enfado monumental.


Fotos: www.zaragocistas.com



9 comentarios:

Anónimo dijo...

Resulta difícil de explicar el hundimiento que el Zaragoza sufrió en la segunda parte cuando, durante los primeros 45 minutos, la diferencia entre ambos equipos fue sideral (parecían equipos de distintas categorías). Lo más recurrente sería decir que estamos a principios de temporada, pero también la Real se halla en la misma tesitura y no le pesaron las piernas (ni la cabeza) para irse arriba y acabar el partido en el área blanquilla. No obstante, lo más lógico es pensar que, salvo 'lapsus' como el del sábado, La Romareda se convertirá en un fortín que le dará al Zaragoza la mayoría de los puntos que necesita para el retorno. La asignatura pendiente seguirá siendo los partidos a domicilio, en los que el equipo, desde hace ya años, suele bajar de forma ascandalosa su nivel de juego. Por cierto, me sorprendió muchísimo que Antonio Hidalgo no jugara ni un minuto. Marcelino sabrá por qué (supongo).

P.D. El árbitro del sábado no me gustó. Aunque no influyó en el resultado, me pareció muy poco permisivo con los defensas zaragocistas. Cualquier cronista lo habría calificado de 'anticasero'.

Modestino dijo...

Creo que Marcelino tenía previsto incluir a Hidalgo en el segundo tiempo, pero dos de los cambios (Oliveira y Chus) fueron obligados por lesiones, y eso limitó la posibilidad de alternativas.

Ya dije que con el marcador claro, yo hubiera sacado a Hidalgo para que jugara en la posición donde triunfó el pasado año en Málaga, como segundo punta, pero es fácil comentar estas cosas a posteriori.

Hidalgo no ha gustado hasta ahora como medio centro, y ya sabes lo impaciente que es la afición zaragocista, pero creo que va a ser titular habitual.

Ah¡, y más vale que espabilen fuera, pues para subir hace falta sacar muchos puntos a domicilio.

Cali dijo...

Cuando han pasado ya casi 48 horas del desastre del sábado se puede analizar más en frío la situación, sacar las cosas positivas del partido (que las hubo)y no quedarse solo con lo negativo. Es difícil explicar que pudo pasar en ese lamentable segundo período (ya el final de la primera mitad fue un adelanto de lo que nos iba pasar en la segunda). Pero no queda otra que tener paciencia, esperar a que se acoplen los últimos fichajes y dejar trabajar a Marcelino. Suena a tópico, lo sé, pero ¿qué hacemos si no?

El sábado en Las Palmas creo que vamos a empatar. Ganar lo veo imposible con la dinámica actual del equipo, pero no sé, un punto creo que sí se puede rascar. Y después es obligado vencer en casa al Elche y Murcia, dos de los pocos equipos que también prometían mucho y que han empezado la Liga aun peor que nosotros. Acabaríamos el mes de septiembre con 8 puntos de 15, con todavía 37 jornadas por delante, y a buen seguro que el optimismo volvía a todos nosotros. No sé, me niego a pensar que nos vamos a pasar el año deambulando por la zona media de segunda división, incluso hay quien apunta a que vamos a pasar apuros para mantener la categoría. No, no y no. Ayer leí en un foro, el inicio del At. Madrid el primer año en segunda (que no ascendió), perdió los 3 primeros partidos contra Levante, Recreativo y Jaén, y aun así sumó 74 puntos (cifra con la que siempre se suele ascender) y si no subieron fue por auténtica mala suerte, al tener perdido el golaverage con el Tenerife. Es solo un dato que indica lo larga que es esta segunda división, y lo que pueden cambiar las cosas de un mes a otro.

Paciencia amigos, esto acaba de empezar, y la travesía va a ser larga y dura.

Saludos.

Modestino dijo...

Si, Cali, la travesía va a ser dura. Lo de ganar en Las Palmas suena a milagro, máxime con lo bien que han empezado los canarios, pero si queremos subir no bastan los empates.

Los dos partidos seguidos en casa pueden venir bien, aunque no me gusta nada eso de recibir equipos en crisis, por eso del "equipo aspirina". Yo el sábado intuí que en casa vamos a ser muy fuertes ..... pero ya no me fío de nada.

Y creo que la primera parte fue buena en su integridad, cierto es que ellos tuvieron al final dos oportunidades clarísimas, pero el equipo estuvo presionando y comiéndose al rival hasta el descuento.

Yo eché de menos a Pablo de Barros .... aunque evidentemente, a la vista de los goles y la forma de Ewe, la decisión de optar por éste ha sido acertada.

Odd dijo...

Yo también creo que la primera parte del Real Zaragoza es lo que quiere Marcelino, y sabe que con el estado de forma actual es imposible mantenerlo. De ahí a pedir 2 meses hasta que el equipo esté físicamente ajustado.

Lo de ganar o empatar fuera, yo creo que lo primero es cambiar la imagen, me conformo con eso. Y luego ya sacar algún punto, empates, y la tan ansiada victoria a domicilio.

Si para finales de Octubre, la cosa sigue igual, entonces es cuando me empezaré a preocupar de forma seria.

Modestino dijo...

La pésima segunda parte, al haber traído consigo el empate de la Real, nos ha impedido valorar lo que vimos en el primer tiempo: el Zaragoza más comprometido que se ha visto en mucho tiempo. En cuanto al margen que pide Marcelino, me temo que la afición tras más de un año de decepciones, no esté para más paciencias, a mí cuando me planteo un mes más con derrotas y empates me entra el sudor frío, existe en todos mucha ansiedad.

Odd dijo...

Hablando de compromiso, es un dato relevante que al entrenamiento voluntario de ayer, sólo faltaran 6 jugadores. Cinco de ellos con permiso del club, y el único que hizo algo "extraño", fue el problemático Coentrao. LLegó a la Ciudad Deportiva, se metió al vestuario, y al poco salió y se fue a casa.

Me temo que Marcelino ha sentenciado a este jugador.

Modestino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Modestino dijo...

Menudo gol que nos han colado con el portugués. Al parecer hace unas semanas sus vecinos llegaron a avisar a la policía por el ruido que había en su casa a altas horas de la madrugada.

Eso sí: Songo'o, Jorge López, Arizmendi, Caffa, Adriá, Nacho Lafita ..... no será por no tener las bandas suficientemente cubiertas.

Me meto a profeta: Coentrao se vuelve pa Lisboa antes de Navidad. Y es una pena, porque hace un par de semanas le ví en el entrenamiento y me pareció que sabía de esto del pelotón.