20 de septiembre de 2008

Aquellos cines de mi infancia













En mi infancia y adolescencia, que transcurrió entre las décadas de los 60 y los 70, en pleno desarrollo del país, con Franco vivo y hasta coleando, era el cine uno de los recursos que los niños teníamos para divertirnos; no era el único: podías montar en bicicleta -algunos la tenían propia, otros la alquilabamos en uno de los puestos del Parque que entonces se llamaba "primo de Rivera"-, jugar a las máquinas, el ping-pong o el billar en "Hobby 2000" o en "Ric-Ball", hacer deporte o, simplemente, callejear. Ahora bien, siempre había una película a la que se podía recurrir, desde los grandes estrenos de la época hasta las típicas de romanos, pasando por los westerns de John Wayne y las producciones, de dibujos y con actores de carne y hueso- de Walt Disney.

Los miércoles por la tarde, que durante unos cuantos años estuvieron privados de clases y los sábados eran los momentos más adecuados para dedicar la tarde a la pantalla grande. Aunque tampoco eran despreciables las películas que ponían los domingos en algunos colegios del centro de la ciudad.

Los grandes cines de la ciudad, situados en el Paseo de la Independencia, eran el "Palafox", el "Rex" -ambos en el pasaje- y el Coliseo Equitativa, y nuestro bolsillo no solía estar en disposición de abonar la entrada de sus estrenos, aunque recuerdo que en el primero ví "Qué me pasa dóctor" -genial comedia con Barbra Streissand y Ryan O'Neal-, en el segundo "La aventura del Poseidón", un acontecimiento de la época protagonizado por Gene Hackman y en el tercero dos estrenos de Gregory Peck -lo que en aquél momento me pareció la caraba-: "Noche de gigantes" y "El oro de MacKenna", ésta última con un reparto espectacular: Omar Shariff, Lee J. Cobb, Telly Savalas, ....

Otros cines del Paseo eran el "Actualidades", que pisé muy poco, el "Dorado", al que por el contrario recuerdo haber acudido numerosas ocasiones y tenía aspecto de recinto con apariencia de haber vivido tiempos mejores y donde ví desde peliculas de romanos, como "Los esclavos más fuertes del mundo" hasta otras más serias como "Las sandalias del pescador"; también estaba el "Alhambra", que desapareció muy pronto y fue posteriormente sustituido por el Avenida. En la acera de enfrente estaba el "Teatro Argensola", que alternaba algunas películas con obras de teatro, generalmente del más "popular", pues en él solían actuar Lina Morgan, Juanito Navarro, Paco Martínez Soria y personajes de ese "estilo".

No muy lejos se encontraban dos cines que también eran de estreno: el Cine "Goya", ubicado en la calle San Miguel, del que recuerdo unas largas escaleras y cierta majestuosidad ya vetusta y donde, entre otras, recuerdo haber visto la célebre´serie de Trinidad que protagonizaron Bud Spencer y Terence Hill y el Cine "Coso", que estaba junto cerca del Hotel "Oriente" y enfrente de las Escolapias de la calle Valencuela; le recuerdo como un cine más bien pequeño y solamente recuerdo haber entrado para presenciar una película de Cantinflas. En la otra punta de Independencia, ya en lo que entonces era General Mola se hallaba el Cine "Eliseos", que a partir de un momento determinado era vetado a cualquier chaval al dedicar la sala exclusivamente a arte y ensayo, aunque antes de ello me dio tiempo de ver algo de Harold Lloyd.


Muy cerca de este último se instaló a finales de los sesenta el Cine "Mola", cuya fachada creo aún se conserva, y que acabó siendo uno de los más frecuentados por los de mi generación: allí las películas siempre eran toleradas y se especializó en las de Walt Disney: "El abuelo está loco", "Mi amigo el fantasma", "Ahí va ese bólido", "Un gato del FBI" y mil más.

En el Paseo de las Damas se encontraba el Cine "París", una sala coqueta y pequeña, lo más parecido a las de los actuales "multicines" y donde también era frecuente poder ver, siempre en reestreno, las mejors películas para los chicos de entonces. Dada la zona donde se encontraba, el ambiente siempre tenía cierto plus de "pijería".

Cuando hacía segundo de bachillerato me apunté a un montaje llamado "Club Walt Disney", en el que pagando una simbólica cantidad anual, podías asistir con importante rebaja a unas sesiones que se proyectaban los domingos por la mañana en los Cines "Victoria" y "Palacio" el primero estaba en lo que entonces era "General Franco" -hoy y antes "Conde Aranda"- y era una sala de aspecto decadente, con tonos granates en los sillones y el segundo se encontraba no recuerdo si en San Vicente Martir o en General Sueiro y también había vivido épocas más prósperas; las películas solían ser bastante antiguas -"Casi Ángeles", "Zafarrancho en la universidad", "El más féliz millonario", "El hombre de Oklahoma", ...".

En el histórico y popular "Tubo" esta situado el Cine "Latino", con una sala también pequeña, de la que recuerdo unas pinturas bastante horteras en el techo, que había acomodadoras y que el habitual olor a ambientador de poco lujo era bastante acentuado; allí iba con mi madre y mis hermanos unas cuantas tardes de verano a ver películas ya bastante manejadas, entre las que recuerdo "El recluta", de Jerry Lewis, "Siete onzas de oro", una especie de coproducción italo-española-mejicana y unas cuantas del zorro, pues por aquella época me dio por tragarme todas ... y mira que se parecían¡.

En lo que ahora es Avenida César Augusto se encontraba el Gran Teatro "Fleta", uno de los mejores cines de la ápoca y donde vi en fase de estreno películas del nivel de "La vuelta al mundo en 80 días", con David Niven, Cantinflas y Shirley McLaine y "Oliver", el formidable musical que tantos Oscars obtuvo y que protagonizó el niño Mark Lester y, en fase de reestreno superproducciones como "Quo Vadis", "Ben Hur" y "Los 10 mandamientos".

A desmano de los anteriores, pero también en zonas céntricas recuerdo haber frecuentado dos cines más: el "Gran Vía" que hoy es un bingo y estaba en Fernando el Católico, esquina con Goya, que era algo pretencioso, pero un poco de "quiero y no puedo" y del que recuerdo que la primera vez que lo pisé fue para ver "Aquellos chalados en sus locos cacharros", y es que en aquella época también pretendía tragarme todo tipo de "pelis" de carreras variadas y el Cine "Pax" que al parecer era del obispado y se encontraba en la Plaza de La Seo, su fachada era pequeña y resaltaban luminosas las tres letras de su nombre: en dicha sala ví, enter otras, "La carrera del siglo", con un reaprto estelar: Tony Curtis, Jack Lemon y Claudia Cardinale y "El valle del Arco Iris", con Fred Astaire y Pétula Clark ... aunque me parece que también "Sor Citroen", con Gracita Morales, José Luis López Vázquez y Rafaela Aparicio ... y es que había de todo.

También había otras salas, como el "Fuenclara" y el "Monumental", con sillas de madera, el "Aragón", en la calle Cádiz, y otros en los barrios: "Madrid" y "Delicias" en la Avenida Madrid, "Dux", Roxy" y Rialto" en torno a San José, el "Norte" en el Arrabal, "Venecia" y "Torrero" por las zonas que les daban su nombre, el Salamanca en la calle Tarragona y el "Oliver" en ese populoso barrio, pero de estos cines no puedo dar demasiada fe.


4 comentarios:

suso dijo...

Yo frecuenté mucho el Torrero, nací al lado.Y por supuesto todos los que citas.
Hobby 2000 fue mi segunda casa durante los años de monaguillo en Santa Engracia: las Petaco y las Maresa no tenían secretos para mi.

En los Jesuitas se proyectaban peliculones los domingos por la mañana. El ambiente era fantástico, aunque al desaparecer los "ignacianos" tostaban mucho con el Arte y Ensayo.

Los cines, al menos la tribu que yo frecuentaba, eran también una buena excusa para hacer alguna gorda: lanzar algún pájaro a volar por el interior, dar un grito al oído de un espectador en la escena más de terror,o "potar" alubias desde la platea y salir zingando antes de que el acomodador te pillara...¡Ay,qué tiempos!, hasta se fumaba viendo la peli.
Gran post. Buena memoria.

Modestino dijo...

Es un post de esos que ilusiona escribir, pero mi memoria tiene una laguna: no incluye estilos, decoraciones, matices interiores,... y me hubiera gustado dar una descripción más detallada de las salas; por otra parte me temo que he quedado retratado: solamente estuve una vez en el Madrid -"Todo un valiente" y otra en el Roxy -"Mary Popins"- por lo que mi ignorancia de los cines de barrio es casi total, ¿a ver quien me quita ahora la fama de pijo?;).

Yo fui bastante al cine del Colegio de mi hermana ("La Enseñanza") donde echaban peliculas los domingos por la tarde, sin beso final por cierto.

Tommy dijo...

¿Y tú te llamas pijo? ¿Pues qué decir de quien, como es mi caso, ha vivido 46 años en la calle del cine Palacio? Que, por cierto, es San Vicente Mártir, creí que no tenías dudas al respecto.

Enhorabuena por el post, tanto por su contenido como por la adecuada música que lo acompaña (sólo Sabina podía rimar el cine en tiempos de Franco con la fila de los mancos). De todos modos, ¿estás seguro que la foto del Cine Rex que ilustra tu post es de la entrañable sala zaragozana y no del local de igual nombre sito en la Gran Vía madrileña?

Modestino dijo...

Me temo que tienes razón en cuanto a la foto del Cine Rex, me confundió el haberla encontrado en un blog zaragozano. Hay un libro escrito sobre los cines de Zaragoza.